Prevención de cáncer en una especia




Este año, un estimado de 52,610 personas (38,380 hombres y 14,230 mujeres) desarrollarán cáncer en la cabeza y el cuello, conducente a un estimado de 11,500 muertes (o poco menos del 22 por ciento), según las estadísticas adaptadas de la publicación de la Sociedad Americana del Cáncer, Cancer Facts & Figures 2012. Puede que haya una esperanza en una especia antigua.

Un estudio piloto llevado a cabo por el Centro Integral de Cáncer Jonsson en la Universidad de   California, Los Ángeles, ha demostrado que comer curcumina, el componente principal de la cúrcuma, trabaja para suprimir la vía de señalización celular que estimula el crecimiento de tumores en la cabeza y el cuello. Más aún, la curcumina reduce las citoquinas proinflamatorias  (proteínas reguladoras de forma natural) dentro de la saliva.

La cúrcuma es ampliamente utilizada en la cocina de Sur América y Medio Oriente (por ejemplo, el curry), valorada por mucho tiempo por sus propiedades antiinflamatorias. En India, las mujeres la han utilizado por siglos como un agente antienvejecimiento al frotársela en la piel, como cataplasma para promover la sanación de heridas y como tratamiento para los dolores menstruales.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags