Deportes para perros

Las personas y las mascotas disfrutan de jugar juntos



En la mayoría de los programas de ejercicios, mientras la persona se ejercita, el perro se queda en casa solo, mirando y contando las ardillas que pasan frente a la ventana y deseando que el programa que están dando en Animal Planet no sea repetido. ¿Y por qué no llevar algunas de esas rutinas de ejercicio a su casa para que su perro también se ponga en forma?

John E. Mayer, Ph.D., psicólogo clínico de Chicago y autor de Family Fit, considera que: “Hacer ejercicio funciona mejor cuando se hace en grupo y eso puede incluir al perro de la familia". A los perros les encanta participar en muchas actividades, así que póngase creativo. Puede intentar nadar, jugar balompié, saltar la cuerda, correr patines, jugar a ‘corre que te alcanzo’ o jugar al esconder. 

Diane Tegethoff Meadows y Susan Riches, Ph.D., cada una aceptó el reto de ejercitarse con sus perros 30 minutos al día durante 30 días. “Salgo a pasear a mis tres perros Scotties todas las mañanas, así que añadir algunos minutos más fue fácil”, indicó Meadows, una paralegal sénior retirada de Bulverde, Texas. “Uno de mis perros está a cargo de escoger la ruta y casi nunca nos dirigimos al mismo lugar dos días corridos”. Riches, una profesora y arqueóloga retirada del Fort Lewis College, en Durango, Colorado, no deja que el mal tiempo interfiera con hacer ejercicio. “Dentro de la casa, le lanzo algún juguete para que lo atrape y subimos y bajamos las escaleras”, indica. “Le escondo galletitas para perros y corretea por toda la casa buscándolas.” A los perros también les gusta saltar por un aro. “Mis perros de raza Scottie y Westie pueden jugar hasta 30 minutos; el Maltese se cansa después de 15 minutos.”

Jeff Lutton, dueño de una franquicia de Dogtopia, un lugar para cuidado diurno y hospedaje de mascotas en Alexandria, Virginia, dirige un club de corredores muy popular. “Los domingos por la mañana tenemos aproximadamente 15 personas que corren con sus perros. Mi golden retriever solía correr seis millas, pero como tiene nueve años, solo corremos tres”.

“El popular juego de Treibball es una mezcla de pastoreo, pero sin ovejas, y balompié sin usar los pies”, explica Dianna L. Stearns, presidenta del American Treibball Association, con sede en Northglenn, Colorado. “Todo lo que necesitas son pelotas gigantes para practicar Pilates, una vara para señalar el objetivo, un clicker para dar señales y galletitas de perros. Es un juego divertido en que hay que solucionar problemas y que todos pueden disfrutar por igual.”

La idea es que el perro con el hocico, el pecho o las patas empuje una bola de goma hasta el lugar indicado; con el tiempo, pueden llegar a ser hasta 8 bolas en 10 minutos. El Treibball puede jugarse en grupo o competencias o en su casa usando un canasto de balompié para niños.

Otra opción de ejercicio es convertir su patio en una pista de obstáculos, tanto para su perro como para los niños y los adultos. Use un clicker para indicar la próxima movida. Cuatro o cinco aros colocados a cierta distancia uno de otro también proveen un patrón que ayuda a adiestrar a su perro a sentarse/no moverse cuando usted se lo indica. Una espiga fina de madera colocada encima de dos cajas y bien anclada puede servir como una valla de obstáculos para saltar. Un palo de golf plástico para niños sirve para batear una bola de tenis o una bola plástica lo suficientemente lejos para que el perro tenga que correr cierta distancia para buscarla. 

Para un tríalo canino, añada más elementos, como carreras en el patio entre perros y niños en sus triciclos o patinetas, luego todos pueden refrescarse en una piscina plástica como parte del evento.

Para los perros de más edad o con problemas de movilidad, se sugiere hacer algún tipo de ejercicio de estiramiento antes. “Doga [yoga para perros] se ha convertido en un ritual diario con mi golden retriever de 11 años desde que comenzó a sufrir de artritis en las caderas y el lomo.  Además de mantener las articulaciones flexibles, es una oportunidad de compartir, explica la experta en servicios para mascotas, Eileen Proctor, en Castle Rock, Colorado.

“Siempre que quiere estirarse, se acerca a mí y me toca suavemente con la pata”, narra Proctor. “Su postura favorita es la del perro. Antes de practicar doga, este ser querido tenía problemas para levantarse y cojeaba varios minutos. Ahora se puede levantar y moverse de inmediato.”

Al hacer ejercicio con una mascota, siempre tenga suficiente agua a la mano, comience poco a poco y esté atento a cómo las condiciones del tiempo o hacer ejercicio afecta al participante. Los científicos opinaban que aprender un hábito nuevo podía tomar 21 días, pero ahora han tenido que admitir que puede tomar hasta tres veces esa cantidad de tiempo. Eso puede ser cierto para las personas, pero trate de explicarle esto al perro que espera ansioso parado detrás de la puerta el segundo día para repetir el juego del día anterior.


Sandra Murphy contribuye regularmente con Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags