De viaje sin ganar peso

Cómo comer saludable cuando estamos fuera de casa



Las personas que cuidan su salud y su mente de manera sostenible saben cuán difícil puede ser comer bien cuando están de viaje. La mayoría de los restaurantes en las carreteras interestatales y aeropuertos ofrecen grandes porciones de alimentos procesados sin alma, carentes de la satisfacción que dan los alimentos integrales o los sabores regionales. Son un disparo rápido al cuerpo cargado de grasa, sodio y azúcar.

Pero todavía es posible encontrar alimentos saludables mientras viajamos; si planificamos un poco y con antelación podemos añadir diversión y emoción a la aventura. Cualquiera sea el modo de transportación, siga estas orejitas de experimentadas dietistas para sentirse en forma y feliz mientras está afuera, ya sea de negocios o placer.
 

Lleve comida: Regla número uno en la carretera

Una vez que nos ataca el hambre estamos más propensos a comer cualquier cosa que esté a nuestro alcance, así que para los viajes en automóvil, lleve una neverita con opciones saludables que no engorden. Para los viajes en avión, empaque meriendas no perecederas en el equipaje de mano.

Diana Dyer, dietista radicada en Ann Arbor, Michigan, y agricultora orgánica, ha viajado miles de millas y hablado sobre “los alimentos como medicina”.  Su secreto: “Llevo conmigo frutas y vegetales secos, barras de granola, nueces y mantequilla de maní, todos orgánicos”. Antes de llegar a su hotel, le pide al taxista que la lleve a una cooperativa local de alimentos para escoger frutas, jugos y yogur orgánico y fresco. Dyer es firme sobre los alimentos orgánicos, no importa dónde ella vaya, porque no quiere consumir hormonas, antibióticos ni residuos agrícolas químicos, muchos de los que contribuyen a ganar peso, en especial en combinación con las dietas occidentes altas en grasas.

Dyer rechaza también los desayunos bufés en el hotel, que por lo general ofrecen opciones altamente procesadas y bajas en fibra. En cambio, ella lleva su propia avena orgánica, frutas secas y té verde. Entonces, todo lo que necesita es agua caliente para tener un desayuno fortificante, que satisface y a la vez es saludable. Los cuartos de hotel con sus pequeños refrigeradores hacen posible que se puedan guardar alimentos perecederos. Si no hay uno, utilice el cubo de hielo para mantener la leche, yogur y quesos a una temperatura segura.

Cuando se está de viaje con los niños, una neverita portátil le ahorrará dinero y tiempo, además le proveerá la oportunidad de hacer un picnic rápido y sabroso para energizar a los cansados viajeros hambrientos. Recuerde llevar platos, cubiertos, servilletas, vasos y una manta o mantel.

Las áreas de descanso en las carreteras y los parques comunitarios ofrecen acceso gratuito a mesas para hacer picnics, baños limpios y lugares para estirarse (léase: quemar calorías) y esparcirse. Además, el entretenimiento de la Madre Naturaleza seguro es mejor que un lugar de juego en un restaurante de comida rápida, plástico y sucio.

Cuando es el momento de reabastecerse, pida direcciones para llegar al supermercado más cercano o cooperativa de alimentos, tiendas de alimentos naturales o mercados agrícolas.  Muchos están localizados cerca de las principales autopistas.

Busque alimentos frescos de granjas, comidas regionales y étnicas

Para encontrar vegetales, verduras y frutas frescas mientras viaja por carretera, deténgase en lugares de orientación para visitantes para pedir mapas gratis y guías a lugares de venta de productos agrícolas para disfrutar de los sabores locales y saludables.

Antes de salir a la carretera, KC Wright, dietista radicada en Lebanon, New Hampshire, se conecta para cotejar en Internet los lugares de los departamentos de agricultura de los estados que va a visitar. Busca mercados de agricultores y programas de restaurantes saludables.

Otra opción es cotejar el calendario de eventos de la ciudad de destino para los festivales regionales y de alimentos étnicos. La comida no necesariamente va a ser baja en calorías, pero será alta en el factor diversión. Comparta las porciones grandes con los compañeros de viaje para tener lo mejor de todos los mundos.

 Revalúe los restaurantes y el alojamiento

La dietista Nicole Miller, de Raleigh, Carolina del Norte, escoge lugares de vacacionar para rentar en lugar de hoteles de forma que tenga acceso a una cocina. Poder prepararse algunos de sus alimentos le ahorra dinero y corta las calorías.

Tenga cuidado con los bufés que anuncian coma todo lo pueda; casi le garantizan comer en exceso. Además, esté preparado para compartir los platos principales en la mayoría de los restaurantes u ordene dos ítems de menú de aperitivos. Pregunte sobre ítems en el menú que sean locales e indague sobre cómo se preparan los alimentos. Pida que le sirvan aparte las salsas, aderezos y similares para controlar las calorías extras.

El tener acceso al Internet o un teléfono inteligente hace más fácil localizar restaurantes de comida saludable (al igual que preguntar por los mercados agrícolas). Dawn Brighid, administradora del proyecto para Sustainable Table, dice: “Aplicaciones  gratis como Yelp’s Menupages pueden ser de mucha ayuda”. Ella recomienda filtrar las búsquedas utilizando la palabra “healthy”.

Piense en el ejercicio y la hidratación

Muchos hoteles tienen gimnasios y piscinas, pero además, pida un mapa para caminar y explorar el área y ver lugares interesantes a pie. Los parques estatales y nacionales proveen senderos escénicos y vigorizantes. Lleve consigo meriendas saludables y agua.

Observe que, a menudo, las personas confunden el hambre con la sed, y es fácil deshidratarse cuando se viaja. Mantenga una botella que pueda volver a llenar para refrescarse y energizarse.

¡Que vivan los viajes divertidos, seguros y saludables!


Melinda Hemmelgarn, también conocida como "Food Sleuth", es dietista certificada y escritora premiada, auspicia un programa de radio en kopn.org, en Columbia, MO. Ella ayudó a crear F.A.R.M.: Food, Art, Revolution Media para apoyar a los agricultores orgánicos (Enduring-Image.blogspot.com). Puede comunicarse con ella en FoodSleuth@gmail.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags