Entretenimiento al aire libre

Alimentos divertidos para disfrutar en el patio o en un picnic



El verano es la temporada alta para reuniones al aire libre, para celebrar el buen tiempo y aprovechar al máximo la luz natural. Cuando se trata de entretenimiento al aire libre, lo simple por lo general es mejor. Cocinar en el patio y hacer picnics pide comidas sabrosas, alimentos livianos y nada que sea muy complicado.

En la mayoría de las regiones de los Estados Unidos, el verano trae una abundancia de productos frescos acabados de recoger para elaborar platos deliciosos. El mantener solo unos pocos productos básicos a mano como: aceite de oliva prensado en frío, ajos, hierbas frescas y limones, sal marina y pimienta recién molida, el cocinero o la cocinera siempre estará preparado para hacer una comida deliciosa y libre de problemas. Las opciones van desde alimentos a la parrilla hasta marinados y ensaladas fáciles que les da tiempo a los anfitriones de disfrutar de los invitados y la compañía. Completa la oferta con brochetas de trozos de frutas maduras y frescas para postre—una alternativa saludable diferente a los postres complicados o comprados.

Es fácil la creación de un ambiente divertido y festivo para las reuniones en el patio, sin un montón de fanfarria. Ponga guirnaldas de luces y use velas votivas de cera natural colocadas en envases vacíos de jaleas para protegerlas del viento. Para alejar los mosquitos y, por lo general, mantener los insectos a raya, rodee la zona del patio con velas de citronela o incienso. Las fogatas siempre hacen que las reuniones al aire libre sean más especiales, además son un centro de atención fascinantes y calientan la noche cuando la temperatura baja.

Para mantener el servicio y la limpieza fácil, utilice productos desechables ecológicos. Busque platos hechos de contenido reciclado o bagazo (proveniente de la fibra de la caña), cubiertos biodegradables, plástico a base de plantas y servilletas de papel reciclado. Ofrezca a los invitados acceso instantáneo a cubos de compostaje, basura y reciclaje o bolsas para llevarse los sobrantes.

¡Feliz verano!


Renée Loux es chef de productos orgánicos, experto en materias ecológicas y personalidad en los medios. Entre sus libros se encuentran Easy Green Living y The Balanced Plate. Visite ReneeLoux.com.

 

Setas Portobello con quinoa, tomates y hierbas

Rinde 6 servicios

El asar setas le resalta su sabor. Rellenas de quinoa rica en proteína hace que este plato sea lo suficientemente satisfactorio como para ser servido como plato principal. 

6 setas Portobello, sin tallos ni branquias
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de vinagre balsámico
½ cucharadita de tomillo seco

Sal marina
1 cucharada de aceite de oliva
3 cebollines, picados
1 diente de ajo grande, picado
¾ taza de quinoa sin cocinar
1½ tazas de agua
1 cubito de caldo de vegetales
2 tomates medianos, cortados en cubitos de ½ pulgada
2 cucharadas de hierbas picadas—albahaca, perejil y/o menta
Sal marina y pimienta fresca molida a gusto

1. Precaliente la parrilla a fuego mediano-alto.

2. Bata el aceite de oliva, el vinagre balsámico y el tomillo. Con una brocha, unte la mezcla a las setas limpias y espolvoree con sal. Deje reposar de 20 a 30 minutos.

3. Ase por cada lado hasta que aparezcan las marcas de la parrilla, alrededor de 4 minutos por lado. O ase las setas bajo la opción de asar del horno hasta que estén jugosas, alrededor de 10 minutos (opcional).

4. En una sartén con una tapa firme, caliente el aceite de oliva en un calor mediano y saltee el ajo y los cebollines con una pizca de sal y pimienta hasta que esté fragante, alrededor de un 1 minuto. Añada la quinoa, el agua y el cubito de caldo. Suba el fuego, cubra y traiga a un punto ebullición. Revuelva una vez y reduzca a fuego lento 20 minutos o hasta que todo el líquido se haya absorbido. Remueva del fuego y deje reposar por 10 minutos.

5. Separe la quinoa con un tenedor. Integre los tomates y las hierbas. Sazone a gusto con sal y pimienta.

6. Coloque las setas con la tapa hacia abajo en plato de servir. Llene la cavidad de la seta con la mezcla de quinoa. Sirva caliente o a temperatura de ambiente.

Ensalada mediterránea de sandía con tomates, pepinillos, aguacate y aceitunas

Rinde de 4-6 servicios

Este plato representa el cenit del verano cuando la sandía y los tomates están en su apogeo.  Pareado con refrescantes pepinillos, aguacate como mantequilla, ricas aceitunas y sabrosas hierbas, esta mezcla de sabores y texturas es un perfecto acompañamiento para cualquier fiesta en el patio o picnic.

3 tomates medianos, sin corazón y picado en piezas de ¾ de pulgada
1 taza sandía, cortada en cubos de ¾ de pulgada
1 pepinillo, pelado, sin semilla y cortado en cubos de ¾ de pulgada
1 aguacate, cortado en la mitad, sin semilla y cortado en cubos de ¾ pulgada
½ taza de aceitunas verdes sin semilla, picadas (se recomiendan aceitunas Castelevetrano)
1 cucharada de albahaca picada
1 cucharada de menta picada
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de vinagre balsámico blanco o vinagre de champagne
Sal marina y pimienta fresca molida a gusto

1. En un recipiente grande, coloque los tomates, la sandía, el pepinillo, el aguacate, las aceitunas, la albahaca y la menta. Revuelva suavemente.

2. En un recipiente pequeño, mezcle el aceite de oliva, el vinagre, una pizca de sal y pimienta.  Vierta sobre la mezcla del tomate y la sandía y revuelva suavemente. Sazone a gusto con más sal y pimienta. Sirva inmediatamente.

Limonada de fresa y miel

Rinde de 4 a 6 porciones

Esta limonada endulzada con miel toma su color de las fresas frescas para un balance perfecto entre sabor y el disfrute de saciar la sed.

1 pinta de fresas, lavadas, recortadas y cortadas por la mitad
1 taza de jugo de limón fresco (alrededor de 4 limones)
⅔ taza de miel
½ taza de agua tibia
5 tazas de agua fría

1. En una licuadora, coloque las fresas y ¼ taza de jugo de limón, mezcle hasta que esté suave. Vierta a través de un colador fino y presione con el dorso de una cuchara o vierta un colador forrado con estopilla para extraer la mayor cantidad de líquido posible. Descarte la pulpa.

2. En un jarro, mezcle la miel con el agua caliente y revuelva hasta que se disuelva la miel. Añada el jugo de fresa, el remanente del jugo de limón y el agua fría. Mezcle bien y sirva sobre hielo.


Recetas tomadas del libro The Balanced Plate y Living Cuisine, por Renée Loux, y ReneeLoux.com; la limonada cortesía de Beth Bader, coautora de The Cleaner Plate Club.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags