Mantenerse fresco

Cómo disminuir la factura de la energía eléctrica por el uso del aire acondicionado



Cada vez más rompen récord las olas de calor del verano y ya están ocurriendo con más frecuencia, y serán aún más calientes y frecuentes en los próximos 30 años, según informa un estudio de la Universidad de Standford en el cual los científicos de esa institución han corrido simulaciones climáticas a través de los Estados Unidos. El estudio le pisa los talones a un informe de la NASA que concluye que de 2000 hasta 2009 fue la década post industrial más caliente registrada.

Mientras más calor hace, una gran cantidad de personas enciende sus aires acondicionados convencionales (AC), liberando más emisiones de gases de calentamiento global desde las centrales eléctricas a la atmósfera. El enfriamiento suma casi la mitad de la energía usada por un hogar promedio durante el verano, informa el programa Energy Star de la Agencia de Protección Ambiental. Según el Consejo Americano por una Economía Eficiente en Energía, más de dos tercios de los hogares en los Estados Unidos tienen aires acondicionados, lo que implica más de $10 mil millones cada año en facturas de electricidad.

El enfriamiento pasivo, una prioridad

Hay una mejor manera de mantenerse confortable usando tanto estrategias activas como pasivas. La primera requiere equipo especializado, mientras que la segunda usa las ventanas, paredes, pisos y techo para recoger, almacenar y distribuir el calor que está disponible de forma natural en el ambiente local.

 Los principios básicos del diseño solar pasivo han sido entendidos desde hace miles de años. Desde México hasta el Oriente Medio, las personas han construido hogares con paredes anchas para retrasar la transferencia de calor, menciona Doron Amiran, pasado director de desarrollo del Solar Living Institute. Los indios pueblo construyeron sus ciudades pensando en maximizar el calentamiento solar y protegerse de los rayos más fuertes en el verano.

Muchas de estas técnicas antiguas fueron abandonadas en la era de los combustibles fósiles baratos. “Construimos nuestros hogares por el atractivo o por la vista, sin pensar que todas esas ventanas que miran al sur en el verano van a cocinar el interior de la casa”, dice Amiran.

Daniel Aiello, presidente de Arizona Solar Center, organización sin fines de lucro y director de Janus II Environmental Architects & Planners, ayuda a los dueños de hogares a crear sombras verticales en exposiciones al este y el oeste con ‘screens’ sintéticos o arbustos, enrejados y vides, que tienen el beneficio añadido de permitir luz y calor durante el invierno, si son plantas que se les caen las hojas cuando la estación es desfavorable. “Cada lado del edificio se va a ver diferente”, comenta Aiello, que utiliza aleros o toldos sobre las ventanas que dan al sur cuando el clima es caliente.

Aiello también señala que, en los exteriores de un hogar, las superficies de color claro reflejan más calor que las de color oscuro. Añade que las superficies con textura se mantienen más frescas que las lisas, debido a la sombra a pequeña escala y a la ruptura de la interfase entre el aire caliente y la superficie. Las ventanas incrustadas también son más frescas.

Todo es importante, ya que un 35 por ciento de ganancia del calor potencial de un edificio proviene de la acción directa de los rayos solares que golpean las superficies, según Aiello. El incorporar en la construcción tales elementos en el diseño solar pasivo puede reducir las facturas de calefacción tanto como un 50 por ciento, de acuerdo al Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Otra técnica pasiva es usar la ventilación cruzada al abrir ventanas localizadas en extremos opuestos. Vaya más allá al instalar respiraderos para permitir que el aire caliente escape de los espacios altos y entre el aire fresco a los espacios bajos. También, asegúrese que las paredes y las ventanas tienen aislantes contra el aire del exterior. En el interior, las puertaventanas, cortinas y cortinas estilo persianas de colores claros también pueden hacer una gran diferencia.

También considere vidrios revestidos de bajas emisiones que reducen la transferencia de calor. Es importante colocar gravilla de color claro alrededor de las piscinas y otras áreas que reflejan luz porque el calor rebota; considere colocar un ‘screen’ para bloquear la energía.

El enfriamiento activo viene después

Alex Wilson, editor de Environmental Building News y autor de Your Green Home, dice que la opción más eficiente es usar abanicos portátiles de piso o de techo, que usan 90 por ciento menos energía que un aire acondicionado. Los abanicos enfrían una habitación entre siete y 10 grados simplemente al mover el aire, efectuando una mayor evaporación de la transpiración.

El próximo paso, en términos del bajo precio y alta eficiencia, sería usar un ventilador en el ático  que saca el aire caliente de adentro del hogar. Sin embargo, Wilson señala que tales aparatos solo pueden proveer alivio sustancial del calor bajo ciertas circunstancias—por lo general de noche y cuando la humedad no está muy alta.

Una solución menos abarcadora es sacar el aire caliente del ático, lo que también ayuda a mantener la casa fresca. De acuerdo a Austin Energy, reducir la temperatura del ático 10 grados o más ahorra hasta un 10 por ciento en el uso de los aires acondicionados; en el mercado hay disponibles abanicos para el ático que funcionan con energía solar.

Están emergiendo otras alternativas al convencional ciclo de compresión de los aires acondicionados centrales y de las unidades individuales, a menudo llamados “swampy coolers”, o enfriamiento por evaporación; lo que se consigue mediante la evaporación de agua en el aire es lo que causa que se refresque el ambiente. Típicamente, cuesta un 50 por ciento menos que el aire acondicionado tradicional y utiliza 75 menos de energía, aunque requieren un mayor mantenimiento.

La forma más eficiente en energía e inicialmente costosa para enfriar su hogar y calentarla en el invierno es como una bomba de calor geotérmica que toma ventaja del gradiente de calor subterráneo de la Tierra. A pesar de tener un costo inicial de instalación fuerte, los costos de operación son menos que un aire acondicionado convencional.

Finalmente, no establezca el termostato de su casa bajo los 78 grados Fahrenheit, e instale un modelo programable. Utilice deshumidificadores, extractores en los baños y enseres que producen calor con moderación; cambie a iluminación LED en lugar de bombillas incandescentes; y mantenga esos filtros de los aires acondicionados limpios.


Brian Clark Howard es periodista especializado en multimedios, radicado en la ciudad de Nueva York y coautor del libro
Green Lighting y Geothermal HVAC. Build Your Own Wind Power System que saldrá en 2011. Comuníquese en BrianClarkHoward.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags