Reformulando la historia de nuestra vida

Cree su propio viaje heroico



Cada vida se despliega como una historia con un potencial heroico, única, dinámica y con propósito, que está abierta a interpretación, en especial, la propia. Somos las estrellas y los constructores de este trabajo en progreso, con el poder de contar nuestras historias como triunfos, tragedias o algo entre medio. La historia de nuestra vida está llena de suspenso: pequeñas y grandes decisiones que afectan nuestro argumento o guión, incluida las relaciones que escogemos, nuestras metas, cómo vivimos y las maneras cómo nos nutrimos, física, mental, emocional y espiritualmente.

Importa la manera cómo contamos nuestra historia. Constantemente estamos cambiando entre narrativas que compiten para darle sentido a nuestro mundo y el de otros. Ya sea que nos consideramos una figura heroica superando obstáculos o una víctima trágica del destino, a menudo depende de cómo escojamos leer el texto de nuestra vida y contar nuestra historia.

El crear un mito personal es una manera fundamental de encontrar significado. Siempre somos el protagonista, con personajes de apoyo que proveen amor y ayuda, y antagonistas que nos presentan retos que nos sacan de nuestra zona de confort. En lugar de narcisistas o egoístas, mientras más intimidado nos sintamos con nuestra propia historia, más nos damos cuenta que todo el mundo tiene una narrativa igual de válida y vital en la que ellos son el personaje principal. El entender que todos están en la historia propia de su viaje, puede ayudarnos a establecer conexión y empatía.

En cada mito, el protagonista tiene su propias características; una manera particular de cómo madura y se desarrolla debido al fluir de las mareas de la historia de su vida. Similarmente, cada uno de nosotros está en un viaje siempre cambiante de autodescubrimiento con selecciones de cómo respondemos a situaciones, conflictos y casualidades. Al ver nuestras vidas como aventuras de crecimiento personal, podemos adaptar los cambios a la trama y ver las dificultades inesperadas como oportunidades de auto-transformación. Con placer, podemos reclamar y dar forma a la narrativa personal a través de tener voz y poder de escoger.

El pensar que somos el personaje principal de nuestra propia historia nos puede ayudar a cambiar hacia nuevas perspectivas en situaciones que enfrentamos repetidamente. En lugar de quedarse estancado en el mismo argumento, trate de preguntarse: “Si yo fuera el personaje de una novela o película…

•¿Qué esperaría que el héroe hiciera cuando se enfrentara a estas circunstancias?

•¿Qué acciones o resultados preferiría como observador de esta historia?

•¿Qué podría esta situación estar enseñado a la estrella?

•¿Cómo podría el protagonista maximizar esta situación, quizás ser más compasivo, amorosos, creativo o una persona más fuerte?

•¿Por qué un autor benevolente colocaría a este personaje en una situación particular?

Con imaginación y una auto-indagación bien dirigida, podemos salirnos de nuestras historias, cotejar el paisaje y determinar si queremos quedarnos en el camino actual o ir en una dirección diferente. Entonces podemos transformar los obstáculos en oportunidades para terminar con los malos hábitos y mejorar el carácter para convertirnos en verdaderos héroes de nuestras propias historias vivientes y en evolución.


Kim Schneiderman es psicoterapeuta radicada en la Ciudad de New York y autora de  Step Out of Your Story: Writing Exercises to Reframe and Transform Your Life. Visite StepOutOfYourStory.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags