Alimentos beneficiosos para nuestros folículos



A pesar de que la pérdida de pelo no es algo que atenta contra la vida, es una condición que amerita nuestra atención, ya que podría disminuir la autoestima de un hombre o una mujer y afectar negativamente cómo él o ella enfrentan el mundo.

Los expertos en cabello estiman que las personas normalmente tienen alrededor de un máximo de 100,000 pelos individuales en sus cabezas. Aproximadamente el 90 por ciento están en una fase de crecimiento, mientras que el otro 10 por ciento “descansa”. Luego de crecer por dos o tres meses, el pelo se cae y comienza el ciclo de crecimiento del folículo, o la raíz del pelo, y todo comienza otra vez. Una persona promedio muda alrededor de 100 pelos al día.

Sin embargo, bajo ciertas condiciones, el ciclo normal puede interrumpirse. La fase de descanso, o telógeno, puede durar más, con más caída y menos crecimiento de cabello nuevo. Alguna pérdida de cabello puede estar asociada con la respuesta de mente y cuerpo a la cirugía, nuevos medicamentos, problemas de tiroides, trauma o una dieta altamente restrictiva. La pérdida de cabello puede ser un efecto de patrones masculinos heredados o de disminución por edad. En otras instancias, la causa puede ser una mala nutrición, según confirma la investigación de la Academia Americana de Dermatología.

Comience con la nutrición

“El primer paso en diagnosticar una posible causa para pérdida de pelo es cotejar la nutrición”, dice el Dr. William Rassman, galardonado pionero en restauración de cabello, fundador del New Hair Institute, en Los Ángeles, editor de BaldingBlog.com y coautor del libro Hair Loss and Replacement for Dummies.

Otros expertos coinciden que incluir ciertos nutrientes claves en nuestra dieta puede ayudar a prevenir, e incluso revertir, cierta de pérdida de pelo. “Los mismos alimentos que son buenos para su cuerpo y para la salud en general son buenos para el pelo, incluidos los alimentos altos en proteína y bajos en carbohidratos, con un contenido de grasa reducido”, dice el Dr. Michael Reed, dermatólogo en el Centro Médico Lagone de la Universidad de Nueva York (NYU), en la ciudad de Nueva York (MichaelLorinReed.com).

Orejitas claves sobre nutrición

Por lo general, una dieta que ayuda tanto al cuero cabelludo como a la salud del pelo es rica en proteína, vitamina A, complejo B y C, minerales como hierro y zinc y ácidos grasos omega-3.

Vitamina A: Se encuentra en los vegetales de hoja verde como la acelga y la espinaca, al igual que en las zanahorias. Ayuda al cuero cabelludo a producir sebo, el acondicionador natural del pelo.

Vitamina B12: “La necesidad de vitamina B12 es bien baja”, dice Reed Mangels, dietista certificada y vegana, “pero se necesita para la división celular y la formación de sangre”.  Alimentos como huevos orgánicos, carne de aves criadas fuera del corral y carnes rojas de animales alimentados con pasto son buenas fuentes;  fuentes vegetarianas y veganas incluyen la levadura nutricional (hojuelas amarillas secas o en polvo, con un sabor parecido al queso), leche de soya o de arroz fortificada con B12 y cereales fortificados para el desayuno.

Hierro: Samantha Heller, dietista  y nutricionista en el Centro Médico de NYU, advierte a las mujeres sobre la deficiencia potencial de hierro que a menudo ocurre durante los años reproductivos, lo que puede llevar a padecer de anemia o tener una reducción en los glóbulos rojos que con frecuencia es una causa no diagnosticada de pérdida de pelo. Alimentos como el brócoli y la levadura de cerveza ayudan a aumentar los niveles de hierro.

Ácidos grasos omega-3: “Los ácidos grasos omega-3 son importantes para una salud general del cuerpo y la piel, y eso incluye el cuero cabelludo.”, dice Heller, autora de Get Smart: Samantha Heller’s Nutrition Prescription for Boosting Brain Power and Optimizing Total Body Health. “Muchos estadounidenses no están ingiriendo suficiente omega-3 en sus dietas”. Estos ácidos grasos esenciales se encuentran fácilmente en la linaza, leche de cáñamo y semillas, nueces, soya, aceite de canola y pescado.

Proteína: La proteína ayuda al cuerpo a desarrollar muchos tipos de células, incluidas las del pelo. Las lentejas y las habichuelas rojas proveen una cantidad saludable de proteína, además de hierro y biotina, la que ayuda al pelo y uñas a mantenerse fuertes y saludables, dice Andrea Giancolia, dietista y portavoz de la Asociación Americana de Dietética.

Zinc: La deficiencia de zinc puede llevar una inusual mayor pérdida de pelo, observa Dawn Jackson Blatner, dietista certificada con base en Chicago. El zinc se encuentra en todos los tipos de granos, carnes, granos integrales y nueces (walnuts).

“Aunque comer saludable siempre es beneficioso, de por sí, eso solo no podría prevenir o detener los tipos de pérdida de pelo por razones genéticas, hormonales o relacionadas con la edad”, advierte Rassman. Su práctica ha confirmado que muchas veces la genética es parte del patrón de pérdida de cabello en el hombre, la que algunas veces puede comenzar en la adolescencia. Si la nutrición ha sido descartada como la causa principal, se sugiere que visite a un especialista en pérdida de cabello para ver posibles alternativas.


Judith Fertig es escritora independiente en Overland Park, KS; vea AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags