‘Berry Good’

Obtenga grandes beneficios de las pequeñas delicias veraniegas



Las fresas y las bayas frescas, las pequeñas joyas de la naturaleza, llenas de sabor y flavonoides, llegan a su mejor punto durante los meses de verano. Cada una conlleva una deliciosa y jugosa explosión de antioxidantes, vitaminas C y E, riboflavina y fibra que trabajan para luchar contra la obesidad, proteger la función cerebral y promover la salud urinaria. Los pigmentos rojos, azules y violetas en las bayas, conocidos como antocionaninas, también ayudan a nuestro cuerpo a desintoxicarse, reparar ADN dañado, combatir el cáncer y ayudar a disminuir el LDL, o los niveles de colesterol “malo”.

El Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad del Estado de Oregón, cita una cantidad de estudios que señalan hacia los múltiples beneficios para la salud cuando consumimos una variedad de bayas frescas. Cada una ofrece, no solo un sabor y color único, sino también una protección de salud particular.

Frambuesa negra (Black Raspberries). El miembro morado oscuro de la familia de la frambuesa crece en arbustos bajitos y maduran en el verano. Este miembro del cuerpo de las bayas ayuda a combatir el cáncer oral, de esófago y colon.

Zarzamora (Blackberries) y ‘marionberries’. Miembros de la familia de la rosa, estas zarzas crecen en arbustos y se maduran a la mitad o tarde en el verano. Ambas ayudan a la digestión y previenen el crecimiento de la salmonella.

Mora (Blueberries) o arándano azul. Estas poderosas bayas también crecen en arbustos bajitos y por lo general maduran al principio del verano. Esta renombrada fruta ofrece protección a todo el cuerpo contra muchas enfermedades y el envejecimiento.

Cereza. Las cerezas agrias se maduran al principio del verano, mientras que las dulces alcanzan su pico al final de la estación. Ambos tipos ayudan a reducir la inflamación, especialmente con  los sucesos asociados con la gota.

Uvas. Las uvas color púrpura o uvas Concord, que encontramos en muchos jardines en los hogares o en los mercados de agricultores, maduran en el otoño. Su contenido de resveratrol es clave en ayudar a combatir los efectos del envejecimiento.

Fresas. Las fresas siguen siendo favoritas y deliciosas, maduran a través de todo el año en varias partes del país. Las fresas ayudan a combatir el cáncer del seno y cervical.

Las personas que cultivan fresas en sus jardines saben exactamente qué fertilizante o pesticida natural han colocado en ellas. El comprar fresas orgánicas en los mercados de agricultores locales o en la tienda de alimentos nos asegura que no se han minimizados los beneficios al no haber sido infiltradas con pesticidas o químicos contra los hongos usados en los negocios agrícolas, tanto aquí como en el exterior.

Antes de servir las fresas, enjuáguelas suavemente y séquelas por completo; se pueden mantener bien en el refrigerador mientras no estén muy apiñadas.

Las veraniegas fresas son buenas a través de todo el día. En el desayuno son bienvenidas para despertar el sabor del cereal o yogurt. Como merienda, son perfectas, ya sea tomando un puñado o en paletas de yogurt congeladas. Se pueden combinar con quínoa o cuscús para crear una ensalada fácil. También añaden un toque especial cuando los amigos y la familia brindan al final del día con un té helado, resaltado con zarzamoras y menta fresca.

El combinar fresas con ingredientes bajos en grasa, granos integrales, vegetales y frutas frescas y endulzantes naturales nos ayuda a preparar platos rápidos, frescos y fabulosos que nos mantienen felices a lo largo de todo el verano.


Judith Fertig es escritora independiente localizada en Overland Park, KS; véase AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com.

 

Más buenas noticias

Las bayas podrían disminuir el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson

Un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston, que dio seguimiento a 125,000 personas por 20 a 22 años, confirmó que el comer bayas puede disminuir el riesgo de contraer la enfermedad de Parkinson. Los participantes que consumieron la mayor cantidad de flavonoides, en especial las antocianinas encontradas en la mayoría de estas frutas, estaban en menor riesgo de desarrollar la enfermedad que aquellos cuya dieta contenía menos o diferentes clases de flavonoides.

Las bayas ayudan a combatir el dolor y las enfermedades del corazón

Una forma natural de aspirina—ácido salicílico—ha sido encontrada en las fresas que crecen en cañas, como la zarzamora, mora y frambuesa. El Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad del Estado de Oregón informa que el ácido salicílico encontrado en estas fresas podría tener efectos similares a la aspirina al proteger contra las enfermedades cardiacas. Por ejemplo, un servicio de 100 gramos (alrededor de ¾ taza) de frambuesas contiene cerca de 5 miligramos de ácido salicílico.

 

Recetas sabrosas…

Té helado de zarzamora (blackberry) y mentaCortesía de Driscoll’s ©2010; todos los derechos reservados.

Sirva sobre hielo. Esta bebida repleta de sabor es una gran manera de calmar la sed en los calurosos días del verano.

Rinde 8 porciones (alrededor de 2 cuartos de galón)

5 bolsitas de té negro orgánico
¼ taza de hojas de menta, machacadas; reserve una hoja para cada servicio para adornar
4 tazas de agua hirviendo
½ taza de azúcar natural (o utilice miel a gusto)
6 (6-oz) paquetes de zarzamoras, reserve dos o tres para cada servicio para adornar

Coloque las bolsitas de té y la menta en una jarra a prueba de calor. Añada el agua hirviendo y deje reposar alrededor de 10 minutos. Cuele en otra jarra y descarte las bolsitas de té y las hojas de menta. Agregue el azúcar. En una licuadora o procesador de alimentos, haga un puré con las zarzamoras, luego cuele. Descarte la pulpa y las semillas. Agregue el puré al té. Pruebe y ajuste el azúcar a su gusto. Enfríe. Sirva sobre hielo con hojas de menta y dos o tres zarzamoras.


Fuente: Recipes.Driscolls.com.

 

Ensalada de cuscús con moras (blueberry), mangó, cebolla y aderezo de limón

Cortesía de Driscoll’s ©2010; todos los derechos reservados.Esta refrescante ensalada de verano, con sus frescos sabores, es muy fácil de preparar y placentera a la hora de comer.

Rinde 4 porciones

½ taza de jugo de naranja
⅓ taza de agua
½ cucharadita de sal natural, dividida
¾ taza de cuscús integral
1 paquete de moras (blueberries)
1 taza de mangó fresco en cubitos
⅓ taza de cebolla roja picada
2 cucharadas de menta fresca picada
2 cucharadas de jugo de limón fresco
2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
⅛ cucharadita de pimienta negra

Combine el jugo de naranja, el agua y un ¼ cucharadita de sal en una pequeña cacerola. Traer a ebullición. Agregue el cuscús y mueva; cubra, remueva del fuego y deje reposar por 5 minutos. Transfiera el cuscús a un bol y separe con un tenedor; deje enfriar por 10 minutos. Integre los ingredientes restantes: ¼ cucharadita de sal, moras, mangó, cebolla, menta, jugo de limón, aceite de oliva y pimienta; mezcle bien. Sirva inmediatamente o refrigere hasta el momento de servir.


Source: Recipes.Driscolls.com recipe library.

 

Yogurt congelado de fresas

Esta mezcla, más deliciosa aún con un endulzante natural, es una variación veraniega de yogurt casero con frutas. Si lo desea, congele la mezcla en moldes en forma de paletas para delicias individuales.

Rinde 6 porciones

3 tazas de fresas, sin el cabito
1¾ tazas de yogurt sin sabor
2 cucharadas de miel líquida o 4 cucharadas de sirope de agave
Fresas adicionales
Pétalos de rosa sin tratar

En una licuadora, haga un puré de las fresas hasta que esté suave. Añada el yogurt y el endulzante natural de su elección; pulse hasta que todo esté bien mezclado. Vierta en un contenedor llano, seguro para el congelador y congele sin cubrir por 40 minutos. Con un tenedor rompa los cristales de hielos y devuelva al congelador por 1 hora o hasta que esté firme. (Otra alternativa es congelar en una máquina de hacer helado según las instrucciones del manufacturero). Transfiera al refrigerador 15 minutos antes de servir. Sirva en platitos de helado, adornado con fresas y pétalos de rosa.


Fuente: 175 Natural Sugar Desserts por Angela y Ari Dayan, © 2007 Robert Rose Inc.; reimpreso con permiso.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags