Cómo el calor del láser combate las arrugas




Los tratamientos con láser han sido utilizados por largo tiempo por esteticistas y dermatólogos para suavizar las arrugas; ahora los investigadores revelan por qué funciona el tratamiento. Susanna Dams, Ph.D, describe el proceso en su disertación doctoral en ingeniería biomédica para la Universidad Eindhoven de Tecnología. El principio de la terapia con láser es introducir calor a la piel con precisión.

Dams primero probó el efecto del calor en un cultivo de células dándoles toques de calor de 113 grados y 140 grados Fahrenheit sin un láser para excluir los posibles efectos generados por la luz del láser. Luego, hizo pruebas similares en pedazos de piel extirpados. Finalmente, calentó piezas de piel con láser.

Los resultados demostraron que los choques térmicos llevaron a un aumento en la producción de colágeno—factor crucial en el rejuvenecimiento natural de la piel que declina luego de los 25 años, lo que causa arrugas y que la piel cuelgue. El mejor efecto de rejuvenecimiento en la investigación de Dam resultó luego de un choque térmico de 113° F de 10 segundos de duración; su trabajó demostró que solo dos segundos a una temperatura más alta daña las células de la piel.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags