Masajes Reparadores

Los maravillosos beneficios del masaje



Fuera de un retiro en silencio o el amoroso y cálido abrazo de un amigo, un niño u otro miembro de la familia, pocas acciones brindan tantos beneficios al cuerpo, la mente y el alma como un masaje.
 

Una vez considerada como una experiencia dirigida a las personas ricas para mimarse, el masaje y su contraparte, el trabajo corporal, hoy día son reconocidos por la comunidad médica por su valor terapéutico. La Biblioteca de Medicina de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos es la fuente más abarcadora de la investigación más reciente en este campo, incluida la verificación de los reclamos que citan los muchos beneficios del masaje.  

Entre las mejorías informadas está la capacidad de la persona de relajarse y dormir mejor después de un masaje terapéutico. La respuesta inmunitaria de las personas que reciben un masaje fomenta el alivio del cansancio, el dolor, la ansiedad y las náuseas. A base de esto, algunos centros principales de cáncer en los Estados Unidos, como el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, en Houston, ahora integran la terapia de masajes a los entornos convencionales.

Judy Stahl, ex-presidenta de la Asociación Americana de Terapia de Masaje, es una fuerte defensora que ha luchado durante muchos años para que se acepten los beneficios terapéuticos de los masajes, incluidos algunos que aún no han llegado a los anales de la medicina convencional. Ella se convirtió en masajista profesional en 1987 y hoy día continúa la investigación que inició para su tesis de maestría en consejería y psicología: Touch Therapy in Enhancing Psychological Outcomes, el cual se ha convertido en el trabajo de su vida.

“Todos los días veo evidencia práctica que respalda la investigación que demuestra la poderosa y crítica función que tiene el tacto en la mente/cuerpo”, indica Stahl. Los muchos años de sesiones que ha tenido con sus pacientes/clientes también le han brindado mucha evidencia de que combinar la terapia táctil y conversacional es mucho más efectivo que la terapia conversacional sola.   

Más allá de la mesa de masaje

¡Qué gran diferencia pueden significar 60 minutos en una mesa de masajes! La primera regla del masaje —sentir en lugar de pensar— transforma las técnicas terapéuticas de rozar, friccionar, frotar, apretar, dar golpecitos suaves, amasar y presionar los músculos en un contacto humano muy gratificante. Concentrarse en el tacto de la persona que realiza el masaje mientras escucha música relajante de trasfondo y respira las fragancias relajantes de la aromaterapia, ayuda a la mente a descansar y concentrar su atención en el ahora. Dicho estado de descanso en conciencia plena es la clave para una meditación exitosa.  

Una ayuda natural para dormir

Tiene sentido que dormir bien sea algo esencial para la salud. Un estudio publicado en el  American Journal of Critical Care demostró que los pacientes que recibieron un masaje de seis minutos durmieron mejor que los del grupo control, quienes participaron en una sesión de técnicas de relajación seguida de una grabación para la hora de dormir que incluía relajación de los músculos más visualizaciones y música.  

Alivio del dolor y la ansiedad

Aunque el propósito de los masajes no es sustituir el cuidado médico, se está usando cada vez más en la comunidad alopática para ayudar a manejar el dolor crónico. Los resultados de un estudio realizado por el Royal College of Nursing Research Institute de la Universidad de Warwick, Reino Unido, demostraron que el masaje provee alivio efectivo a corto plazo del dolor crónico de leve a severo. Los pacientes que recibieron terapia de masaje informaron significativamente menos dolor de inmediato, al igual que una hora después del tratamiento. También experimentaron niveles significativamente menores de ansiedad.  

Hace seis años, cuando el médico de familia Fred Morgan, quien se especializa en medicina integrada, descubrió que el masaje ayudó a aliviar el dolor de espalda que había padecido durante 11 años, comenzó a recomendarlo a sus pacientes. “La primera vez que acudí a la terapista de masajes, el dolor desapareció por una semana”, indicó el co-propietario de Pleasanton Family Wellness Center, en California, lugar que combina la medicina alopática, complementaria y alternativa.

Dirigiendo la presión arterial en la dirección correcta

El masaje no solo ayuda a disminuir la presión arterial, sino que además ayuda a aliviar los niveles de estrés. Un estudio publicado en Heart and Lung: the Journal of Acute and Critical Care observó que los pacientes que recibieron un masaje después de una cirugía cardiaca mostraron niveles posquirúrgicos más bajos de presión arterial. Otro estudio de pacientes que recibieron sesiones de masajes de 30 minutos dos veces por semana demostró una disminución de la presión arterial y el cortisol (una hormona relacionada con el estrés), al igual que en la depresión, la ansiedad y la hostilidad.

Más es mejor

¿A quién no le gustaría recibir un masaje dos veces por semana? La investigación en curso de la Dra. Maria Hernandez-Reif, del Touch Research Institute de la Universidad de Miami y Tiffany Field, Ph.D., directora del instituto, demuestra que si bien una persona puede beneficiarse incluso de dosis pequeñas de masajes (15 minutos de un masaje en silla o media hora de un masaje en mesa), el trabajo corporal más prolongado, dos veces a la semana, aumenta los efectos positivos.

 
Linda Sechrist es escritora y editora sénior para Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags