Pérdida de peso sostenible

Cinco secretos para volver a ser usted mismo



Los expertos en salud concuerdan que muchos alimentos pueden jugar múltiples roles en la pérdida de peso.
 

A partir de la década de 1970, la periodista y defensora de los alimentos naturales, Kathleen Barnes, de Brevard, Carolina del Norte, practicó con mucho entusiasmo el vegetarianismo, sin embargo, a través de los años seguía subiendo de peso. En esa búsqueda de contestaciones a sus preguntas, compartió sus hallazgos en una serie de libros que incluyen: 8 Weeks to Vibrant Health: A Take Charge Plan for Women (en coautoría con la Dra. Hyla Cass) y Rx from the Garden: 101 Food Cures You Can Easily Grow.

“Cuando por fin entendí cuáles alimentos añadir a mi dieta, perdí 100 libras y me mantuve”, dice Barnes.

Quemar grasa. Los alimentos con propiedades termogénicas ayudan a calentar el cuerpo y pueden ayudar a quemar grasa. “Usted siente un rubor cuando los come o los bebe”, observa Barnes. Los chiles, el polvo de curry, el rábano picante, la mostaza, el ajo, la cebolla, el wasabi, el jengibre, la pimienta negra y los rábanos son especialmente buenas selecciones en los climas fríos cuando queremos sentirnos calientes de todos modos.

El sabor intenso que dan estos alimentos nos ayuda a practicar el principio del control de porciones, dice Chester Ku-Lea, consultor en nutrición y salud radicado en Vancouver, British Columbia: “La incorporación de estos alimentos a los platos genera una alta tasa de quema calórica y sus poderosos sabores llevan a que las personas coman mucho menos que como lo harían normalmente. Además, los pimientos rojos, cayena y jalapeño, las salsasy otros alimentos picantes son todos bajos en calorías”.

Mejorar el estado de ánimo. No queremos sentirnos hambrientos o privarnos de algunos alimentos cuando tratamos de perder peso. La proteína en el pavo, pollo y pescado de agua fría, como el salmón y la caballa, nos ayuda a sentirnos más satisfechos y bien. Barnes también sugiere comer requesón bajo en grasa, aguacate, galletas de germen de trigo y bananas, los cuales nos ayudan a aumentar los niveles de serotonina y sensación de bienestar. “Cuando se le antoja algo dulce o se siente cansado a media tarde, ese es el momento de comer una pequeña cantidad de estos alimentos para volver a la normalidad”, aconseja ella.

Julia Ross, autora de The Mood Cure y The Diet Cure, concuerda. Esta psicoterapeuta nutricional radicada en Mill Valley, California, recomienda los carbohidratos complejos como los granos integrales para mantenernos en equilibrio durante la pérdida de peso. “Esto significa dejar a un lado lo que quedó del bizcocho y comer carbohidratos sensibles que estimulen la serotonina”, dice ella.

Promover la digestión. La fibra en las frutas y vegetales frescos y en los granos integrales ayuda a mover las cosas a través del sistema digestivo para lograr que nuestro cuerpo trabaje con mayor eficiencia. Barnes favorece el ingerir tés de menta y otras hierbas, e incorporar la salvia, eneldo, orégano y otras hierbas en sabrosos platos para ayudar a la digestión.

Según un estudio reciente de la Universidad de Illinois, la fibra soluble que encontramos en el salvado de avena, frutas, vegetales o verduras y nueces, no solo facilita la digestión, sino que también nos ayuda a sostener el sistema inmune. El profesor Gregory Freund, quien enseña en la escuela de medicina de Champaign, explica: “La fibra soluble cambia la personalidad de las células inmunes—van de ser proinflamatorias, células rabiosas, a antiinflamatorias, células sanadoras que nos ayudan a recuperarnos más rápido de la infección”.

Sentirse satisfecho. Los ataques de hambre pueden descarrilar los mejores esfuerzos de comer mejor.  Barnes aprendió que los líquidos, incluidos dos litros de agua al día, ayudan a mantener la sensación de satisfacción. En los meses más fríos, ella hace sopas que incorporan vegetales de hoja verde, cebolla, ajo, chiles y hierbas.

Una manzana al día puede mantener alejado al médico, pero también nos ayuda en otras maneras. “Las manzanas tienen un alto contenido de agua y están llenas de fibra, dos factores para dejarlo saciado”, dice Keren Gilbert, dietista certificada y fundadora de Decision Nutrition, en Great Neck, Nueva York. “Para una merienda cargada de sabrosa proteína, ponga mantequilla de almendra natural sobre las tajadas de manzana.”

Acepte recompensas. El dejar espacio para un pequeño gustito, como un pedazo de chocolate fino, nos puede dejar con una sensación de satisfacción en lugar de llenura, dice Katherine Harvey, dietista certificada en Kansas City, Misuri.

Darse un gustito dulce de vez en cuando refuerza la percepción de que comer correctamente puede ser sencillo y agradable, dice Barnes. A ella le gusta, en los meses fríos, hornear manzanas endulzadas con Stevia y canela o cocinar peras en jugo de fruta y especias. Ella puede abrir una granada y poco a poco comerse los granos rojos o parar en un café y tomarse un café con leche baja en grasa.

La estrategia de alimentos naturales de Barnes la ha ayudado a mantener el peso deseado por muchos años. “La pérdida de peso sostenible implica una alimentación sostenible”, dice ella, “encontrando alimentos sanos que podemos disfrutar el resto de nuestra vida”.


Judith Fertig es autora de libros de cocina premiados y tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags