Agricultura sorprendente

Los alimentos crecen sin tierra ni agua subterránea




Roman Stetsyk/Shutterstock.com

Los proponentes de los alimentos GMO (genéticamente modificados) pueden argumentar que la técnica es necesaria debido a que el mundo se está quedando sin recursos. Sin embargo, la nueva empresa agrícola, Sundrop Farms, con oficinas en el Reino Unido y Australia, ha desarrollado instalaciones de invernaderos de alta tecnología que aplican soluciones para crear cultivos con menos dependencia en los recursos naturales finitos comparados con la producción de los invernaderos convencionales.

En 2010, Sundrop Farms abrió una instalación piloto en Port Augusta, Australia Meridional, donde combina agua de mar y luz solar para sus cultivos en medio del desierto, sin afectarse por el cambio en el clima, sin la pérdida de terrenos en manos de la biotecnología, sequías, inundaciones y pestilencias. Están usando cáscaras de coco, 23,000 espejos para reflejar la energía solar y agua de mar desalinizada en una finca hidropónica de solo 50 acres para cultivar 17,000 toneladas de alimentos no transgénicos todo el año.

Construida a un costo de $200 millones, la instalación cultiva todo el año. En invierno, el invernadero opera con la ayuda 39 megavatios de energía solar. Los insectos beneficiosos destruyen las plagas. Coles Supermarkets ha firmado un contrato de 10 años por el derecho exclusivo de vender los productos de la empresa.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags