4 razones para comenzar a sudar

El camino más rápido para eliminar las toxinas



Maridav/Shutterstock.com

Médicos, expertos en salud y gurús de entrenamiento físico nos recomiendan sudar diariamente, por una buena razón. El sudor, no tan solo activa una multitud de beneficios a la salud relacionados al ejercicio, sino que la sudoración en sí, es curativa. No importa si estamos tomando un baño de vapor, caminando durante un día caluroso o haciendo ejercicios, sudar es una función del cuerpo con poderosos efectos sanadores.

El sudor juega un papel fundamental en la función natural de eliminación de toxicidad del cuerpo. Aquí algunas de las toxinas que ayuda a eliminar:

1 Contaminantes orgánicos persistentes (solventes, pesticidas e insecticidas): Un estudio clínico con 20 participantes publicado en BioMed Research International encontró que las muestras de sudor contenían una gran variedad de toxinas, incluyendo los pesticidas DDT/DDE, endosulfán, metoxicloro y endrina. Casi todos los compuestos originales de estos pesticidas estaban presentes en el sudor, demostrando así que es una manera efectiva de expulsión y disminución de la carga de toxinas del cuerpo.  Una muestra de sudor contenía algunos pesticidas no presentes en muestras de sangre u orina, lo que sugiere que algunos de estos pesticidas solo son movilizados y eliminados a través del sudor.

2 Ftalato (aditivo plastificante): El ftalato, encontrado en productos de plástico, también es eliminado a través del sudor. Una investigación publicada en Scientific World Journal evaluó muestras de sangre, de sudor y de orina de 20 individuos y descubrió que todas contenían el común mono-2- Etilhexilo ftalato (MEHP, por sus siglas en inglés). Las concentraciones de esta toxina en el sudor fueron el doble que las encontradas en las muestras de orina, demostrando así, que la sudoración es la mejor manera del cuerpo para eliminar este compuesto que afecta el sistema endocrino.

3 Metales pesados: Otro estudio conducido con 20 pacientes y publicado en Archives of Environmental Contamination and Toxicology encontró que el sudor de los sujetos participantes contenía 24 veces más calcio, 19 veces más níquel, 16 veces más plomo y casi tres veces más aluminio que en sus muestras de orina.  En general, el sudor demostró ser más efectivo que la orina, al remover 14 de los 18 metales de alta densidad estudiados.  También, el sudor contenía, y por lo tanto, expulsaba más grandes cantidades de 16 de los 18 metales, comparado con las muestras de sangre.
Se descubrió que de todos los metales, el aluminio fue el de mayor concentración en el sudor, acompañado también de altos niveles de zinc, cobre y níquel.

4 Bisfenol A (BPA): Investigaciones presentadas en el Journal of Environmental and Public Health examinaron muestras de sangre, orina y sudor de 20 participantes buscando BPA, una toxina interruptora del sistema endocrino, encontrada en productos enlatados, botellas plásticas de agua y en otros artículos.  De las 20 muestras de sudor recopiladas, 16 contenían BPA, mientras que 14 de las muestras de orina y solo 2 de las muestras de sangre arrojaron resultados positivos a la toxina.

Este hallazgo revela que el sudor es la manera más efectiva de eliminar la acumulación de BPA en el cuerpo; igualmente, demuestra que la medición de niveles de toxicidad en las muestras de sangre o de orina puede no presentar el cuadro completo.

Una amplia gama de actividades, como el ejercicio y la participación en deportes, puede ayudarnos a sudar. También, un baño de vapor es una alternativa de bajo impacto. En un estudio de sauna infrarrojo, el sudor eliminaba más bismuto, cadmio, cromo, mercurio y uranio que el producido por una sauna de vapor.  La sauna de vapor presenta la eliminación de más altos niveles de arsénico, aluminio, cobalto, cobre, manganeso, níquel, plomo, estaño, talio y zinc. (Archives of Environmental Contamination and Toxicology).

La hidratación es fundamental para maximizar todos estos beneficios a la salud.  La falta de hidratación adecuada durante y después de la sudoración puede causar otros problemas de salud.  Una práctica de rehidratación muy fácil es pesarse antes y después de haber sudado: la pérdida de peso es la cantidad óptima de agua que debemos tomar luego de la sudoración (Clinical Journal of Sport Medicine). Para referencia, una libra de agua es un poco menos de medio litro.

El sudor contiene minerales esenciales para el funcionamiento óptimo del cuerpo.  Luego de la sudoración excesiva, es importante reemplazar los minerales perdidos, especialmente el zinc, cobre, selenio, cromo y el potasio. El agua de coco es una buena fuente de potasio, las nueces, mariscos, granos enteros y las legumbres, generalmente contienen altas dosis de zinc, cobre, selenio y cromo.

La próxima vez que el sofá y el acondicionador de aire lo llamen, piense en todos los beneficios “sudorosos” que estará sacrificando. Sudar puede parecer un gran esfuerzo, pero mantiene los sistemas de desintoxicación saludables y en óptimo funcionamiento.


Deanna Minich, Ph.D., es autora, maestra e investigadora, así como fundadora de Food & Spirit, un esfuerzo para integrar las antiguas tradiciones de sanación con la ciencia moderna.  Dirige programas de desintoxicación en internet como parte de su enfoque integral de la salud. Comuníquese en DeannaMinich.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags