Eco-campamentos para niños



Solo el mencionar los campamentos de verano trae a la mente de los padres recuerdos de vivir en comunidad, enfrentar nuevos retos y divertirse al aire libre en contacto con las maravillas de la naturaleza. Hoy día, una nueva generación de campamentos eco-amigables para nuestros niños ofrece todas estas experiencias y más.

Según indica el Sierra Club: “Acampar hoy día incluye la diversión tradicional de estar al aire libre en un grupo más experiencias de estilos de vida y prácticas eco-amigables”. Las familias que buscan el campamento verde de verano perfecto encontrarán programas adecuados para cada tipo de niño, desde los neófitos en el campo de la naturaleza hasta los biólogos en potencia o los futuros activistas ambientales. Los campistas pueden optar por la agricultura orgánica, exploraciones de la naturaleza, clases sobre cómo vivir de forma consciente, programas de construcción verde o incluso, proyectos de vivienda sustentable en lugares exóticos.

Los campamentos siempre han sido el momento perfecto para romper con la rutina diaria y conectarse con lo extraordinario. Según indica Peg Smith, CEO del American Camp Association: “Los campamentos han estado introduciendo a los niños en las maravillas y la belleza del mundo natural por más de 150 años.” Afortunadamente, la tendencia continúa, al cien por ciento.

Qué debe esperar

Los campamentos eco-amigables pueden ser una inmersión educativa y experimental verde en los valores para un niño, lo que establece un patrón de por vida. Muchos campamentos siguen las mismas prácticas sostenibles que las familias practican en el hogar: dispositivos para economizar energía, creación de composta, alimentos sanos y jardinería orgánica.

Por ejemplo, para los campistas de edad preescolar hasta sexto grado disfrutan de una granja agrícola en el Gwynn Valley Camp, en North Carolina (GwynnValley.com). Los niños recogen los vegetales de un jardín orgánico, ordeñan las vacas y recogen huevos. Este campamento cultiva el 70 por ciento de sus alimentos y ha implementado muchas prácticas para conservar energía.

En Maryland, en la finca sostenible de Camp Calleva (Calleva.org), los asistentes aprenden sobre el diseño eco-amigable mediante proyectos de energía alterna que cambian todos los años. Durante las semanas de Construcción Verde y Cultivo Verde, por ejemplo, los niños participan en la construcción de sistemas de recolección de agua de lluvia para las siembras y los animales de granja, proyectos de biocombustible y, este verano, un diseño de energía alterna con molinos de viento.

De igual forma, el Green River Preserve, en North Carolina (GreenRiverPreserve.org), ofrece programas ambientales para niños sobresalientes, creativos y curiosos. Los niños salen en excursiones diarias con mentores naturistas y aprenden sobre la ciencia detrás de sus experiencias y cosechan, consumen y hacen composta con los vegetales que cultivan. Claro está, las actividades tradicionales de los campamentos no pueden faltar. El campamento tiene una alianza con Leave No Trace Center for Outdoor Ethics, que fomenta la responsabilidad hacia el Planeta Tierra.

Los adolescentes de 13 a 17 años disfrutan de los programas que ofrece el Omega Teen Camp, en Holmes, New York (busque Teen Camp en eomega.org). Además de las aventuras al aire libre, el campamento ofrece 50 opciones diferentes de clases, desde baile, yoga y Tai chi hasta meditación y clases de concienciación para “enfrentar los miedos”. A la hora de comer, disfrutan de alternativas vegetarianas y orgánicas, hechas al momento.

“Los campamentos de hoy día son adaptativos y responden a las necesidades de las familias de hoy, fomentando los líderes del mañana—nuestros hijos—en su viaje hacia el futuro”.
~ Peg Smith, CEO, American Camp Association


¿Conoce a un adolescente maduro que esté listo para viajar y hacer servicio comunitario? Los campamentos de verano de BoldEarth Adventures (BoldEarth.com) incluyen entre seis a 40 horas de servicios. Los participantes pueden sembrar y cosechar vegetales orgánicos en pueblos rurales de Ecuador, rehabilitar animales salvajes en el proyecto de conservación del Amazonas o ayudar a rehabilitar senderos en Colorado.

Para las familias que prefieren explorar cerca de su casa, el Sierra Club ofrece sugerencias para convertir su patio en un campamento de aventuras ambientales durante todo el año. Una sugerencia es colocar una tienda de campaña, bolsas para dormir y linternas y pasar la noche al aire libre mirando las estrellas (busque backyard camping en SierraClub.org).

El verano es la única temporada orientada hacia las experiencias relacionadas con la Tierra. Los niños jóvenes pueden sacarles mucho provecho a los programas ambientales patrocinados por los departamentos de parques y recreo locales, los niños escuchas, escuelas, iglesias, etc.

Beneficios del mundo natural

Los campamentos permiten a los niños alejarse de los juegos electrónicos y disfrutar de los milagros diarios que ofrece la naturaleza. Conectarse con la naturaleza combate el “síndrome de déficit de la naturaleza”, que Richard Louv trae a colación en su libro, Last Child in the Woods, donde habla sobre el estado en que se encuentran muchos de nuestros jóvenes hoy día: “Hoy día, probablemente, un niño le puede hablar sobre el bosque pluvial de las Amazonas, pero no sobre la última vez que exploró un bosque o se acostó en la grama a escuchar el viento o ver las nubes moverse”. Louv es fundador de Children and Nature Network (ChildrenAndNature.org).

Independientemente de si nuestro campamento ecológico perfecto es educativo o sostenible, en la montaña o debajo de una tienda de campaña en nuestro patio, la experiencia de estar en la naturaleza puede significar un cambio no solo para el niño sino para toda la familia.

Conéctese con Gail Condrick, escritora y líder del taller de trabajo en GaelaVisions.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags