Solo toma cinco pasos

Una guía para hombres para mantenerse con vitalidad y saludables



Los antiguos profetas entendieron la sabiduría de vivir por el dicho que reza: “Comer, beber y ser feliz”, el que todavía tiene vigencia. Los expertos de la salud de hoy añaden algo más: “a moverse” y “a visitar a su médico al menos una vez al año”.

El adoptar estos hábitos cortos y fáciles y llevarlos como principios guías puede ser la clave para una vida más saludable y feliz, y añadir más años para lograr la lista de cosas que quiere alcanzar. Las buenas noticias sobre la longevidad masculina son que mucho de esto está bajo nuestro control.

El Dr. Robert Butler, gerontólogo, psiquiatra y autor del libro The Longevity Prescription: The 8 Proven Keys to a Long, Healthy Life, recibió un Premio Pulitzer por su trabajo sobre el envejecimiento; fue fundador del Instituto Nacional sobre Envejecimiento de los Institutos Nacionales de Salud, además de haber comenzado el primer departamento de geriatría en la Escuela de Medicina Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. A principio de sus 80 años, Butler caminaba con regularidad por el Central Park antes de trabajar sus 60 horas semanales haciendo el trabajo que amaba como director del International Longevity Center–USA (ilcusa.org).

Butler sostuvo que los genes son responsables solo de un 25 por ciento de nuestra salud individual y dijo: “Nuestro ambiente y comportamientos personales son responsables del resto”. Para él, las cosas sencillas como un abrazo y la risa son los que añaden placer y años a la vida. Claro está, el aprender algo nuevo ayuda al cerebro a mantenerse activo. Butler vivió la esencia de estar activo hasta su fallecimiento hace un año a la edad de 83 años.

Una receta sencilla

Entonces, ¿a qué se enfrentan los hombres hoy? Según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (cdc.gov), las causas principales de muerte en los hombres son: las enfermedades del corazón, derrame cerebral, diabetes, suicidio, cáncer (en especial el de próstata), lesiones, enfermedades respiratorias crónicas, enfermedad renal, pulmonía y Alzheimer. Pero los hombres pueden adoptar un enfoque preventivo para estas condiciones. Aquí les presentamos cinco formas proactivas y divertidas que funcionan:

Comer. El simple acto de todos los días comer saludablemente puede tener, a largo plazo, beneficios holísticos, no solo para la salud en general y manejo de peso, sino para prevenir el cáncer de próstata. En el 2010, casi 218,000 hombres en los Estados Unidos fueron diagnosticados con cáncer de próstata, altamente curable cuando se diagnostica en sus etapas tempranas, según la Sociedad Americana del Cáncer. ¿Pero por qué no comer bien para prevenir que las células cancerosas potenciales se conviertan en un problema más grande?

“Todos tenemos cánceres microscópicos creciendo todo el tiempo en nuestros cuerpos”, dice el Dr. William Li, fundador y director del The Angiogenesis Foundation, en Cambridge, Massachusetts (angio.org y de la página de fácil navegación EatToDefeat.org). La angiogénesis es el proceso que utiliza nuestro cuerpo para el crecimiento de vasos sanguíneos, dice él, un proceso natural que a veces es secuestrado por las células cancerosas. “Un tumor microscópico puede crecer hasta 16,000 veces su tamaño original en tan solo dos semanas”, explica Li, “pero la investigación nueva y de vanguardia de The Angiogenesis Foundation propone que se puede detener el cáncer antes de que comience a crecer”. Li llama a esto un nuevo enfoque preventivo “antiangiogénesis.”

“Muchos alimentos comunes contienen moléculas que pueden suprimir el cáncer”, dice Li. “La antiangiogénesis estimula esto. Al cambiar nuestra manera de comer, podemos cambiar el ambiente interno, por lo tanto, quitándoles  a las células cancerosas la oportunidad de crecer y multiplicarse”.

Li y sus colegas continúan dando seguimiento a los resultados de otros estudios mientras prosiguen con su propia investigación mostrando los efectos positivos de ciertos alimentos en disminuir o prevenir el crecimiento y propagación de células cancerosas. Un estudio fundamental publicado en el Journal of The National Cancer Institute en el 2002, estableció el vínculo entre comer productos de tomate cocido y un menor riesgo de contraer cáncer de próstata. “Los tomates cocidos…tienen más propiedades para combatir el cáncer que los tomates crudos”, dice Li. “Ambos contienen la molécula licopeno, pero el calentamiento del tomate cambia su estructura química y permite que los beneficios estén más disponibles para el cuerpo. Se deben comer de dos a tres servicios  [½ taza] de tomates cocidos a la semana”.

The Angiogenesis Foundation provee una lista base de 40 alimentos naturales con propiedades para prevenir el cáncer. Los nuevos alimentos son añadidos a la lista debido a que sus beneficios han sido probados mediante la investigación. Las nuevas adiciones para combatir el cáncer de próstata—los quesos emmental, Jarlsburg y gouda— son ricos en vitamina K2.

Beber.  Según los investigadores en The Angiogenesis Foundation hay que consumir bebidas de jengibre fresco, té verde y otras mezclas de tés de hierbas que incluyan ginseng, lavanda y raíz de regaliz para hidratar el cuerpo y prevenir la enfermedad. Una o dos copas de vino tinto, que contiene el compuesto resveratrol que ayuda a combatir el cáncer y tiene propiedades antiinflamatorias, puede ser bueno para los hombres. “Mi consejo propio a los hombres es un trago al día”, aconseja Butler. “Mientras más entrado en años, más fuerte el impacto del alcohol. Pero en moderación, el alcohol no solo tiene un efecto relajador sino también puede elevar los niveles del colesterol bueno.

El mantenerse bien hidratado tomando agua, también ayuda a los riñones a filtrar y eliminar impurezas y mantener la piel lozana.

Ser feliz. Los detalles que vienen con ser una persona social son buenos para la salud de todo el mundo. Según Butler, un simple toque, como sostener las manos y abrazar a los seres amados, trabajan en bajar la presión arterial. Reírse con los amigos ayuda a mantener los vasos sanguíneos fuera de daño, y así mantener el corazón trabajando más eficientemente. El poder ver la belleza de nuestros alrededores añade placer a la vida y nos ayuda a estar de buen ánimo.

El involucrarnos en relaciones íntimas, amorosas y románticas y mantenerse en contacto con muchos amigos, no solo aumenta la calidad de vida de los hombres, sino que también ayuda a combatir la depresión y la enfermedad cardiaca, sugiere el Dr. Mehmet Oz, profesor de cirugía cardiaca en Columbia University y fundador del Programa de Medicina Complementaria en el New York-Presbyterian Hospital. Anteriormente, fue invitado al The Oprah Winfrey Show, antes de ser anfitrión de The Dr. Oz Show.

Según el Dr. Oz, “Mientras más sexo tenga—tomando en consideración que sea sexo seguro y con una pareja mutuamente monógama—más saludable será. Los hombres que tienen sexo una vez al mes están dos veces en riesgo de ataque cardiaco y enfermedad coronaria, a diferencia de los hombres que tienen sexo dos veces a la semana”.

El complementar tal saludable excitación y establecer una práctica diaria de meditación también ayuda a los hombres a mantenerse calmados, energéticos, positivos y más sintonizados con su propia sabiduría interior, dice Donna Cardillo, enfermera graduada que aconseja a profesionales del cuidado de la salud en el Gannett Healthcare Group. “Los estudios también han demostrado que la meditación regular puede bajar la presión arterial, mejorar el sistema inmunitario, mejorar la respuesta del cuerpo al estrés e incluso los patrones del sueño”.

Otra forma de ser y mantenerse feliz, sugiere Cardillo, es tomar parte en algún tipo de trabajo voluntario. “El voluntariado ha sido promocionado por mucho tiempo como una gran forma de retribuir y hacer una contribución positiva al mundo”, afirma ella. “Mientras que todo esto es cierto, numerosos estudios, incluyendo el reciente ‘Do Good Live Well Study’ por  United Healthcare, han demostrado que las personas que hacen trabajo voluntario por dos o más horas a la semana presentan tasas más bajas de depresión y enfermedad del corazón, viven vidas más felices y plenas, tienen mayor autoestima y mejor funcionalidad, en especial los adultos mayores.

Moverse. Butler promovió el ejercicio moderado para ayudar a mejorar la función cardiovascular y el estado de ánimo, además de mantener a los hombres en buena forma por más tiempo; sus conclusiones son apoyadas por los estudios llevados a cabo en Erasmus M.C. University Medical Center en Rotterdam, los Países Bajos. Él encontró que: “Una de las discapacidades más temibles de la edad avanzada, a parte de la demencia, es la fragilidad”. ¿Su receta? Mantener los músculos de los muslos fuertes, que son los que usamos cuando nos levantamos de una silla o la cama,  hay que hacer sentadillas o ‘squats’ todos los días.

Yoshiro Hatano, Ph.D., popularizó el uso de los podómetros y el programa de 10,000 pasos al día en Japón que también se propagó por los Estados Unidos. Llevar consigo un pequeño contador es una manera sencilla de llevar la cuenta de la cantidad de pasos que damos al día. Este tipo de dispositivo de monitoreo indica cuán activo o inactivo estamos realmente, lo que puede ser una sorpresa. Hatano y sus investigadores encontraron que la mayoría de las personas dan de 3,500 a 5,000 pasos diarios. Si elevamos ese número a 10,000 pasos al día, se pueden quemar calorías, promover una mejor función del corazón y mantener el peso bajo control.

Hacerse un chequeo. Los exámenes físicos anuales son más importantes que cambiarle el aceite al auto con regularidad, pero los hombres tienen más probabilidad de pasar por alto la vista a su médico, según una encuesta reciente de Louis Harris y Asociados. Una tendencia creciente entre los centros de salud trabaja con esta preocupación, al ofrecer a los hombres un chequeo y pruebas en una sola vista.

Esta es la manera: los hombres que no están interesados en pasar un día de compras seguro que no querrán pasarse un día de citas para ir eliminando de la lista las evaluaciones de salud sencillas. Por lo tanto, los programas de salud especiales—tomados como modelo de programas de evaluación de salud para ejecutivos, antes accesibles solo en destinos como la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, o la Clínica Greenbier, White Sulphur Springs, West Virginia—están surgiendo en hospitales locales de costa a costa.

 Como parte del programa de salud para hombres del  Shawnee Mission Medical Center, sirviendo el área de Kansas City, por ejemplo, los doctores enfatizan en mantener “una ejecución óptima” versus “déjeme ver qué está mal con usted”. Antes de una cita, los pacientes visitan un laboratorio para pruebas, para que todos los resultados estén listos cuando visiten al doctor. Entonces, el día de la cita, se les hacen otras pruebas adicionales, de ser necesario, para que el tiempo que los hombres pasen con el médico sea usado de una forma más efectiva.

 Este enfoque de atención personalizada de ‘todo en una sola visita’ puede proveer planificación de salud estratégica  sencilla—dieta, ejercicios y metas de estilos de vida para lograr que el próximo año los hombres se mantengan aquí y saludables.


Judith Fertig es escritora independiente en Overland Park, KS; véase AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com. Ella entrevistó al Dr. Robert Butler antes de fallecer.

 

Póngase en movimiento: Cinco razones para ejercitarse

por Judith Fertig

La investigación llegó. Salirse del sofá y alejarse del televisor, el vídeo y la pantalla de la computadora, paga de muchas maneras.

Ayuda a mantener un peso saludable: Todos sabemos que mientras más activos estamos, quemamos mayor cantidad de calorías y nuestro peso mantiene un número saludable cuando nos pesamos.

Mejora la función cerebral: “El descenso que experimenta el cerebro tarde en la vida no es inevitable; puede ser evitado por cosas como el ejercitarse con regularidad”, asegura el Dr. Eric Larson, del Group Health Research Institute, en Seattle. Larson y su equipo de trabajo publicaron un estudio importante en la revista Annals of Internal Medicine, demostrando que los adultos mayores que se ejercitan al menos tres veces en semana tenían 38 por ciento menos de probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. La teoría es que el ejercicio no solo aumenta el flujo de oxígeno hacia el cerebro, sino que podría reducir la anomalía conocida como placa del cerebro que ha sido asociada con el Alzheimer.

Ayuda a prevenir la diabetes: Un estudio publicado en The New England Journal of Medicine encontró que el ejercicio moderado llevó a un 50 a 60 por ciento de reducción el riesgo de desarrollar diabetes y retrasó la aparición de la diabetes Tipo 2 entre aquellos que ya estaban en alto riesgo.

Disminuye la presión arterial: Luego de revisar 15 estudios sobre el ejercicio y la presión arterial alta, el Colegio Americano de Medicina Deportiva concluyó que el ejercicio moderado disminuye la presión arterial en aproximadamente un 75 por ciento en personas con hipertensión.

Estar en movimiento: La buena noticia es que el ejercicio—en especial entrenamiento corto, con arranques de intensidad en circuito o intervalos—ayuda a mantener y a desarrollar músculos, fortaleza y resistencia, según un estudio reciente publicado en British Journal of Sports Medicine.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags