Recolectar alimentos

Cosechar las sobras alimenta a los hambrientos



Los estadounidenses anualmente botan más comida que plástico—35 millones de toneladas en el 2012—una cantidad que se ha triplicado desde el 1960, según informa la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. La mayoría de los desperdicios son frutas y vegetales, mariscos, granos, carne y leche. Debido a que los desechos comienzan en los campos antes de ser elaborados por los restaurantes, tiendas de comestibles y familias, el punto de partida más fácil para comenzar es con los agricultores.

“La agricultura es un negocio de alto riesgo. Los agricultores no pueden predecir el clima, las ventas o los problemas con el equipo, por lo que se cultiva adicional”, explica Laurie Caldwell, directora ejecutiva del Boston Area Gleaners, en Waltham, Massachusetts. “Hasta un 20 por ciento de los alimentos cultivados en los Estados Unidos no se cosechan. Gleaners guarda lo que sobra para las personas hambrientas en necesidad.”

Todos se benefician

“La disparidad de ingreso, la vulnerabilidad económica y la falta de conocimiento conduce a elecciones poco saludables”, añade Caldwell. “Las consecuencias negativas se convierten en una carga para la comunidad.” En la lucha contra el problema, “Hemos visto un cambio en las prioridades, con despensas de alimentos que ofrecen alimentos frescos y de calidad y educando tanto al personal como a los que los reciben”, informa ella. En el 2014, el Boston Area Gleaners cosechó 34 fincas para contribuir con 177,000 libras principalmente de vegetales que abarcaron 60 variedades.

Cuando segaréis la mies de vuestra tierra, no segaréis hasta el último rincón de ella, ni espigarás tu siega; para el pobre y para el extranjero la dejarás.
~Levítico 23:22

La fruta californiana es abundante debido a que hay buena temporada durante todo el año en el estado. Hasta los 1960 y el advenimiento del Silicon Valley, esta era la región productora de frutas más grande del mundo. Algunos de sus árboles de manzana son tan antiguos como la época de la Fiebre del Oro y todavía producen. “Nosotros recolectamos de patios y huertos aquí”, dice Craig Diserens, director ejecutivo de Village Harvest, en San José. “Manzanas, peras, cerezas, melocotones, ciruelas y albaricoques—es recolectar sin escalera, para proteger tanto a los recolectores como a los árboles.” Herramientas telescópicas arrancan las frutas que están fuera del alcance. La recolección sin fines de lucro se lleva a cabo de 15 a 20 veces al mes mediante voluntarios que van de las edades de cinco a 90 años. En el 2013, su programa Harvesting for the Hungry distribuyó 245,000 libras de frutas.

El banco de alimentos Feeding America West Michigan, con sede en Comstock, provee más que productos frescos, con donativos de los fabricantes, mayoristas, restaurantes y tiendas para añadir carne, lácteos, alimentos congelados y pan. Los voluntarios vuelven a empacar los donativos a tamaños cómodos, hacen el trabajo de oficina, recogen los productos frescos, los clasifican, empacan, guardan y entregan los alimentos.

Mientras que la mayoría de las recolectas de alimentos de la organización sin fines de lucro son distribuidas a través de 1,100 despensas, albergues y comedores populares, muchos no pueden almacenar alimentos perecederos. Las unidades móviles de la organización entregan alimentos frescos directamente a los beneficiarios en las iglesias, escuelas y centros comunitarios, a menudo el mismo día que ha sido donado. Cada unidad puede llevar alimento para 100 hasta 200 familias. Este servicio local comunitario de Feeding America sirve a un estimado de 492,000 personas cada año.

Más de 50 millones de estadounidenses, incluidos 17 millones de niños, pasan hambre o el riesgo de tener hambre todos los días.
~ TheHungerSite.GreaterGood.com

La Sociedad de St. Andrew a menudo rescata productos frescos “feos”—papas que no tienen una buena forma para hacer papitas, melocotones muy grandes, habichuelas verdes muy largas, fresas demasiado maduras y manzanas que no son perfectas. “Los agricultores obtienen un beneficio contributivo y las personas obtienen alimentos frescos”, dice Bruce Oland, coordinador del Triangle Area en Carolina del Norte. “Los agricultores nos avisan cuando van a recoger la cosecha y tenemos unos pocos días para recolectar lo que sobra antes de que vuelvan a sembrar. Recogemos cualquier cosa que sea comestible: col rizada, lechuga, tomates, cantalupo y muchas batatas.” En un solo campo agrícola los voluntarios han recolectado siete toneladas de batatas. 

El ministerio de sociedad de recolectar y alimentar se extiende con oficinas regionales en: Alabama, Arkansas, Florida, Georgia, Mississippi, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia. Otras áreas adicionales están localizadas en Illinois, Indiana, Nebraska, Ohio y Pennsylvania (véase EndHunger.org).  

Jason Brown, pasado centro de los St. Louis Rams con un contrato de cinco años de $37 millones, cambió su calzado deportivo por un tractor. Ahora en Louisburg, Carolina del Norte, él llama hogar a su finca First Fruits Farm y planifica donar las primeras frutas de cada cosecha a las alacenas comunitarias. Aprendió agricultura por los vídeos de YouTube, búsqueda en la computadora y de otros agricultores. La primera cosecha en cinco acres produjo 100,000 libras de batata; Brown la regaló completa. Con 1,000 acres para cultivar, su meta para combatir el hambre es mayor.

Recursos prácticos
• Descargue una guía y manual gratuito para recolectar en EndHunger.org/other.
• DescargueSolicite semillas gratis a First Fruits Garden en WisdomForLife.org/sow-a-seed-1.html.
• DescargueEncuentre consejos para ahorrar agua de la Universidad de California, Davis en Tinyurl.com/GardenWaterSavers.

No se necesita un gran compromiso para alimentar al hambriento. Los que siembran en sus patios pueden comenzar a plantar una fila extra (Tinyurl.com/PlantRowForHungry). Desde sus comienzos en 1995, el programa Plant a Row ha producido de forma colectiva 20 millones de libras de productos frescos para un total de 80 millones de comidas.

Ofrezca recoger los excesos de vegetales, frutas y hierbas de un vecino y luego coteje con otros que estén cerca. Involucre a los niños. Sea voluntario o haga un donativo para un comedor de beneficencia. Reúna un día al mes un grupo de amigos, familia, miembros de una organización o congregación para recoger o empaquetar vegetales y frutas frescas. Si una alacena local no puede aceptar productos perecederos, use los medios sociales para regar la voz sobre qué día estarán disponibles los alimentos, ya sea en una escuela o iglesia. Todos pueden ayudar. Nadie deber irse a la cama con hambre.


Conéctese con la escritora independiente Avery Mack en AveryMack@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags