Deportes acuáticos divertidos y limpios

Diciéndole no a la ola de basura



“El mar es mi fascinación. Mi trabajo me permite hacer lo que me gusta y llamarlo trabajo”, indica Andrea Neal, Ph.D., fundadora y oficial ejecutiva principal de Blue Ocean Sciences, una organización de colaboración científica que busca soluciones para tener agua saludable, en Ojai, California. “Cuando hago surf, estoy en armonía con el agua y el aire al mismo tiempo.” Una vez durante una nevada en Escandinavia se puso un traje isotérmico para montar olas de ocho pies; después de caerse, salió con las pestañas llenas de escarcha y una gigantesca sonrisa. “Nunca había sentido tanto frío en mi vida, pero fue maravilloso.”  

A Neal le gusta bucear para entrar a otro mundo, uno que revela las glorias de la naturaleza submarina. “Los cangrejos se acercan y te miran y estás frente a frente de un pez. A las focas marinas les encanta jugar”, indica. “También he nadado con tiburones blancos que me empujan para intimidarme.”

No son solo los tiburones y las condiciones extremas climáticas que los nadadores, buceadores y dueños de botes temen enfrentar hoy día, sino también la basura. El requisito más básico para practicar deportes acuáticos seguros es que el agua esté limpia. El plástico, el papel y otros desechos, que van desde toxinas microscópicas hasta basura regular, representan peligros para la vida humana y marina. “Quiero que mis hijos y sus hijos compartan lo que he experimentado”, exclama Neal, parte de la comunidad científica global que está redefiniendo los hábitats de agua limpia como una inversión.

Las limpiezas semianuales de playas, una tradición de 30 años en Oregón, han eliminado 2.8 millones de libras de basura, compuestas mayormente de colillas de cigarrillos, cuerdas de pescar y botellas plásticas. Los artículos poco usuales incluyen postes de teléfono y un bloque de 200 libras de poliestireno. En la campaña de 2014, 4,800 voluntarios que aman las actividades recreacionales eliminaron aproximadamente 24 toneladas de basura y desechos marinos (solv.org). Lo que los habitantes de la costa oeste pueden ver en sus costas también aparece en Japón y viceversa, así que los esfuerzos de limpieza combinados benefician a los entusiastas en ambas naciones.

Lake Tahoe, en la frontera entre California/Nevada, atrae a los aficionados de deportes como el surf de remos, balsas, canoas y kayak. El año pasado, los voluntarios para la limpieza del Great Sierra River, un proyecto del Sierra Nevada Conservancy, mejoró la condición de este lugar para la recreación al recoger una tonelada de basura en y cerca del agua, de la cual pudieron reciclar 600 libras (Tinyurl.com/SierraRiverCleanup).

Los vientos que soplan del desierto, combinados con paisajes llanos, llevan los desechos de Las Vegas hasta el Lake Mead en Nevada. Operation Zero – Citizens Removing and Eliminating Waste transportó a voluntarios a una cueva accesible solo por bote para limpiar y disfrutar del área (Tinyurl.com/LakeMeadOperationZero).

El resultado de un medioambiente natural y limpio invita a los visitantes del lago a intentar nuevos deportes como el wakesurfing, que consiste en surfear la estela de un barco agarrados de una soga. Los más aventureros hacen wakeboarding, que combina el esquí acuático, el snowboarding y las destrezas de surfear para volar entre una ola y otra. En el waterskating, que es aún más avanzado, el deportista se enfoca en estilizar los movimientos del deporte de patinetas.

Más al interior, los voluntarios de Adopte una Playa ayudan a mantener los Grandes Lagos limpios. Más que una limpieza de un cuerpo de agua, los voluntarios monitorean la basura a lo largo del año y realizan una evaluación completa de la salud del lago en cada visita. Los ocho estados que bordean los Grandes Lagos—Illinois, Indiana, Michigan, Minnesota, Nueva York, Ohio, Pensilvania y Wisconsin—se benefician de los equipos de voluntarios que trabajan continuamente para mejorar la salud del lugar (GreatLakes.org/adoptabeach).

Moviéndonos al sur, el proyecto AWARE limpia los cuerpos de agua de Iowa, “una porción del río, una pieza de basura a la vez” (Tinyurl.com/IowaAware). El surf con remos, el kayak o las canoas son actividades populares en el río. Los que practican el surf de remos recogen basura mientras pasean y la dejan en zafacones designados en distintos puntos de acceso.

En Missouri, el Big River nos llama. Jeff Briggs, un ajustador de seguros en High Ridge, recorre en un tubo flotador la distancia entre las represas de Rockford Beach Park y Byrnes Mill. “Cuando recorremos en tubos flotadores, es solo para diversión”, indica. “Para un recorrido más largo, llevamos una embarcación, para que haya sitio para almacenar basura.”   

El Table Rock Lake, en el sur de Missouri, atrae pescadores y entusiastas de los deportes acuáticos. El WK Lewis Shoreline Cleanup ha recogido 179 toneladas de basura en 10 años. En el 2013, 670 voluntarios llenaron 11 contenedores (Tinyurl.com/WK-Lewis-Cleanup).

“Requiere amor y compromiso, paciencia y persistencia para mantener limpios los hábitats”, señala Wallace J. Nichols, Ph.D., cofundador de grupos de defensa del agua con base social. “El agua limpia es importante a fin de poder mantener la vida en el planeta.”  


Avery Mack es una escritora independiente en St. Louis, MO. Conéctese en AveryMack@mindspring.com.

 

Cómo la basura afecta la vida marina

“No importa dónde viva, la basura puede viajar desde sus manos hasta las alcantarillas y los riachuelos y de ahí al mar. El problema de la basura en el mar es totalmente prevenible y usted puede hacer una diferencia”, señala el Ocean Conservancy.

El Índice de Basura Marina provee información por estado y ciudad sobre la cantidad y el tipo de basura que entran a nuestros cuerpos de agua. Cada otoño, se recopilan datos durante el International Coastal Cleanup, una campaña de un día tanto en tierra firme como debajo del agua. En el 2013, se recogieron aproximadamente 10 millones de libras de basura alrededor del mundo; de ese total, 3.5 millones de libras, o casi el 35 por ciento, se originó en los Estados Unidos. 

Las ofensas más comunes incluyen colillas y filtros de cigarrillos, envolturas de alimentos, botellas y bolsas plásticas, vasos y tapas de bebidas, vasos, platos, cubiertos plásticos, sorbetos y agitadores, botellas de cristal, latas de aluminio y bolsas de papel. Todo esto podría haberse reciclado, incluidos los cigarrillos (vea RippleLife.org/butts).

La basura entra a los cuerpos de agua por el desecho ilegal o no pensado, a causa de fenómenos climáticos extremos, aviones que caen al mar, trampas de pesca perdidas, utilería para películas y basura arrastrada por el viento. Por ejemplo, una bolsa plástica se vuela fuera del zafacón o el camión de basura, entra en una alcantarilla o un riachuelo y pasa a los ríos y luego al mar, donde pone en peligro la vida marina, los bañistas y las embarcaciones.   

Las diferentes juntas de cuerpos de agua en Los Ángeles y San Francisco reconocen que las medidas voluntarias no son suficientes para resolver el problema. Algunas ciudades en el área de Los Ángeles han implementado sistemas de captura total diseñados para atrapar desechos mayores de cinco milímetros en tamaño.

La prevención es obviamente la forma menos costosa, más segura y fácil de mantener el agua limpia. Para proteger las aguas locales, regionales y globales, siga el dicho familiar de recicla, reutiliza, repara y dale un nuevo uso. Sea cuidadoso con lo que lo que coloca en el zafacón y manténgalo cerrado. Mueva el automóvil en los días de limpieza de las calles—junto con el polvo, el sucio y las hojas, la máquina barredora de calles recoge los excrementos de los animales y el aceite de los automóviles.

Pida y abogue por menos envolturas en los productos de uso común, multas más altas para las personas que contaminan y aumentos en los fondos para hacer cumplir las leyes y para la investigación. Conocer de qué se compone la mayoría de la basura ayuda a los consumidores a exigir el rediseño de productos y nuevas políticas que atiendan los objetos y materiales más problemáticos, explica Nicholas Mallos, especialista en desechos marinos que trabaja con el Ocean Conservancy.

Rippl es una aplicación móvil gratis que puede ayudar a los usuarios a poner en práctica lo que predican, al brindar opciones sustentables y sugerencias sobre la vida verde, está disponible en OceanConservancy.org/do-your-part/rippl.html. Un día de diversión seguro, en o debajo del agua, comienza con prácticas verdes en el hogar.   


Para detalles visite Tinyurl.com/CoastalCleanupReport.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags