Alternativas para el Alzheimer

Terapias naturales que pueden ayudar



La enfermedad de Alzheimer en perros y gatos, también conocida como trastorno cognoscitivo, es el problema crónico degenerativo más común en perros y gatos de edad avanzada, especialmente los que tienen más de 10 años, y afecta a millones de mascotas en los Estados Unidos.

Hasta ahora se desconoce la causa del Alzheimer. Tal parece, sin embargo, que la inflamación puede desempeñar una función. A nivel microscópico, los científicos han observado la presencia de una acumulación anormal de proteínas dentro de los vasos sanguíneos del cerebro, similar a la observada en personas con Alzheimer. En última instancia, las lesiones cerebrales interfieren con el funcionamiento correcto de las transmisiones nerviosas.

Señales clínicas

Hay varias señales que pueden indicar un trastorno cognoscitivo en perros afectados, como:

* Mirar fijamente una pared
* No saber dónde está
* No reconocer al amo en ocasiones
* Letargo/falta de energía
* Dormir en exceso (especialmente durante el día)
* Problemas para que haga sus necesidades en el lugar indicado (por lo general, orinarse dentro de la casa)
* Sordera

Los gatos comparten las mismas señales clínicas del trastorno cognoscitivo que los perros, más lo siguiente:

* Problemas con el pelo (mudar pelo excesivamente o pelaje ralo y reseco)
* Falta de apetito
* Estreñimiento crónico
* Problemas para que haga sus necesidades en el lugar indicado (por lo general, orinarse fuera de la cajita cuando no hay presentes otros problemas relacionados con ansiedad)

Tenga presente que otras condiciones como la diabetes, la enfermedad tiroidea, la enfermedad renal, la enfermedad cardiaca o la glándula suprarrenal pueden producir señales similares a las asociadas con el trastorno cognoscitivo. El veterinario debe realizar antes una evaluación diagnóstica completa que incluya pruebas de sangre y orina, a fin de llegar a dicho diagnóstico.

Tratamiento convencional

El medicamento Anipryl ha sido aprobado para el tratamiento del trastorno cognoscitivo en perros, pero no hay medicamentos disponibles para gatos. Si bien es efectivo en algunos pacientes, el medicamento es costoso y tiene efectos secundarios poco comunes. Si el medicamento prueba ser efectivo para su mascota, esta tiene que usarlo por el resto de su vida. Las terapias naturales son menos costosas.

Terapias naturales

Hay muchas terapias naturales diferentes que pueden ayudar a aliviar el trastorno cognoscitivo y que un veterinario holístico puede recomendarle. Los cambios en la dieta pueden incluir antioxidantes, ácidos grasos omega-3, hierbas como el ginkgo biloba, medicamentos dirigidos a la enfermedad y suplementos de fosfatidilserina y acetil-L-carnitina.

Aunque puede incorporar una combinación de estos en el tratamiento de una mascota con trastorno cognoscitivo, algo fundamental es la suplementación con colina/fosfatidilcolina. Muchas mascotas en mi práctica han tenido resultados beneficiosos con el producto patentado Cholodin, fabricado por MVP Laboratories. Contiene colina/fosfatidilcolina, metionina e inositol.

Hace varios años llevé a cabo un estudio patrocinado por el fabricante de dicho producto y descubrí que Cholodin era efectivo como terapia única. Un cincuenta por ciento de los perros y los gatos tratados con el suplemento demostraron una respuesta moderada o significativa en aproximadamente 30 días; el otro 25 por ciento de los perros y el 20 por ciento de los gatos en el estudio demostraron por lo menos una mejoría mínima en un periodo de 30 días. Ahora receto Cholodin para todos mis perros y gatos de por lo menos 5 años como medida preventiva.

Además de colina y otras terapias naturales, creo que también es importante minimizar la inflamación en perros de edad avanzada ya que minimizar la inflamación también ayuda a prevenir o disminuir la incidencia de otros trastornos graves. Como los alimentos comerciales comunes para mascotas pueden añadir ingredientes que pueden inducir daño oxidativo celular e inflamación, recomiendo alimentar a las mascotas con alimentos naturales que no tengan derivados ni químicos (y se debe alimentar a los gatos con comida de lata solamente).

Otras ideas para reducir la inflamación incluyen minimizar las vacunas mediante el uso de pruebas de valorización de anticuerpos y minimizar o eliminar el uso de productos a base de químicos para las pulgas y las garrapatas. En mi experiencia, el uso de terapias naturales, comenzando cuando la mascota tiene 5 años, puede realmente prevenir o, por lo menos, minimizar la incidencia del trastorno cognoscitivo.


Shawn Messonier, doctor en medicina veterinaria con práctica en Plano, TX, es el premiado autor del libro The Natural Health Bible for Dogs & Cats; su último libro se titula Unexpected Miracles: Hope and Holistic Healing for Pets. Visite PetCareNaturally.com.

Referencias: Doggie and Kittie Alzheimer’s, por Dr. Shawn Messionnier; Clinical Botanical Medicine, por Eric Yarnell, Kathy Abascal y Robert Rountree

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags