Practique el juego interior

Calme la mente para aprender, sobresalir y divertirse



El desempeño es equivalente a potencial, menos interferencia. Esta es la fórmula ganadora fácil de recordar que Tim Gallwey explica en su libro, The Inner Game of Tennis. Para mejorar el desempeño de cualquier jugador, recomienda aumentar el potencial personal o reducir la interferencia, o ambos.  

“Ya sea en el campo del deporte, el trabajo o la creatividad, todos tenemos momentos en que nuestras acciones fluyen sin esfuerzo, con cierto tipo de excelencia”, observa. “Esto se conoce como estar “dentro de la zona”, cuando la autointerferencia es mínima y la mente está calmada y enfocada”.  

Gallwey descubrió cómo promover este valioso estado emocional cuando trabajó como maestro de tenis en Seaside, California, durante una sabática de su carrera en el campo de la enseñanza superior. En medio de una clase de tenis, tuvo una revelación sobre su estilo de enseñanza y se dio cuenta de que muchas de sus sugerencias estaban siendo incorporadas en la mente de sus estudiantes, lo que llamó un “diálogo interior de orden y control”, que interfería significativamente con la capacidad de sus estudiantes de aprender y lograr un mejor desempeño. 

“Cuando lo discutí con mis estudiantes, me di cuenta de que la mayoría de sus pensamientos mientras jugaban interferían con su verdadero foco de atención. Esto provocó que buscara formas de ayudar a los jugadores a calmar la mente, al igual que concentrarse en la observación directa y objetiva de la bola, el cuerpo y la posición de la raqueta de forma tal que mejorara el aprendizaje, el desempeño y el disfrute del proceso”, indica Gallwey.

Desde entonces, ha basado sus ideas prácticas relacionadas con la enseñanza en la percepción, la concentración, la erradicación de los malos hábitos y la autoconfianza usando el pensamiento Zen y la psicología humanística. Ofrece una explicación sencilla para este concepto de juego interior.   

“Cada juego está compuesto de dos partes. El Ser 1, la mente del ego, es el que juega el juego exterior contra los oponentes, está repleto de consejos contradictorios y está relacionado con las recompensas y metas externas. El juego interior se juega en la mente del jugador, cuyos obstáculos principales son la duda y la ansiedad”, explica  Gallwey. El Ser 1 está repleto de autocrítica y temor, miedo de verse como un tonto o de equivocarse, al igual que lapsos en la concentración. El Ser 1es contraproducente y afecta negativamente el desempeño externo.  

“El Ser 2, por otra parte, es la capacidad natural del jugador, el que realiza el movimiento real de los músculos para darle a la bola. Nuestro mejor esfuerzo requiere calmar el Ser 1 y dejar que el Ser 2, al que le gustan las imágenes y las ideas, haga lo que sabe hacer”.

Como muchos jugadores saben, el enfoque mental correcto es tan importante como golpear bien la bola en el tenis; es esencial para vencer la inseguridad, el nerviosismo, la ansiedad, los hábitos negativos de juego y la pérdida de concentración. Gallwey ofrece el ejemplo de un jugador que no está dándole a la bola con el centro de la raqueta.  

“El jugador profesional de tenis común analizará las razones mecánicas para conocer el porqué”, indica, “tales como no poder llegar a la bola, no verla o darle muy tarde. Un instructor interno del juego “observa” dónde la bola golpea la raqueta y hace sugerencias. El cuerpo hace sus propios ajustes para darle a la bola con el centro de la raqueta sin tratar de digerir las instrucciones, sencillamente porque se siente y funciona mejor”.

Gallwey lo compara con el proceso natural de aprendizaje que los niños usan antes de que se atrofie con los “debes” y “no debes” de los adultos. Señala, además, que no es sabio tratar de acallar la mente diciéndole que se calle, criticándola o combatiéndola. “Un buen primer paso es concentrarse solo en los aspectos necesarios para lograr la tarea presente”, aconseja.  

Joe Dyser, un maestro profesional de tenis en la comunidad residencial de Sterling Oaks, en Naples, Florida, ha adoptado y compartido los principios del juego interno de Gallwey, además de los comentarios de fuentes complementarias como Breath by Breath, de Larry Rosenberg y Chop Wood Carry Water, de Rick Fields, y de la práctica de yoga, la meditación y la respiración.

“Tuve que desarrollar un método regular de práctica que me ayudó a acallar mi Ser interior 1”, señala Dyser. “Cuando juego desde mi juego interior, me salgo del camino y dejo que la mejor parte de mi juego se manifieste. Me siento más como un observador, la bola se ve más grande, mis pies son más livianos en la cancha, me muevo más rápido y me siento lleno de energía al finalizar el juego, en vez de agotado”.  

Observar el comportamiento sin juzgar, sin analizar si es negativo o positivo, bueno o malo, es la clave. “Los hábitos cambian una vez creas conciencia de estos”, concluye Gallwey.


Linda Sechrist es escritora sénior para las revistas Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags