Por Siempre Verde

Entierros ecológicos en crecimiento



Winston Link/Shutterstock.com

Los entierros naturales permiten a los que han vivido sus vidas respetando el ambiente a completar sus días de forma personalizada y amigable para el ambiente.

“El número de cementerios que permite entierros naturales ha aumentado en 30 en el pasado año", indica Elizabeth Fournier, propietaria de Cornerstone Funeral Services en Boring, Oregón. “Ahora, más de 150 cementerios los permiten. Nosotros fomentamos el remplazar las flores por plantas. Un ataúd multiusos de madera puede servir de librero hasta que se necesite o se puede convertir en papel, mimbre o grama”.  Los líquidos para embalsamar sin formaldehído hechos de aceites esenciales no tóxicos biodegradables permiten un entierro libre de químicos sintéticos.  

“Los entierros verdes tienden a ser únicos y pueden durar de una a cuatro horas”, explica Bellingham, Washington, coordinador de entierros verdes para el Moles Farewell Tributes, en Bellingham, Washington.

En Houston, Terry Ward, presidente y CEO de Country Communities, explica cómo el acelerado estilo de vida de hoy día puede impedir una conexión íntima entre parientes. “En Indigo Fields, podemos implantar un microchip accesible a través de una aplicación en una urna o piedra funeraria. La información puede incluir fotos, detalles de la vida de la persona e historias que quizás de otra forma se perderían para siempre. Puede actualizarse en cualquier momento y sirve de regalo a cualquier persona que esté interesada en conocer su árbol genealógico. Además, ayuda a los vivos a sanar y a hablar sobre sus temores”. 

Otras alternativas verdes

La cremación siempre ha sido una alternativa al entierro tradicional, pero requiere un gasto considerable de energía, pero el reciclaje de las partes médicas es beneficioso para esta opción.   Hay muchas opciones para las cenizas producto de la cremación.

Muchos estados prohíben enterrar los restos de una mascota en un cementerio de humanos, así que Linda de California, inventó las Bio Urns, urnas 100 por ciento biodegradables. “Antes, los amantes de mascotas no contaban con muchas alternativas cuando llegaba el momento de decir adiós. Poder poner a descansar los restos cremados de una mascota hace que la pérdida sea menos dura porque es una manifestación de la mascota en forma de planta. Cada urna viene con una semilla de un árbol o de un arbusto y la tierra adecuada para hacerla crecer.

“Maka, la mascota adorada de mi hijo murió cuando él tenía seis años”, relata. “Cuando Maka se convirtió en un árbol, podía sonreír al hablar de ella. Esta opción enseña a los niños a crear una nueva vida y a tratar bien el ambiente. La muerte es solo una palabra. Lo único real es la vida”.  Bio Urn expandió para incluir clientes humanos después que el suegro de Brambilla pidió que lo recordaran a través de una secuoya y, su mamá, un árbol de navidad.

Los arrecifes eternos están compuestos de cenizas y hormigón colocados en el fondo del mar en una ceremonia estilo militar para ayudar a apoyar la vida marina, al menos, durante 500 años. Los miembros de la familia conservan las coordinadas del arrecife en el GPS y pueden llegar al lugar en bote o buceando.

Los amantes de la música pueden hacer que compacten las cenizas en un disco de vinilo. Se puede hacer una grabación de despedidas en vivo, su última voluntad y testamento o una compilación de sus canciones favoritas.

La resomación o la biocremación, desintegra el cuerpo en un baño caliente alcalino, lo que requiere mucho menos energía que la cremación tradicional y sin las emisiones químicas nocivas; luego se muelen los huesos, hasta convertirlos en algo similar a las cenizas y se entregan a la familia. 

La promesión es una forma de liofilizar el cuerpo mediante la inmersión en nitrógeno líquido a 321° F. Cuando los huesos se ponen quebradizos, las vibraciones hace que se rompan en pequeños pedazos, el agua se evapora y el polvo que resta se puede usar como composta.  Inventado por la bióloga sueca, Susanne Wiigh-Mäsak, ella considera que es la forma más ecoamigable para devolver el cuerpo a la tierra. 

A medida que las personas optan por evitar los costos más altos de un funeral tradicional y deciden emplear métodos ecoamigables de abandonar la órbita terrestre, los entierros naturales pueden convertirse en formas más aceptables de despedir a los seres queridos y como dice la biblia, “polvo eres, y al polvo volverás”.


Conéctese con la escritora independiente Avery Mack en AveryMack@mindspring.com.

 

La elección verde

Todos los años, los funerales tradicionales usan y entierran:
Madera dura de los ataúdes (30 millones de pies tablares)
Hierro para los ataúdes (90,272 toneladas, más 14,000 toneladas para criptas)
Cobre y bronce para los ataúdes (2,700 toneladas)
Hormigón reforzado para las criptas (1.636 millones de toneladas)
Líquidos de embalsamiento (827,060 galones)

Métodos ecoamigables:
Cuestan aproximadamente la mitad de un funeral tradicional.
Usan líquidos de embalsamiento no tóxicos.
Ofrecen ataúdes biodegradables.
Remplazan las lápidas hechas con piedra de canteras con piedra natural o plantas.
Restaura las áreas con plantas nativas, reduce las especies invasoras, elimina la necesidad de podar la grama y el uso de plaguicidas.
Contribuye a la paz mental con un legado verde.


Fuente: Casket and Funeral Supply Association of America.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags