Canciones de libertad

Todos deseamos la libertad



El anhelo de libertad es como una semilla que habita en el fondo de nuestros corazones—libertad de escasez, de relaciones conflictivas, de adicciones, de problemas de salud. Este anhelo de libertad une los siglos.

En las Américas, este clamor se puede escuchar en las palabras de los himnos nacionales de muchos países. El himno nacional de Colombia menciona “la luz invisible de la libertad sublime”. El himno de Uruguay dice: “Libertad, ese grito a la patria salvó”. El de México pide que “los ecos sonoros resuenen con voces de unidad y libertad”. El argentino clama por: “Oíd, mortales, el grito sagrado: libertad”; el estadounidense nos recuerda que esta es “la tierra de la libertad”.

Mary Baker Eddy proclama en su libro Science and Health with Key to the Scriptures: “¡Ciudadanos del mundo, acepten ‘la gloriosa libertad de los hijos de Dios’, y sean libres!”

Deje que brote la semilla que está en su corazón. Riéguela con gratitud. Acepte la libertad de ser libre como naturaleza dada por Dios. Anhelemos vernos los unos a los otros como hijos de Dios para sentir presente el amor de Dios y crecer más y más libres de toda limitación—y observar cómo los brotes tiernos de la semilla se manifiestan en mejoría de salud, de progreso y felicidad en las familias, los amigos y el mundo. Deje que la libertad siempre esté incluida en la canción de su himno.


Tomado de una serie de ‘podcast’ titulada Your Daily Lift. Canciones de Libertad es producto del orador internacional Enrique Smeke, profesional y maestro en Christian Science en Newburyport, MA, y Miami, FL, criado en Argentina. Utilizado con permiso de The First Church of Christ, Scientist, en Boston (ChristianScience.com/dailylift).

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags