Viaje hacia la madurez

Los contratiempos convierten a los chicos en hombres



Todos sabemos que los hombres con mucha energía tienen su pie firme en el acelerador. Afirman que el soltar el acelerador le haría daño a su carrera y sería admitir un fracaso. Se equivocan. Aquellos que disfrutan de los éxitos temprano pueden crecer estresados al tratar de mantenerse acelerados a cualquier costo. Estos chicos alfa están haciendo lo que piensan que otros quieren que hagan. En muchos casos, se ven influenciados por las presiones sutiles y manifiestas de los padres, pares y estilos de vida de las celebridades, al igual que la publicidad y juegos de vídeo.

Como consecuencia, estos hombres obsesionados con metas superficiales están emocionalmente atrofiados, son controladores y no tienen la capacidad de formar relaciones duraderas. La buena noticia es que si pueden reconocer estos síntomas y quieren cambiar, deben estar listos para madurar para convertirse en un lobo alfa, una especie completamente diferente del hombre actual.

Un catalizador esencial para este cambio, por lo general, viene de experimentar heridas personales como: ser pasado por alto para un ascenso, sentirse redundante, perder un amigo o estatus o quizás sacrificar una identidad anterior a la paternidad.

En última instancia, la verdadera prueba es cómo se enfrenta a dicha falla y cómo maneja sus emociones sin clasificarse débil. El sello de la masculinidad madura es cómo un hombre reconoce su capacidad disminuida, no cómo maneja el éxito. Cuando deja de esconderse de sí mismo, los signos de un emergente héroe maduro, el lobo alfa, aparecerán.

Reconoce que comete errores, absorbe y reconoce su vulnerabilidad, admite que no conoce todas las contestaciones y se siente cómodo con esta pérdida de control. Estas son las lecciones que un hombre debe aprender para ser más realista, pleno y una persona tridimensional. Cómo él reaccione a los contratiempos y tome responsabilidad por sus acciones, moldea el carácter y le ayuda a tomar la posición correcta en la sociedad, en lugar de falsas posiciones.

En vez de estar obsesionado por competir por las cosas y sentirse superior en un mundo material como el chico alfa, el lobo alfa crece al añadir una fuerte espiritualidad y compasión en sus destrezas de vida. Ve el cuadro más grande y al ver a las personas como amigos en lugar de rivales, es capaz de forjar relaciones amorosas, maduras y ser un mejor padre.

Nuestros hijos necesitan estar expuestos a modelos de conducta emocionalmente inteligentes y a discusiones de valores y rasgos inherentes relacionados. No es un camino sencillo o fácil, pero es un proceso esencial para los niños y los hombres para que ellos y todos en su vida se beneficien.


Nick Clements es orador inspirador, líder de talleres y autor de una trilogía de libros sobre la espiritualidad masculina y sobre eventos que marcan la transición en la persona, incluida su novela más reciente, The Alpha Wolf, A Tale About the Modern Male. También tiene un blog sobre masculinidad en HuffingtonPost.co.uk/nick-clements. Conozca más en Nick-Clements.com.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags