Opciones muy pequeñas para vacacionar

Mini alojamientos hacen el viajar muy liviano



Diminutos lugares de vacaciones requieren un enfoque sencillo y acogedor para pasar tiempo juntos y divertirse en grande—una gran mejora con respecto a las habitaciones estériles de los moteles.
 

La mayoría de nosotros estamos orientados a la típica casa estadounidense que promedia unos 2,300 pies cuadrados, lo que hace que parezca algo infantil entrar en la huella menuda de una casa una décima parte del tamaño. Lugares con estructuras pequeñas que se pueden rentar para vacacionar están disponibles a través de todos los Estados Unidos, de todas formas y estilos, incluidas las que están construidas en las copas de los árboles.

Las casas en los árboles van desde rústicas hasta lujosas. Marti MacGibbon y su esposo, Chris Fitzhugh, pasaron un fin de semana romántico en el Out ‘n’ About Treehouse Treesort, en Cave Junction, Oregón. “El Peacock Perch es un favorito”, dice MacGibbon. “También me ayudó a superar mi miedo a las alturas.”

En Hawái, Skye Peterson construyó una casa en el árbol con materiales reciclados de cinco árboles de ohia nativos de las afueras del Parque Nacional de los Volcanes en Hawái. La casa de vacacionar ecoamigable, que utiliza energía solar y pasiva, encanta a los huéspedes con luz del fuego por la noche y desayuno en las mañanas.

Para aquellos que prefieran vacacionar a nivel del suelo, acampar de forma glamorosa, hay experiencias al aire libre que ofrecen las comodidades del hogar. En el Parque Nacional de Yellowstone está el Yellowstone Under Canvas con opciones veraniegas para cada presupuesto hasta septiembre 7, incluido un restaurante gourmet en el lugar. Los tipis ofrecen lo básico, mientras que una tienda estilo safari añade una estufa de leña. Una suite de lujo con un baño privado incluye una cama ‘king’ y sofás cama. Todas con una vista majestuosa de las montañas, el agua y la vida silvestre.

Irse en pequeño puede significar vivir en grande. El fenómeno tiene su propio boletín en TinyHouseTalk.com.

Rustic Karenville, a ocho millas de Ithaca, Nueva York, no está en ningún mapa. Su propietaria y constructora, Karen Thurnheer, y su esposo, Robert Wesley, viven una cabaña de 270 metros cuadrados en medio de una villa de pequeñísimas construcciones cerca de los 9,000 acres del Danby State Forest. Los pequeños edificios no tienen agua corriente; algunos tienen el calor de la leña, electricidad si el generador funciona y hay una letrina de compostaje. “Las casas son locas y divertidas”, dice ella. “Hay aire fresco y millones de estrellas en la noche.”

Sarah y John Murphy dan la bienvenida a los viajeros para que disfruten de la vida urbana con entretenimientos en el corazón de la Ciudad de la Música en su pequeñísima casa de huéspedes en Nashville. Con un baño y cocina completa, aire acondicionado y Wi-Fi, sus 200 pies cuadrados pueden acomodar cuatro personas.

Arcade Providence, centro comercial histórico en Rhode Island, recibió el impacto de las compras por Internet. Ahora está vibrantemente vivo como micro-apartamentos (habitación, baño y cocina en 300 pies cuadrados) que ocupan el segundo y tercer nivel, mientras que el primer piso atiende a los residentes y a los compradores de destino. El letrero de “no hay vacantes” se publica regularmente para apartamentos que actúan como dormitorios o pied á terres.

En la costa oeste, cerca de los 150 acres del Lily Point Marine Park, en Port Roberts, Washington, una cabaña aislada en forma de casa de jengibre incluye una chimenea de gas, un solárium y una terraza para observar la vida silvestre. “Es relajante y romántica”, dice la dueña, Pat Capozzi.

Artístico y de moda, Caravan es el primer pequeño hotel en los Estados Unidos. Desde el 2013, los huéspedes han disfrutado de una selección de seis pequeñas casas en el Alberta Arts District en Portland, Oregón.

Después de haber estado en casas de huéspedes y habitaciones de hotel, una casa pequeña se sintió espaciosa, así que decidí construir mi propia casa para que fuera mi hogar.
~ Lauren Juliff, bloguera profesional de viajes

Los estudiantes con vida sencilla, los jubilados, e incluso las familias con niños pequeños y mascotas, están adoptando el concepto a largo plazo. “La mejor parte”, dice Macy Miller, radicada en Boise, Idaho, arquitecta que construyó su propia casa pequeña con materiales reciclados a un costo $12,000, “es que no hay hipoteca”. Para evitar los requisitos de zonificación mínimos locales, su casa está montada en una plataforma de remolque. El espacio de 196 pies cuadrados también es el hogar de su novio, James, su pequeña hija, Hazel, y Denver, un gran danés de 150 libras. Recientemente, Miller escribió en su blog: “Estoy diseñando lo que podría ser el primer mini cuarto de bebé ya que esperamos nuestro segundo bebé”.  

Según señala Thurnheer: “Hay mucha gente loca como yo que aman vivir en pequeño”.


Conéctese con la escritora independiente Avery Mack en AveryMack@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags