El poder sanador del silencio



Un día desaparecí hacia el Silencio…
 

Era más que una bendición, una epifanía o unión mística; era la vuelta a la casa de mi alma, mi corazón desbordante de amor, la paz eterna de mi mente. En Silencio, experimenté libertad, claridad y alegría como mi verdadero ser, sentí mi identidad y naturaleza esencial como una unidad de amor con toda la creación y me di cuenta que es dentro de esa esencia que aprendemos a encarnar la sanación en nuestro mundo.

Este Silencio nos pertenece a todos—es quién y qué somos. El silencio desinteresado solo conoce el momento presente, este instante increíble de pura vida cuando el tiempo se detiene y respiramos el aire de gran altitud que llamamos amor. Exploremos el silencio como una manera de conocer y ser lo que sabemos que somos.

El silencio está adentro. Está dentro de nuestra respiración, como la música entre los pensamientos, la luz en nuestros ojos. Se siente en el alto vuelo de las aves, en el ritmo de las olas, en la inocencia de los niños, en las profundas emociones del corazón que no tienen una causa. Se observa en los pequeños actos de bondad, en la quietud de las noches y la paz del amanecer. Está presente cuando estamos con un ser querido unidos en espíritu.

Cuando regreso del silencio, soy menos que cuando entré: menos agobiado, temeroso, ansioso y egoísta. Cualquiera que sea el regalo del silencio, es uno que disminuye, purifica y suaviza. El “Yo” que regresa es más amoroso que el “Yo” que se fue.
~ Rabbi Rami Shapiro


En Silencio nos abrimos a la vida y la vida se abre a nosotros. Toca el centro de nuestro corazón, donde se abre para revelar otro corazón que sabe cómo afrontar la vida con los brazos abiertos. El Silencio sabe qué pensamientos sobre la vida no son vida misma. Si tocamos la vida a través del Silencio, la vida nos toca de vuelta de forma íntima y nos convertimos en uno con la vida misma. Entonces el misterio, la maravilla, la belleza y la santidad se convierten en vida. Todo menos el asombro desaparece; rabia, miedo y violencia desaparecen como si nunca hubieran existido.

Conocer el Silencio es conocernos a nosotros mismos y nuestro mundo por primera vez. Solo tenemos que quedarnos quietos hasta que el Silencio brote del interior para iluminar y abrazarnos, actúa como maestro, enseñanza y camino, redimiendo y restaurándonos en el amor.

En ese momento lleno de verdad, entramos en nuestro Ser completamente. Conocemos nuestra propia belleza, poder y magnificencia. Como la encarnación del Silencio, somos la perfección misma, un tesoro que el mundo necesita ahora. En estos momentos, el Universo necesita que cada uno de nosotros seamos nuestro verdadero Ser, expresando el poder de sanación de nuestro corazón, en Silencio.


Como místico de toda la vida, Robert Rabbin es un maestro innovador sobre la conciencia de sí mismo y autor del libro The 5 Principles of Authentic Living. Conéctese en RobertRabbin.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags