Surf con remos

El surf con remos se traduce en diversión para toda la familia



“La mayoría de los niños que han crecido en Chattanooga han cruzado el Río Tennessee a través del puente de peatones en la calle Walnut, pero muy pocos han estado en el río que pasa por debajo”, observa Mark Baldwin, dueño de la tienda de surf L2 Boards. A Walnut le encanta guiar a los adultos y a los niños a través de su descubrimiento personal del río y mostrarles los acantilados, cuevas, peces, tortugas y aves marinas del lugar mediante el surf con remos o ‘Standup Paddleboard’ o SUP.

Los cuerpos de agua son maravillosos a cualquier edad y el SUP tiende a inspirar aventuras creativas. Y no olvidemos los beneficios físicos que tiene y que ayuda con el desarrollo. “El SUP es la bicicleta acuática. Como el surf con remos se puede practicar a cualquier edad sin importar el nivel de acondicionamiento físico, toda la familia puede disfrutarlo”, indica Kristin Thomas, madre de tres niños en Laguna Beach, California, campeona en este deporte y directora ejecutiva del Stand Up Paddle Industry Association.

“A los niños les fascina jugar en el agua y se maravillan con el movimiento de la tabla. Los padres pueden ir familiarizando a los bebés con este deporte, colocando toallas encima de la tabla y remando sentados en aguas calmadas, con el bebé entre las piernas”, recomienda Lili Colby, dueña de MTI Adventurewear, cerca de Boston, Massachusetts, donde se fabrican salvavidas para los deportes de remos. Ella indica que las leyes de la Guardia Costanera requieren que los niños de 30 libras o menos lleven un salvavidas para bebés. Estos proveen soporte especial para la cabeza y el cuello y viran al bebé y lo ponen bocarriba con una vía de aire abierta tres segundos después de caer al agua.

Es buena idea practicar primero recorriendo distancias cortas en aguas poco profundas cerca de la orilla. Los niños pequeños tienen una probabilidad mayor de inclinarse para jugar con el agua cuando están en un bote, advierte Colby, así que es bueno llevar juegos inspirados en la naturaleza para mantenerlos lejos de la borda.

“Los niños pequeños que participan en deportes acuáticos en el contexto de interacción familiar positiva por lo general desean remar por su cuenta”, observa Tina Fetten, dueña de Southern Tier Stand Up Paddle Corp., quien dirige una diversidad de experiencias relacionadas con el surf con remos a través de Nueva York y el noreste Pensilvania. “Si son buenos nadadores, traigo una tabla grande y les enseño las destrezas para remar por sí solos.”

Aunque las tablas que se usan para el SUP son parecidas a las de surfear, el surf con remos, por lo general, se enseña en aguas calmadas, lo que hace que sea más fácil y brinde más estabilidad en la tabla que el surf tradicional. De todos modos, saber nadar bien y la supervisión de un adulto son prerrequisitos para dejarlos remar solos, según indica el paramédico Bob Pratt, cofundador del Great Lakes Surf Rescue Project, quien ofrece clases de seguridad en el agua en Illinois, Michigan, Ohio y Wisconsin.

“Los padres deben equipar a todos los niños con un salvavidas que esté aprobado por la Guardia Costanera para la edad y peso de su hijo y una cuerda que se amarra en el tobillo y en la tabla con velcro”, indica Pratt. “Si los niños caen al agua, esta línea permite que puedan jalar la tabla y recuperar rápidamente su equipo de flotación más importante, la tabla.”

Los expertos están de acuerdo que tener éxito es relativamente fácil, así que los niños desarrollan autoconfianza rápido. El deporte puede adaptarse para satisfacer las necesidades y posiciones individuales, como pasar de parado a sentado o arrodillado, explica Fetten, quien enseña SUP en una piscina comunitaria. Según puede observar de primera mano, “Todos los niños, especialmente los que tienen discapacidades, se benefician de la sensación de poder que brinda lograr conquistar este deporte”.

“Un deporte acuático es un desahogo saludable que los niños pueden tener”, indica Wesley Stewart, fundador de Urban Surf 4 Kids, una organización sin fines de lucro de San Diego que ofrece clases de surf con remos y clínicas de surf para niños en hogares de crianza. “Estar en el agua requiere que los niños se concentren en lo que están haciendo y tiene la capacidad de aclararles la mente y brindarles libertad. Es como la meditación. Además, el SUP es un deporte de bajo impacto y cardiovascular que trabaja todo el cuerpo.”

Además de los beneficios básicos, el SUP mantiene a los niños interesados ya que ofrece oportunidades ilimitadas de explorar la diversidad geográfica y ecológica de diferentes tipos de cuerpos de agua. Las actividades y los niveles pueden ir creciendo con los niños; los adolescentes pueden intentar el yoga acuático, pueden competir en carreras y luego pasar a retos más avanzados como surfear. El acondicionamiento físico es otro beneficio ya que trabaja los músculos cada vez que se impulsan en el agua.


Lauressa Nelson, fanática de este deporte, es editora y escritora colaboradora de Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags