Ideas visionarias sobre el dinero

Piense en independencia, intimidad, integridad



turgaygundogdu/Shutterstock.com

El dinero influye en las decisiones que tomamos respecto al trabajo o la casa y en la sensación de seguridad, mérito y poder.  Sin embargo, a pesar de su importancia, el dinero muchas veces es un tema que nunca se discute en la familia.

Dinero…algo tabú

“A nosotros no nos enseñan cómo tener una relación sana con el dinero a niveles psicológicos o espirituales; no es parte de nuestra cultura”, explica Bari Tessler, terapista financiera y autora de The Art of Money. La mayoría de los padres y los abuelos no recibieron información financiera, así que ellos no entienden nuestras emociones relacionadas con el dinero ni cómo hablar del tema”.

Tessler trabaja con personas, parejas y empresarios creativos para ayudarles a "reclamar el mérito que les corresponde y a llevar sus destrezas y valores al mercado”, explica. El dinero muchas veces es una fuente de tensión entre las parejas, pero, según observa Tessler, de esto no se hablaba incluso en su adiestramiento a nivel graduado de psicología. “El dinero es un territorio emocional para las personas. Usted no puede sencillamente ir a un planificador financiero, hacer un presupuesto y ya”, señala.

Cambiando de perspectiva

Para cambiar nuestra relación con el dinero, explica Tessler, necesitamos entender nuestras “historias monetarias”. Esto incluye las formas en que nuestras experiencias personales, junto con las actitudes financieras heredadas y culturales, determinan la forma en que pensamos acerca del dinero.

“El primer paso para cambiar nuestros hábitos financieros es estar dispuestos a lidiar con los problemas financieros difíciles, indica Mayuri Onerheim, autora de Money Spirituality Consciousness, contable retirada y maestra espiritual del Diamond Approach, un programa de autorrealización en Larkspur, California. “No puede haber cambio sin un grado de molestia.  Es parte de la travesía espiritual”. 

El autocuidado, el perdón y la aceptación son importantes durante este proceso, recalca Tessler, porque muchas personas cargan con sentimientos de culpa y vergüenza respecto a su relación con el dinero. Tessler recomienda hacerse un “examen físico” para tomar conciencia de las reacciones físicas como respuesta a los problemas relacionados con dinero, ya sea salir a comprar de forma desmedida o prepararse para pedir un aumento.  Esta etapa sienta las bases para el trabajo práctico de aprender a manejar nuestro dinero a tenor con nuestros valores, metas y sueños y comienza con el desarrollo de prácticas para llevar constancia, revisar y reflexionar sobre nuestros patrones de gastar y ganar. 

Herramientas tácticas

Tessler recomienza usar una de las muchas herramientas financieras disponibles libre de costo como Mint.com, YNAB.com o MoneyMinderOnline.com. También sugiere cambiar el nombre a nuestras categorías presupuestarias para que reflejen nuestra relación personal con las áreas de gastos (por ejemplo, usar "santuario" en lugar de hipoteca; "mis vacaciones soñadas" para ahorros dirigidos a vacaciones; o “cosas pasan” para los recargos por demora.

Tenemos nuestros altos y bajos en la vida y lo mismo sucede con nuestras finanzas.
~ Bari Tessler

Para una visión más clara del flujo de efectivo, Onerheim sugiere traducir lo que gastamos en las horas que tomó ganar ese dinero. “Esta perspectiva puede cambiar la forma en que asignamos los recursos y en lo que estamos dispuestos a gastar el dinero", explica.

Vicki Robin, coautora del libro de gran venta Your Money or Your Life, sigue un enfoque similar: pensar en el dinero en forma de horas de energía vital. “Preguntarse continuamente si en realidad la satisfacción obtenida estuvo en proporción a la energía vital gastada en cada subcategoría, despierta un sentido natural de saber cuándo decir  basta ya”, escribe

Tessler y Onerheim aconsejan cambiar la forma de pensar de que toda ganancia es buena y todo gasto es malo: “Se trata de crear un balance entre las necesidades y los deseos ya que necesitamos felicidad en nuestras vidas. No se trata de ahorrar hasta el último centavo y no disfrutar de nada”, señala Onerheim.

Una travesía gratificante

Tener conciencia financiera realmente ayuda a satisfacer nuestra responsabilidad de ser un buen guardián de los recursos del planeta, opina Onerheim. “El dinero es una representación de mí misma en el mundo, así que soy responsable de a dónde va a parar mi dinero".

“La integridad financiera se logra al aprender el verdadero impacto que tiene el ganar y gastar, tanto en la familia inmediata como en el planeta", concuerda Robin. “Es saber la diferencia entre suficiente dinero y bienes materiales y exceso y abarrotamiento". 

Todo va dirigido a celebrar el progreso en la travesía, el bienestar financiero y el conocimiento sobre cómo lograrlo.  “Dé pequeños pasos y recompénsese a lo largo del camino", recomienda Tessler. “Esta es una travesía de por vida".


Comuníquese con la escritora independiente April Thompson de Washington, D.C., en AprilWrites.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags