Escuchando el cantar de los pájaros

Acampar a bajo costo convierte a los niños en amantes de la naturaleza



“Ya sea en zonas urbanas o rurales, nuestros niños pasan un promedio de 4.5 minutos al aire libre y cuatro horas frente a una pantalla todos los días”, explica Barbara Erickson, presidenta de la organización de conservación sin fines de lucro, The Trustees of Reservations, en Sharon, Massachusetts.

Una forma de alejar a los niños de los equipos electrónicos es saliendo a acampar. Dichos ejercicios educativos al aire libre son inclusivos y económicos. David Finch, superintendente de The Trustees’ Dunes Edge Campground, en Provincetown, Massachusetts, sugiere pedir equipo prestado la primera vez. Acampar en el patio puede ser bueno para empezar; cada niño puede invitar a un amigo, a uno de los padres y al perro de la familia para que lo acompañen.   

Una vez los niños se acostumbren a dormir fuera de su propia cama, considere un programa nocturno en un zoológico local o regional. A los niños les encanta ver a los animales y aprender sobre su conducta, dietas y hábitats. El Toledo Zoo, en Ohio, ofrece el Snooze at the Zoo e incluye pizza de cena, desayuno y entrada para el próximo día. Los niños pueden dormir cerca de una de las exhibiciones o en una tienda de campaña de safari. El programa enseña sobre la adaptación de los animales, las cadenas alimenticias y los ecosistemas y cumple con los requisitos de medallas para niños escuchas en un entorno divertido.

El Irvine Nature Center, en Owings Mills, Maryland, cerca de Baltimore, ofrece una maravillosa experiencia al aire libre. Los organizadores proveen comida, actividades y equipo de acampar.  Los niños primero asisten a una clase de seguridad sobre el manejo del fuego, luego ayudan a preparar la comida. Por la noche, los participantes aprenden a imitar los sonidos de los búhos y practican nuevas destrezas. Las caminatas nocturnas incluyen divisar ciervos, murciélagos o ardillas voladoras, mientras que las caminatas diurnas permiten ver marmotas y aves.

“No es cuán rápido o lejos puede ir, se trata solo de lo que puede ver, oler, tocar y escuchar en el camino. Puede que se mueva solo cinco pies en 15 minutos, pero lo que puede observar y discutir ayudará a los niños a convertirse en exploradores respetuosos y a acampar de por vida. Saque fotos y lleve un diario; las aventuras de un niño son los mejores recuerdos.”
~ Stephanie Rach, fundadora de Let’s Go Chipper, un sistema de aprendizaje a través del juego,  en Corte Madera, CA


Jean Gazis, que trabaja con la organización sin fines de lucro sobre los derechos de las mujeres y las niñas, Legal Momentum, en Brooklyn, Nueva York, observa: “Es más fácil acampar con bebés y niños pequeños que con niños de más edad. Los bebés son transportables”. Ella recuerda haber llevado a su bebé de 7 semanas y ahora lo recuerda con nostalgia: “Ahora que los niños tienen 11 y 14 años, no tienen tanto tiempo libre”.

El viaje para ir a acampar a un parque estatal que ofrece facilidades y actividades planificadas es divertido. Gazis recomienda que el viaje no sea de más de cuatro horas, que es el límite para viajar con niños pequeños. Ella aconseja asignar una tarea a cada uno. “Mi hijo pequeño una vez se divirtió muchísimo excavando una cuneta alrededor de la tienda de acampar cuando comenzó a llover”, recuerda. “Mantuvo las bolsas de dormir secas y disfrutó de jugar en el fango.”

Jeff Alt, de Cincinnati, Ohio, autor de Get Your Kids Hiking, sugiere: “Comience cuando son pequeños y mantenga la diversión. Haga que los niños participen en la planificación. Mis hijos nos han acompañado desde que nacieron. Nos quedamos en una cabaña cuando eran pequeños, para no tener que llevar tanto equipo. Durante el día salíamos al parque a explorar, siempre teniendo en mente que los niños se cansan rápido”. El equipo obligatorio incluye buenos zapatos para caminar, bloqueador solar y un atomizador contra los mosquitos. Cumplir con la regla de nunca salirse del sendero o alejarse del grupo y no cortar flores ni tocar animales es una regla que todos tienen que obedecer.

Stephanie Wear, una bióloga para The Nature Conservancy, que trabaja en Beaufort, Carolina del Sur, ha descubierto que es fácil hacer de esta experiencia una divertida. “Nos gusta salir a observar y descubrir flores, setas o árboles que parecen una foto y hacer una lista. Salir al aire libre afina las destrezas de observación, fomenta la creatividad y mejora la salud física y mental”, señala. Wear indica que sus hijos tienen una lista de 70 tipos diferentes de especies observadas en su patio solamente. Visite un parque local o NatureRocks.org para participar en más actividades y explorar distintos lugares. “La naturaleza nos brinda a los padres una excelente herramienta de crianza”, sostiene.

Acampar en el verano ayuda a cada miembro de la familia a desconectarse y recorrer nuevos senderos.


Avery Mack es una escritora independiente en St. Louis, MO. Conéctese en AveryMack@mindspring.com.

 

Equipo económico

Si los miembros de la familia disfrutan de su experiencia inicial de acampar y quieren repetirla, es hora de invertir en equipo. Las Industrias Goodwill y otras tiendas de venta de artículos de segunda mano pueden tener algunos artículos, aunque tiene que ser paciente y visitar distintos lugares. Tenga presente que es probable que las bolsas para dormir de estas tiendas sean para uso interior solamente y que no sean a prueba de agua ni para climas fríos. Las tiendas militares pueden ser una mejor opción.

Verifique estos sitios para obtener gangas o descuentos:

Tinyurl.com/BargainOutfitters
Cabelas.com
Campmor.com
Craigslist.org
The-House.com/buy-cheap-camping.html
Tinyurl.com/OverstockHiking
Rei.com/outlet

Las tiendas de artículos usados a menudo tienen platos y cubiertos plásticos/reutilizables (lo que reduce el desecho de papel en el lugar de acampar), así como ropa para que los niños no tengan que preocuparse por dañarlas o ensuciarlas; seleccione camisetas de colores neutrales para que los niños más pequeños las puedan usar cuando crezcan o para que sea más fácil regalarlas.  

Al empacar, dé a cada miembro de la familia un paquete identificado con su nombre que incluya su ropa, cepillo de dientes y otros artículos de primera necesidad y una lista de cotejo actualizada para asegurar que se empaque cada artículo (y para no dejarlo olvidado al volver a empacar). Incluya artículos que ellos deseen, pero advierta que si no caben, no se pueden llevar.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags