Más allá del colesterol

Cómo los triglicéridos nos pasan factura



Para muchos adultos, un examen físico anual requiere pruebas de sangre rutinarias seguidas de una discusión sobre los resultados en los números del colesterol y presión sanguínea, junto con un tratamiento recetado que va desde mejorar la nutrición y hacer ejercicios hasta medicamentos.  Los triglicéridos tienden a ser relegados a una mención menor, si es que se discuten del todo, pero el regular los niveles de triglicéridos puede mejorar la salud.

Por qué cuentan los triglicéridos

“Los niveles altos de triglicéridos usualmente acompañan los niveles bajos del HDL o colesterol “bueno” y a menudo van de la mano con la tendencia de tener la presión sanguínea alta y obesidad central o abdominal. Estos son marcadores del síndrome metabólico y resistencia a la insulina, trastornos muy comunes de la obesidad y un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes Tipo 2”, explica el Dr. Andrew Weil en su página web.

Aunque los triglicéridos altos no son concluyentes en vincularse al desarrollo de cualquier enfermedad específica, están asociados con el estrechamiento de las arterias y alterar el flujo sanguíneo asociado con la enfermedad cardiovascular. (El flujo sanguíneo también afecta la función eréctil.) Varios estudios recientes, incluido uno publicado en la revista

Annals of Internal Medicine, también sugieren que pueden promover el desarrollo del síndrome metabólico asociado con la aparición de diabetes y ateroesclerosis, lo que podría llevar a derrame cerebral y enfermedad cardiovascular.

¿Qué causa los triglicéridos?

Los triglicéridos, un componente normal de la sangre, se introducen al cuerpo mediante la grasa en los alimentos. Algunos se producen en el hígado como una respuesta del cuerpo a las dietas altas en azúcares simples o carbohidratos—en especial los aceites hidrogenados y las grasas trans.

La evidencia informada por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre sugiere que la ingesta muy alta de carbohidratos está acompañada por un alza en triglicéridos, observando que: “la ingesta de carbohidratos debe limitarse a un 60 por ciento del total de calorías”.

Muchos científicos e investigadores coinciden en que la causa principal de niveles altos de triglicéridos es la dieta estadounidense estándar. La misma es conocida por ser alta en azúcares y carbohidratos simples, grasas trans, grasas saturadas de origen animal y muy bajas en carbohidratos complejos. Además, carente de vitaminas y minerales, en específico, las vitaminas A, B, C, D y especialmente la E, y de los minerales selenio, magnesio, silicio y cromo. El azúcar añadida a los refrescos y productos alimenticios, en especial los que contienen sirope de maíz alto en fructosa, también elevan los niveles de triglicéridos de forma significativa.

El Dr. Jacob Teitelbaum, autor de From Fatigued to Fantastic! y director médico nacional para los Centros de Fibromialgia y Fatiga, señala que: “El estadounidense promedio consume al año alrededor de 150 libras de azúcar añadida a su dieta proveniente de alimentos procesados que causan fatiga, síndrome metabólico, diabetes y una multitud de otros problemas”.

Las grasas de origen animal, al igual que las carnes rojas de animales criados en fincas, por lo general contienen una proporción desviada de las grasas conocidas como omega-3/omega-6, con la última dominando casi cerca de 20:1; una relación que también se encuentra en los alimentos empacados comercialmente y los horneados. Muchos estudios muestran que una alta proporción de omega-3/omega-6 tiende a promover la enfermedad. El ingerir pescados grasos y aceites provenientes de las plantas como el aceite de oliva prensado en frío, el de coco, nueces, semillas y alimentos mínimamente preparados, proveen un mejor índice en el balance de ácidos grasos omega.

Bajando los niveles de triglicéridos

Parte del paradigma médico de hoy se enfoca en bajar el LDL o colesterol malo. Como resultado, muchos pacientes y doctores se preocupan por los niveles de colesterol, pero ignoran los triglicéridos. La Asociación Americana del Corazón recomienda un nivel de triglicéridos de 100 miligramos por decilitro o menos; alrededor de un tercio de la población actual excede esto.  Mientras que los medicamentos pueden ayudar, la Asociación no recomienda la terapia con medicamentos excepto para personas que tienen niveles severos (más de 500mg/dL), que pueden aumentar el riesgo de una pancreatitis aguda. Para aquellas personas con niveles altos, pero no severos, los cambios en la dieta y estilos de vida pueden ser efectivos en bajar los niveles.

Lógicamente, es recomendado reducir el consumo de carnes rojas y alimentos procesados, en especial los que contienen grasas trans y aumentar el consumo de carbohidratos complejos provenientes de granos integrales, vegetales, frutas, nueces y legumbres. Los estudios de la Asociación Americana del Corazón muestran que tomar suplementos diarios de aceite de pescado y el espectro completo de la vitamina E puede reducir de forma significativa los niveles de triglicéridos en suero. En un estudio, se probó que el aceite de pescado que contenía al menos 1,000 a 3,000 mg de omega disminuyó tales concentraciones en un 25 a un 30 por ciento.

En un estudio de 2009 en el que participó un grupo nacional representativo de 5,610 personas y publicado en la revista Archives of Internal Medicine, el Dr. Earl S. Ford, de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades, encontró que un tercio de esa población tenía niveles de triglicéridos sobre 150 mg/dL—considerado algo alto—mientras que casi otro 20 por ciento tenía niveles altos de más de 200 mg/dL.

Siempre consulte a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier nuevo régimen. Al igual que con la gestión de cualquier aspecto de salud, el cuidado es requerido y el conocimiento es poder.


James Occhiogrosso es profesional de la salud natural y maestro herborista, se especializa en las pruebas de hormonas en la saliva y equilibrar las hormonas de forma natural. Su último libro es Your Prostate, Your Libido, Your Life. Encuentre artículos relevantes en HealthNaturallyToday.com. Comuníquese en el 239-498-1547 o DrJim@HealthNaturallyToday.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags