Acciones que salvan vidas

Protegiendo a los animales en su país y en el exterior



Todos los años, son más los perros, gatos y otras mascotas que terminan en refugios, ya sea porque se perdieron, están realengos o sus amos los entregaron. ¿Qué se puede hacer para revertir esta tendencia?

Cómo podemos ayudar

Pasos inmediatos: Lleve a su mascota al veterinario para que le coloquen una microficha RFID (identificación por radiofrecuencia). Es seguro, económico y ayuda a encontrar a una mascota perdida y a reunirla con sus amos. Esterilice a sus mascotas para evitar crías no deseadas.

Corra la voz: Según la ASPCA, solo alrededor del 30 por ciento de las mascotas domésticas provienen de albergues o rescates. Para ayudar, sugiera a los albergues que coloquen fotos en la recepción acompañadas de una nota que indique las buenas cualidades de cada animal y sus necesidades especiales para atraer a los potenciales adoptadores; comparta vídeos en YouTube que celebren las adopciones y abogue por el control de la población animal (vea Tinyurl.com/SpayNeuterStreetMusic1 y Tinyurl.com/SpayNeuterStreetMusic2).

Haga trabajo voluntario. El zoológico Motley, en Redmond, Washington, provee cuidado médico y adiestramiento conductual para animales enfermos, heridos, desatendidos, maltratados y no deseados principalmente de albergues que ya están repletos a capacidad. Aproximadamente, la mitad de los 150 voluntarios ofrecen hogares temporales, otros planifican actividades educativas o se hacen cargo de las labores administrativas. “Cada persona tiene una especialidad”, indica Jamie Thomas, directora ejecutiva. “Colocamos a las mascotas en los hogares temporeros que mejor se adapten a su personalidad, a fin de obtener los mejores resultados.”

Cada vez son más comunes los albergues que no sacrifican animales, aunque esto requiere un compromiso poco usual. Como parte de la implementación de procedimientos e infraestructura efectivos, el liderazgo del albergue trabaja para asegurar el apoyo y la participación de la comunidad. Al unirse a la implementación de programas que salvan vidas y que tratan a todo ser viviente como algo especial, un albergue puede transformar una comunidad. Encuentre un albergue que no sacrifica a los animales en Tinyurl.com/NoKillReform.

En tierras lejanas

El comercio ilegal de animales silvestres y la pérdida de hábitat es un problema enorme que va en aumento y que los animales salvajes enfrentan todos los días. Existen historias de una repoblación exitosa, pero el progreso es lento. A continuación, algunos de los peligros más urgentes y dramáticos que encabezan las especies en la lista de peligro de extinción.  

A los elefantes los cazan por sus colmillos de marfil. “La China es el mayor consumidor de marfil, pero los Estados Unidos es el segundo”, señala Jeff Flocken, JD, director regional para Norteamérica con el International Fund for Animal Welfare (IFAW), con sede en Yarmouth Port, Massachusetts (ifaw.org). “Todos los años perecen 35,000 elefantes, un promedio de uno cada 15 minutos.”  

Los rinocerontes blancos del norte antes vagaban libremente en el este y centro de África, al sur del Sahara. Hasta 1960 había más de 2,000; hoy día, solo quedan cinco, uno en el Safari Park del zoológico de San Diego, otro en el zoológico de la República Checa y tres en una reserva natural en KeniMaxa.

Sobre los animales importados como mascotas o para espectáculos, “Hay entre 10,000 a 20,000 grandes felinos en manos privadas en América en instalaciones/comercios que no están acreditados por la Asociación de Zoológicos y Acuarios”, explica Carson Barylak, quien trabaja en la oficina de Washington, D.C. de la IFAW. “En los Estados Unidos hay más tigres en manos privadas que en la naturaleza.”  

Los pangolines comen hormigas y termitas. Cazados por su carne y sus escamas (usadas en medicamentos asiáticos), son uno de los mamíferos en mayor peligro de extinción en el mundo (vea Tinyurl.com/SavePangolins).

Treinta años atrás, la población de gorilas de las tierras bajas era de 240. Gracias al Mountain Gorilla Veterinary Project, en Rwanda, Uganda y la República Demócrata del Congo, la población ha aumentado a 880 (GorillaDoctors.org es apoyada por SaveAGorilla.org). Dirigido por Ruth Keesling, el proyecto ha mostrado tener un valor incalculable para la especie. “Una vez mira a un gorila a los ojos, usted cambia para siempre”, indica su hijo Frank, en Denver, Colorado.

Cómo podemos ayudar

Convierta salvar un animal en una prioridad. Comuníquese con los legisladores. Sea un consumidor que cumple con la ley, no compre productos de marfil o que provengan de otra especie en peligro de extinción. Apoye a los grupos de conservación. Comparta información. Done tiempo y dinero.  

“La IFAW está trabajando para adelantar la legislación que prohíbe la posesión privada de grandes felinos en los EE.UU. La medida recibió apoyo bipartidista y esperamos que se convierta en ley”, señala Barylak. “Hemos solicitado al Departamento de Agricultura que prohíba el contacto directo con los grandes felinos. Es perjudicial para los animales y sus manejadores.”  

Las actividades anuales de carreras donde los participantes corren disfrazados de gorilas recolectan fondos y promueven la concienciación. Después del éxito de la actividad llevada a cabo en Austin, Texas, en enero, seguirán otras en Cincinnati, Ohio, el 29 de marzo, y en Denver, Colorado, el 1 de noviembre. “Otra forma de ayudar a los gorilas es reciclando las baterías de los teléfonos celulares y las computadoras. Para la fabricación de baterías se usa coltán [tantalita] y el 13 por ciento del abasto mundial de coltán está en el área del parque del Congo”, señala Frank Keesling.

Las barreras para mejorar la vida de los animales pueden ser conquistadas y eliminadas cuando creemos que es posible y todos ayudamos. Los animales cuentan con nosotros.  

 

Conéctese con la escritora independiente Sandra Murphy en stlsandy@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags