El último minimalista

Cinco poderosas lecciones de Gandhi



“Usted puede tener la ocasión de poseer o usar las cosas materiales, pero el secreto de la vida reside en nunca echarlas de menos”.
~ Gandhi

 

Mohandas Gandhi, líder político y espiritual, practicó la total simplicidad y el minimalismo, dejándonos un legado admirable de cómo vivir. Nacido de una familia acomodada, disfrutó de una educación privilegiada y estudió derecho en University College, Londres, Inglaterra. Cuando partió de la Tierra, tenía menos de diez posesiones.

En contraste, muchos de nosotros tenemos la tendencia de gastar mucho tiempo y energía acumulando y cuidando las posesiones; al tener menos, la vida se convierte en una más simple. Podemos comenzar con las sugerencias del autor Dave Bruno en su libro The 100 Thing Challenge y comenzar a cortar a lo básico mediante el reciclaje, rehusarse a recibir más cosas y regalar o vender las posesiones no deseadas.

Acumule poco. Gandhi creía en solo poseer la ropa, las sandalias, el reloj y los espejuelos que llevaba, además de algunos utensilios para cocinar y comer. Subastaba o regalaba cualquier regalo que recibía.

Coma alimentos sencillos. Gandhi nunca tuvo problemas de sobrepeso. Seguía una estricta dieta vegetariana y, con frecuencia, se cocinaba sus propios alimentos, sencillos y producidos localmente. Comía en un plato hondo pequeño, un recordatorio de comer de forma moderada y consciente, a menudo acompañado de oraciones.

Vista con sencillez. Gandhi llevaba ropas sencillas, a veces solo se envolvía con un paño, para modestia y confort. Un peinado sencillo puede acortar el aseo diario. Gandhi se afeitaba la cabeza.

Lleve una vida simple, libre de estrés. Gandhi meditaba diariamente y pasaba horas en reflexión y orando. Aunque era un líder mundial venerado, llevaba una vida con pocas distracciones y compromisos y podía interrumpir una reunión política para ir a jugar con los niños. Insistía en hacer sus propias tareas sencillas. Abogó por la autosuficiencia y el trabajo simple.

Deje que su vida sea su mensaje. Un escritor prolífico y conciso, potente orador en público, pero en privado, Gandhi hablaba en voz baja y solo cuando era necesario. Prefería que su vida le hablara.

Al vivir una vida sencilla, Gandhi fue capaz de dedicarse y entregarse a su propósito más grande, y así concentrarse en su compromiso con la gente y con el mundo. Por ende, una concentración constante determina el éxito de cualquier persona y el potencial de dejar su propio legado inspirador.


Arvind Devalia es el autor del libro de éxito en ventas Get the Life you Love, es coach inspirador y bloguero. Comuníquese en ArvindDevalia.com/blog.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags