La nueva cocina saludable

Lista para comer



Katie Newell, madre de dos niños y bloguera radicada en Kansas City y que lucha contra la inflamación debido a varias enfermedades autoinmunes, es muy rigurosa sobre los alimentos frescos no procesados que ella compra. Luego de notar síntomas adversos después de cenar en un restaurante, Newell inicialmente pensó que comer fuera ya no era una opción para ella.  

Hoy, se aventura felizmente, de forma ocasional, a comer en restaurantes al saber que el panorama alimenticio saludable está cambiando. “Busco restaurantes propiedad de chefs locales que usan ingredientes sostenibles y preparan todo desde cero”, dice ella.

Desde cenas en restaurantes caros a lugares de comida rápida, camiones de comida y máquinas expendedoras, ahora tenemos aún más opciones para alimentos frescos, de estación, orgánicos, locales y sostenibles para una nutrición sabrosa cuando estamos fuera de casa. Estos lugares están impulsados por chefs y aficionados del gimnasio que responden a las exigencias de opciones de alimentación saludable fuera de casa.

Gama de restaurantes

El chef Yotam Ottolenghi, muy conocido en Londres y fundador de varios restaurantes y  de establecimientos de comida para llevar, además, autor de los libros de cocina de éxito en ventas Plenty y Jerusalem, dice que “saludable” puede suceder sencillamente al poner al frente a las plantas. La cocina de Ottolenghi es conocida por celebrar los vegetales, las frutas y las hierbas. Él dice que: “Esa actitud, creo, es una actitud muy saludable hacia la comida”.

En Gracias Madre, un restaurante vegano mexicano en Los Ángeles y San Francisco, un alto estilo no significa candelabros o salsas cremosas. La idea original de la chef ejecutiva, Chandra Gilbert, también directora de operaciones para un restaurante vegano en el área de la bahía, Café Gratitude, es servir frutas y vegetales orgánicos, locales y sostenibles, y con sabores audaces sin exceso de calorías. Ella dice que: “Me inspiré en lo que yo quiero comer que sepa bien y me haga sentir bien, y quiero ayudar al planeta a crear salud y vitalidad en todos los sentidos”.
True Food Kitchen, una sociedad entre el Dr. Andrew Weil y el propietario de restaurantes Sam Fox, ofrece “comida honesta que sabe bien rica”, con lugares en Atlanta, Denver, Dallas, Houston, Los Ángeles, Phoenix y Washington, D.C. Para almuerzo, los comensales puede que beban tés de espino cerval del mar, granada, arándano o té negro junto con su hamburguesa de quinua o espaguetis con una cazuela de calabaza orgánica.
Newell y su familia gravitan hacia SPIN! Pizza Napolitana, al hacer alarde de recetas creadas por los chefs Michael Smith y Debbie Gold, ganadores del premio James Beard, y que se asociaron con Gail Lozoff para crear la primera pizzería de alto estilo y saludable en el 2005. Hoy ofrecen la pizza tradicional libre de gluten llena de ingredientes frescos y orgánicos (siempre que sea posible) en lugares en Dallas, Omaha, el área metropolitana de Kansas y Orange County, California.

Incluso los restaurantes de comida rápida están aumentando las opciones de selecciones saludables. “Unforked, Panera Bread y Chipotle están haciendo un gran trabajo al ser transparentes sobre lo que hay en sus comidas”, dice Newell. Antes de salir, ella a menudo chequea la página de Internet de la compañía para obtener información específica sobre la nutrición.

Comida sobre ruedas—‘Food Trucks’

Una flota reciente de camiones de comida creativa lleva comida saludable a clientes en diferentes ciudades de los Estados Unidos. Además de preparar comidas a base de plantas y orgánicas, The Green Food Truck, en Culver City y San Diego, California, recicla aceite vegetal usado, hace composta de los desechos de los vegetales y ofrece artículos de servicio reciclables. Josh Winnecour, fundador del Fuel Food Truck, en Asheville,  Carolina del Norte, dice haber perdido 50 libras no deseadas producto de servir a sus clientes alimentos ricos en nutrientes y hechos desde cero.

Nueva generación de máquinas expendedoras

La mayoría de los hospitales, universidades, escuelas y corporaciones parecen acoger la comida saludable—hasta que los ofrecimientos en sus máquinas expendedoras revelan lo opuesto. Ethan Boyd, estudiante en la Universidad de Michigan State (MSU), señaló esta desconexión. “Mientras que los comedores se esfuerzan por servir opciones saludables”, dice él, “hay 40 máquinas expendedoras en el campus de MSU que escupen comida chatarra”.

Sean Kelly, ejecutivo y presidente de HUMAN Healthy Vending (Helping Unite Mankind and Nutrition) tuvo un momento similar de: “Oh, no” en su gimnasio en la Ciudad de Nueva York cuando era un estudiante universitario. Hoy día, el modelo de franquicia de Kelly permite a los operadores locales suplir las máquinas individuales con mejores opciones que van desde frutas orgánicas frescas hasta sopas calientes. “Nuestra visión es hacer que la comida saludable esté más asequible que la comida chatarra”, dice él.

Los empresarios Ryan Wing y Aaron Prater, quienes también han tenido adiestramiento culinario, recientemente abrieron Sundry Market & Kitchen, en Kansas City, Missouri. En la actualización de un mercado vecinal, ellos venden comidas para llevar como falafel de lentejas rojas y sopa de remolacha con cítricos. “Pienso que las personas quieren comer comida local y mejor comida, pero quieren que sea conveniente”, dice Wing. “La conclusión es que queremos hacer que sea sencillo comer buena comida.”

Judith Fertig tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com desde Overland Park, KS.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags