Jugar juntos, permanecer juntos




Un nuevo estudio ha confirmado un viejo dicho: Una familia que juega unida, se mantiene unida. Según los investigadores de las universidades de Canadá, Concordia y Wilfrid Laurier, el tiempo de ocio compartido es vital en la formación de lazos que pueden unir generaciones.

“El tiempo de ocio les permite a los nietos y sus abuelos establecer intereses comunes que a cambio les permite desarrollar fuertes relaciones entre generaciones”, explica Shannon Hebblethwaite, profesora en Concordia. Los abuelos usan a menudo las reuniones como oportunidades para compartir historias familiares, experiencias personales y lecciones de vida, enseñan, sirven de mentores y pasan los valores, tradiciones y legados familiares.

El estudio se monta sobre la investigación previa que encontró cómo las conexiones saludables entre generaciones ayudan a los abuelos a envejecer mejor y exhibir sentimientos más positivos sobre la vida. La cohesión familiar también tiende a agudizar en los jóvenes el sentido de empatía hacia los adultos.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags