Testosterona para toda la vida

Lograr un equilibrio hormonal saludable otra vez



Sin hormonas, los mensajeros químicos del cuerpo que afectan todo el sistema biológico del cuerpo humano, nada trabaja correctamente. La testosterona, en particular, es críticamente importante para el desarrollo del hombre, comenzando desde el embrión, a través de la pubertad y hasta la vejez.

Luego de alcanzar sus niveles máximos en un hombre a mediados o finales de los 20 años, los niveles de testosterona comienzan un lento declive. Ya cerca de la edad de los 35, comienza un descenso de un 10 por ciento por década para el resto de la vida, acompañado de un leve aumento en los niveles de estrógeno.

Mientras que las mujeres experimentan los marcadores físicos cuando entran a la menopausia, en los hombres no hay un punto en específico cuando entran a la andropausia, la versión menos extrema del cambio de vida debido a la baja producción de hormonas. Los cambios relacionados usualmente causan problemas menores al principio y luego tienden a convertirse en más severos.

Estudios médicos llevados a cabo en Puget Sound Health Care System de la Administración de Veteranos de Seattle y por las universidades de Washington y Harvard muestran que la deficiencia de testosterona contribuye a reducir la masa muscular y ósea, agrandamiento de senos en el hombre, depresión, arterosclerosis, anemia y diabetes.

Primero, hágase una prueba

Las hormonas viajan por el torrente sanguíneo en formas unidas y sin unir (libre); solo las libres activan varias funciones del cuerpo. Cuando un médico evalúa a un hombre, por lo general, ordena exámenes de sangre para la testosterona total combinando las dos formas.

A menudo, los hombres mayores pueden mostrar un nivel normal de la testosterona total, pero tener un nivel bajo de la testosterona libre. Un examen de saliva ofrece claridad porque la saliva contiene hormonas libres. Los hombres de cincuenta años o más con testosterona libre baja que muestran signos de desequilibrio hormonal deben considerar suplementación natural, incluso aunque la testosterona total sea normal. Es mejor hacerse pruebas antes de comenzar un programa de requilibrio y volver a hacer exámenes luego de varios meses. El establecer un registro a través del tiempo le permite al hombre controlar y ajustar el progreso.

La ayuda hormonal comienza aquí

La adopción de medidas de apoyo en la elección de la nutrición y de estilos de vida puede hacer una gran diferencia.

Dieta. Es esencial una nutrición adecuada que abarque una gama completa de vitaminas y minerales.  Elimine la carne roja, el queso, la comida chatarra y las meriendas procesadas ya que aumentan los niveles de estrógeno. Los suplementos a base de hierbas como Tribulus (Tribulus terrestris), o abrojo; ginkgo (Ginkgo biloba), ginseng rojo coreano (Panex ginseng) y maca (Lepidium meyenii or Lepidium peruvianum) pueden ayudar a aumentar los niveles de testosterona, la libido o función eréctil. Algunos influyen en los niveles de testosterona directamente; otros ayudan a resaltar la función al proveer nutrientes de forma indirecta para mejorar la circulación y la salud sexual general.

“Cuando un hombre restablece sus niveles de testosterona de vuelta a su norma biológica—¡se siente como un hombre otra vez!”
~ Dr. Eugene R. Shippen


Control de peso. El exceso de grasa, en particular, alrededor del abdomen, almacena y produce estrógeno. El reducir el tejido adiposo puede ayudar a disminuir el estrógeno y aumentar la testosterona.

Exposición ambiental. Los perturbadores endocrinos, llamados xenoestrógenos, pueden imitar los efectos del estrógeno en el cuerpo del hombre debido a la exposición diaria a químicos industriales estrogénicos tóxicos. Estos aparecen de forma rutinaria en los petroquímicos, pesticidas, farmacéuticos, productos lácteos, carnes, alimentos enlatados, productos del cuidado personal y  plásticos. El bisfenol-A (BPA) en el forro de las latas de metal para alimentos es particularmente peligroso. Evite calentar alimentos en el microondas en envases plásticos, aunque estén etiquetados como seguros para microondas.

Investigue los medicamentos. El Dr. Eugene R. Shippen, coautor del libro The Testosterone Syndrome, señala que: “Altas dosis de estatinas, medicamentos utilizados para disminuir el colesterol, definitivamente bajan los niveles de testosterona y están altos en la lista de causas para la disfunción eréctil”.

Ejercicio. Las personas inactivas pierden hasta un 5 por ciento de su masa muscular total por década. El ejercicio ayuda en la disminución de niveles de estrógeno y aumenta los niveles de testosterona.

Suplementos de testosterona

Las incorrectas pasadas creencias de que la testosterona causaba cáncer de próstata hicieron que muchos médicos fueran reacios a recetarla. La última investigación científica muestra que un hombre saludable no aumenta su riesgo al aumentar su nivel de testosterona al nivel biológico normal para su edad. El Dr. Charles “Snuffy” Myers, renombrado oncólogo, investigador en cáncer de próstata y sobreviviente, declara que: “No hay absolutamente ningún indicio de que la testosterona en niveles altos se correlacione con el cáncer de próstata”. Él fundó el Instituto Americano para Enfermedades de la Próstata, cerca de Charlottesville, Virginia.

La crema de testosterona natural bioidéntica con etiqueta USP, para el estándar de la Farmacopea de los Estados Unidos, está disponible en farmacias de composiciones. Bioidéntica significa que la sustancia tiene la misma forma química como la que produce el cuerpo humano.

Visite iacprx.org para encontrar una farmacia de composiciones local para la formulación de la crema de testosterona, según recetada por un médico.


Otras formas de terapia de testosterona, incluidos las inyecciones bisemanales, parchos en la piel y pastillas, por lo general, emplean químicos sintéticos similares, pero idénticos, a la testosterona natural. Pero tales productos no son completamente reconocidos por el cuerpo humano. Hace como 15 años, el Dr. John R. Lee, autor de éxitos en venta y experto en el equilibrio hormonal, publicó su sorprendente conclusión de que las hormonas sintéticas pueden causar serios efectos secundarios, incluido un aumento en el riesgo de derrame cerebral, cáncer y daño al hígado. Sus hallazgos fueron luego confirmados por el estudio Women’s Health Initiative. Las inyecciones, parchos y pastillas someten al cuerpo a fluctuaciones no naturales. En contraste, las cremas para aplicar a la piel permiten la dosificación precisa, ya sea diaria o periódica, según recetada por un profesional de salud cualificado.

Algunos hombres, según envejecen, sienten los efectos acumulativos del declive de los niveles de testosterona y experimentan síntomas significativos, mientras que otros casi ni lo notan. El restaurar la testosterona a su nivel biológico puede ser gratificante. Recuerde que las hormonas son poderosas y un poco puede ser beneficioso. Más allá de una cantidad recetada, más no es mejor y podría revertir los beneficios.


James Occhiogrosso practica la medicina natural y es maestro en hierbas, se especializa en pruebas de hormonas en saliva y en el equilibrio de hormonas de forma natural para hombres y mujeres. Para una consulta telefónica, llame al  239-498-1547, o escriba al correo electrónico DrJim@HealthNaturallyToday.com o visite HealthNaturallyToday.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags