Hierbas poderosas

Cuatro plantas que podemos cultivar en el patio que protegen contra enfermedades



Las hierbas curativas más potentes que ofrece la Madre Naturaleza ya están en la mayoría de los estantes de especias o creciendo cerca, a menudo, fuera de nuestra puerta.
 

Las hierbas, respetadas por sus propiedades curativas por miles de años, han sido ampliamente utilizadas por sanadores tradicionales con un gran éxito. Ahora la ciencia clínica apoya sus cualidades medicinales.

Habitualmente, las compañías farmacéuticas extraen ingredientes activos de las hierbas para medicamentos comunes, incluido el potente analgésico codeína, derivado de Papaver somniferum; la efedrina y la pseudoefedrina antiestamínicas, de la Ephedra sinica; y el taxol, medicamento comúnmente usado para tratar varios tipos de cáncer, incluido el del seno, del Taxus brevifolia. Estas son algunas de las conclusiones de acuerdo a Leslie Taylor, naturópata y especialista en hierbas con oficina en Milam County, Texas, y autora del libro The Healing Power of Rainforest Herbs.

Incluso dentro de la abundancia de hierbas sanadoras, algunas sobresalen como las “superhierbas” de la naturaleza que proveen una variedad de propiedades medicinales, según informa Rosemary Gladstar, de Barre, Vermont, y renombrada autora de Herbal Remedies for Vibrant Health y trabajos relacionados. Dos de estas, observa ella, son ampliamente consideras malas hierbas molestosas.

Llantén (Plantago major): Utilizada comúnmente como cataplasma, para heridas abiertas, envenenamiento de la sangre y picadas de abeja, también ayuda en el alivio de una amplia variedad de irritaciones de la piel. Según un estudio publicado en el Indian Journal of Pharmacology, este ‘hierbajo’ común fortifica el hígado y reduce la inflamación, lo que podría reducir muchos tipos de enfermedades crónicas. Al menos un estudio, publicado en la revista Planta Medica, sugiere que el llantén puede mejorar el sistema inmune para ayudar a combatir el cáncer y las enfermedades infecciosas.

“El llantén se considera una planta de supervivencia por su alto valor nutricional”, señala Gladstar, fundadora de la California School of Herbal Studies, en el Condado de Sonoma, en 1978. Un nuevo estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry confirma que es una fuente excelente de alfa-tocoferol, una forma natural de vitamina E y beta caroteno que puede ser usada en ensaladas para aquellas personas que les moleste su sabor amargo.

Diente de león (Taraxacum officinale): Igual que el llantén, el diente de león es una de las hierbas medicinales más poderosas del planeta. “El diente del león es venerada donde quiera que usted viaje, excepto en los Estados Unidos, donde es considerada nociva”, señala Gladstar.

Los estadounidenses deben reconsiderar su obsesión con su erradicación. La raíz del diente de león sirve de tratamiento efectivo contra varios tipos de cáncer, incluidos el pancreático, colorrectal y melanoma, incluso aquellos que han probado ser resistentes a la quimioterapia y otros tratamientos convencionales, según informan varios estudios de la Universidad de Windsor, en Inglaterra.

Hierba: Una planta o parte de una planta utilizada como medicina o para dar sabor a los alimentos.
~ Merriam Webster


Tradicionalmente como parte de una dieta de desintoxicación es usado para tratar problemas digestivos, reducir la hinchazón y detener el sangrado interno y externo.

Cúrcuma (Curcuma longa): La cúrcuma da al polvo del curry su color amarillo vibrante. “La curcumina, el ingrediente activo más importante de la cúrcuma, tiene una riqueza de salud que está respaldada por evidencia científica sustancial que apoya sus beneficios”, dice Jan McBarron, doctor en medicina y naturópata radicado en Columbus, Georgia, autor de Curcumin: The 21st Century Cure y coanfitrión del programa de radio Duke and the Doctor.

Varios estudios realizados en humanos y animales han demostrado que la curcumina puede ser un tratamiento efectivo contra la enfermedad de Alzheimer, tanto en su prevención como su disminución e incluso detener el progreso. Un estudio australiano demostró que la curcumina ayuda al cuerpo a eliminar los metales pesados que se acumulan en el organismo que pueden ser la causa subyacente de la enfermedad que se roba la memoria. Los científicos en la Universidad de California, en los Ángeles, encontraron que la curcumina ayudó a disolver las placas y enredos del material del cerebro característico del Alzheimer.

Se sabe que también la curcumina puede ser efectiva en aminorar la depresión y prevenir las enfermedades cardiacas, algunos tipos de cáncer y la diabetes, dice McBarron. 

Jengibre (Zingiber officinale): Se utiliza principalmente por sus propiedades antiinflamatorias. Con el jengibre se pueden preparar tés deliciosos y sanadores y es una especia atractiva en una gran cantidad de platos. Esta poderosa hierba tiene, al menos, 477 ingredientes activos, según Beyond Aspirin, de Thomas M. Newmark y Paul Schulick.            

Un amplio número de investigaciones confirma la efectividad del jengibre contra una variedad de problemas digestivos, incluidas las náuseas del embarazo y la quimioterapia.  Una investigación de la Universidad de Miami, en Florida, también confirma su utilidad en reducir el dolor de rodillas.

“El jengibre es una hierba que sabe bien y sirve para tratar cualquier infección bacteriana, fúngica y viral”, dice Linda Mix, enfermera jubilada y autora de Herbs for Life! en Rogersville, Tennessee.

Los beneficios a la salud de estas cuatro hierbas esenciales están fácilmente accesibles al cultivarlas en los jardines del hogar o en tiestos o mediante suplementos extraídos de las mismas.


Kathleen Barnes es autora del libro 101 Food Cures You Can Easily Grow. Conéctese en KathleenBarnes.com.

Nota: Para leer los estudios a los que se ha hecho referencia en el artículo, véase el National Center for Biotechnology Information.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags