Las deliciosas bayas cortan en un tercio el riesgo de ataque cardiaco




Comer tres o más porciones de arándanos (‘blueberries’) y fresas a la semana podría ayudar a las mujeres a reducir el riesgo de ataque cardiaco, según informa una investigación de la Universidad de Anglia del Este, en colaboración con la Escuela de Salud Pública de Harvard. Las bayas contienen altos niveles de flavonoides llamados antocianinas, que podrían dilatar las arterias, luchar contra la acumulación de placa y proveer otros beneficios cardiovasculares.

El estudio publicado en la revista Circulation: Journal of the American Heart Association, involucró 93,600 mujeres entre las edades de 25 a 42 que completaron un cuestionario sobre su dieta cada cuatro años por 18 años. Aquellas que comieron más bayas tuvieron una reducción de un 32 por ciento de tener un ataque cardiaco, comparado con aquellas que las comieron una vez al mes o menos, incluso si tenían una dieta rica en otras frutas y vegetales.

“Este es el primer estudio en examinar el impacto de la dieta en mujeres jóvenes y de mediana edad”, señala el autor principal del estudio, Aedín Cassidy, Ph.D., director del Departamento de Nutrición de la universidad. “Incluso a una edad temprana, el comer estas frutas podría reducir el riesgo de ataque cardiaco en el futuro.”

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags