Jardinería mental

Paga el observar lo que está sembrado



Una mente desatendida es como un jardín descuidado. La tierra para sembrar en tiestos es increíblemente receptiva para recibir cualquier semilla que se le plante. No tiene absolutamente ningún reparo cuando se trata de ser anfitriona de las semillas; dice “Sí” a todas ellas.

Lo mismo sucede con nuestra mente, que es increíblemente receptiva a cualquier sugerencia que le caiga. Se ha dicho que la mente subconsciente no puede aceptar una broma. Cualquiera sea lo que se introduce en ella, lo toma como una instrucción seria para hacer crecer esa semilla-pensamiento a una planta completa, sea una flor o una mala hierba.

Cuando nos detenemos a pensar cuántos pensamientos-semillas son soplados, caídos o sembrados a propósito en nuestra mente todos los días, nos podemos impulsar a cuidar nuestro jardín mental con más regularidad. Estas pueden venir de los medios, conversaciones negativas o comentarios escuchados. La mente subconsciente lo escucha todo y lo toma personal. La única manera de evitar este tipo de contaminación mental es estar enfocados de forma consciente en lo que queremos tener sembrado y hacer crecer en nuestra caja de flores llamada vida. Es una proposición 24/7 de mantenerla sin maleza ya que miles de semillas mentales entran constantemente.

Un buen jardinero o jardinera a tiempo completo planta pensamientos-semillas sobre sí mismo y otros que tienen raíces en reverencia y bondad amorosa, y de forma hábil las nutre. Otros entonces recibirán solo beneficio de las semillas que vamos dejando caer en el camino.

Dennis Merritt Jones, D.D., es autor de los libros Your Re-Defining Moments, The Art of UncertaintyThe Art of Being, la fuente de este ensayo. Él ha contribuido al movimiento del potencial humano y al campo de la espiritualidad como ministro, maestro, coach y orador por 30 años. Conozca más en DennisMerrittJones.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags