Belleza sostenible

Mímese usted y al planeta con una rutina amigable al ambiente



Antes de embadurnarnos o rociar nuestro cuerpo con algún producto, deberíamos hacernos las siguientes preguntas: ¿En realidad necesito esto? ¿Podré encontrar un producto diferente con más ingredientes naturales y menos empaque para reciclar? ¿Cómo puedo embellecerme sin ensuciar el planeta? Pruebe estos 12 consejos simples para una rutina de belleza diaria pro-ambiente.

1. Utilice menos agua: Cada persona consume alrededor de 100 galones de agua diarios y la mayor cantidad se va por el desagüe directo al ecosistema—detergentes del lavado, agentes espumantes, aceites artificiales, colorantes y fragancias. Una manera fácil de ahorrar agua es omitir el lavado diario del cabello; para la mayoría de los tipos de cabello, es recomendable alternar los días y para el cabello rizo, es suficiente lavarlo solo una vez a la semana. Para reducir la cantidad de grasa entre lavadas, trate un champú seco o polvo para el cabello. Limite el tiempo en la ducha de tres a siete minutos (un reloj de cocina le puede ayudar a mantener control del tiempo) y ahorre también afeitándose y lavándose los dientes fuera de la ducha.

2. Secado más inteligente: Seque su cabello al aire libre o utilice un secador de mano ecoamigable. Amanda Freeman, fundadora de VitalJuiceDaily.com, un boletín en línea de noticias sobre bienestar ecológico,  recomienda: “reduzca el tiempo y conserve energía secando solo las raíces utilizando la boquilla del secador y un cepillo redondo. Termine de secar al aire libre y aplique un producto para evitar que se rice el pelo (no tóxico) para un mejor acabado y control de las puntas”.

3. Tiña su cabello de una manera más segura: Stuart Gavert, de Gavert Atelier Salon en Beverly Hills, nos aconseja, ya sea en casa o en el salón de belleza, use un tinte sin amoniaco, no permita que el exceso de colorantes se elimine por el desagüe y recicle el papel de aluminio utilizado durante el proceso de aclarar mechones de pelo.

4. Evite los aerosoles: Los fijadores para el cabello, cremas de afeitar y desodorantes en latas de aerosol contienen compuestos orgánicos volátiles que dañan el ambiente y la salud. Según un estudio publicado en Archives of Environmental Health , los vapores pueden causar diarreas y dolores de oído en los infantes, y dolores de cabeza y depresión en las madres. Además, las latas son difíciles de reciclar.

5. Agote todos los productos que compra: Según una encuesta realizada por O.B. Tampons, la mayoría de las mujeres solo utilizan seis de los doce productos que en promedio mantienen en su tocador. Consuma todos los productos que tiene antes de comprar más y si no los va a utilizar, recíclelos o reutilice sus envases.

6. Disponga de los desperdicios con propiedad: Cualquier producto de belleza que contenga solventes, material inflamable o petróleo se considera un desperdicio peligroso, esto incluye los removedores de esmaltes de uñas, los esmaltes de uñas, tintes de pelo y fijadores en aerosol. La mayoría de las áreas en Estados Unidos ofrecen recogido de periódicos o tienen depósitos específicos para estos desperdicios tóxicos; busque a través de Internet las compañías locales que los aceptan. Mejor aún, compre productos de compañías que no utilizan químicos tóxicos para proteger su salud y la del planeta (CosmeticsDatabase.com es un buen lugar para comenzar).

7. Investigue las compañías: Coteje la página web del manufacturero—entre más información ofrezcan sobre sus proveedores y procesos, mejor. Apoye aquellos que se comportan de manera ecológica y socialmente responsable, algunas empresas hasta aportan un porcentaje de sus ganancias a organizaciones ambientalistas.

8. Compre empaques reutilizables: Para reducir el uso de empaques, compre champús en botellas grandes y luego vierta en otras más pequeñas para un manejo más fácil. Si compra un jabón líquido para el baño o alguna loción en algún spa, pregunte si puede regresar para rellenar el envase vacío.

9. Busque empaques con semillas integradas: Muchos productos ya vienen en cajas reciclables, pero algunas compañías, ahora están incrustando semillas en sus cajas, para que luego las siembre en su jardín.

10. Recicle: Si no está seguro de que un empaque pueda ser reciclado, recíclelo de todas maneras porque luego lo clasificarán en el centro de acopio. Mejor aún, recopile los envases usados de cosméticos y deposítelos para ser reciclados en el mostrador de cosméticos de U.S. Origins, aquí aceptan todas las marcas. No existe un parámetro para el reciclaje de cosméticos, pero no se recomienda depositarlos en el inodoro ni en el desagüe; por ejemplo, recicle el estuche del colorete, luego de tirar el polvo a la basura.

11. Simplifique: Debra BenAvram, socia fundadora de OrganicallyHappy.com., dice que debemos seleccionar  productos con menos ingredientes en general, pero con menos ingredientes sintéticos, en particular. Busque la etiqueta Demeter Certified Biodynamic, que significa que los ingredientes fueron cultivados con procedimientos sostenibles que ayudan a mantener el balance en el ecosistema.

12. Prepara tus propios productos de belleza: Muchos de los productos que conseguimos ya envasados pueden ser hechos en casa, nos dice la esteticista y química orgánica Kimberly Sayer (KimberlySayer.com). “Por ejemplo, para un facial casero, mezcle una o dos cucharadas de polvo de arcilla con agua de manantial hasta que logre una pasta suave”. La miel también es muy útil, simplemente mezcle a partes iguales con leche.

 

Nos empodera descubrir que el cuidado de la belleza comienza en el hogar. Cuando tenemos la información, podemos tomar mejores decisiones.


Sally Farhat Kassab es una periodista independiente que se especializa en salud, crianza de los hijos, belleza y viajes. Este artículo fue adaptado de otro artículo que escribió para Natural Health. Puede contactarla a través de SallyKassab.com

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags