Químicos enlatados

Los nuevos empaques se alejan del Bisfenol A




El químico Bisfenol A (BPA, en inglés), usado por años en las botellas de plástico transparente y en el revestimiento de los envases de alimentos enlatados, ha sido restringido en Canadá, en algunos estados de los Estados Unidos y municipalidades, porque se sospecha que este estrógeno sintético crea problemas endocrinos—un químico que puede interferir con las funciones glandulares y hormonales. La Administración de Drogas y Alimento pronto decidirá qué es lo que se considera seguro a nivel de exposición, basándose en un cúmulo de investigación independiente.

En la actualidad, el Consumer Reports ha publicado los resultados de sus pruebas de 19 alimentos enlatados comunes; casi todos ellos contienen BPA—incluso los que dicen en la etiqueta que son libres de BPA y orgánicos. El nivel más alto fue hallado en las sopas y habichuelas verdes enlatadas.

Según la más reciente Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición llevada a cabo por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el 93 por ciento de los estadounidenses tiene niveles detectables de BPA en sus cuerpos. En la población japonesa, luego de que el BPA fue voluntariamente eliminado del revestimiento de las latas de alimentos y bebidas en 1997, un estudio de 2003 demostró que los niveles de BPA bajaron en un 50 por ciento. En los Estados Unidos, los grandes suplidores de alimentos han comenzado a responder con envases sin BPA para productos selectos, los que van desde jugos hasta el atún y la salsa para pastas.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags