Un lavado en seco más verde

Nuevos métodos ecoamigables para ayudar al Planeta



El lavado en seco puede ser conveniente—pero hasta el momento, no ha sido un amigo del ambiente.

No tiene sentido. Primero, son productos químicos perjudiciales utilizados para limpiar la ropa. La mayoría de las instalaciones continúan con el uso del PERC (forma abreviada del percloroetileno), un carcinógeno que se libera a través de las emisiones en las tintorerías, que eventualmente podría contaminar el terreno y las aguas subterráneas.  Con alrededor de 35,000  instalaciones de lavado en seco (“dry cleaning”) a través de todos los Estados Unidos, esto crea una gran preocupación, tanto a nivel ambiental como de salud pública.

Otros químicos adicionales comúnmente utilizados en el lavado en seco con repercusiones tóxicas, incluyen los solventes con base de petróleo como PureDry y EcoSolve.  GreenEarth es un solvente que tiene como base la silicona y se descompone en arena, agua y dióxido de carbono.

Más allá de los químicos, las prácticas estándares del lavado en seco conllevan muchos desperdicios, entre ellos,  los más obvios: la cubierta de plástico para cubrir la ropa y los ganchos desechables.

Una nueva era

Conscientes de la imagen pública de hacerle daño al planeta, las tintorerías, muchas de ellas pequeñas y administradas por negocios de familia, se han dado a la tarea de reinventarse.  Desafortunadamente, algunas veces esto requiere un poco más que añadir al nombre de la compañía la palabra “orgánico” o “verde”.  Para estar claros, los clientes deben investigar si algún negocio en particular usa PERC u otro de los químicos dañinos para determinar si la mención de lo “verde” tiene su mérito.

La buena noticia es que muchas tintorerías alrededor del país están cambiando a métodos de alternativas de limpieza que dejan menos impactos en el ambiente.  Una nueva agencia certificadora llamada Green Cleaners Council (GCC) está ayudando a las tintorerías con sus reclamos ambientales.

Tecnología fresca

Una alternativa al lavado en seco tradicional, conocido como limpieza CO2, usa dióxido de carbono líquido—el tipo que usan en la soda carbonatada— como su solvente activo mezclado con el detergente para lavado en seco.  Durante el proceso de limpieza, el exceso de CO2 liberado es capturado y reutilizado.

Mejor aún, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) aprobó que los métodos de limpieza húmeda utilicen agua y “detergentes preferiblemente pro ambiente” para limpiar la ropa delicada de una forma segura y no contribuir a la contaminación del aire ni dejar desperdicios peligrosos.  El único impacto negativo para el ambiente con este método es el uso de agua adicional.

La EPA estima que un 10 por ciento de la industria ha hecho el cambio hacia la limpieza húmeda y el número sigue creciendo. Lo interesante es que todas las tintorerías tienen la capacidad de usar este método en algunos ítems utilizando el equipo existente, informa la agencia, y algunos 3,000 establecimientos probablemente estén ofreciendo algún grado de limpieza húmeda (según sabemos por la venta de equipos).

Ann Hargrove se distingue por operar la primera tintorería húmeda en los Estados Unidos. Hoy día, ella es miembro del GCC, que provee certificación ambiental de la que ha carecido la industria. Muy parecido a otros grupos de estándares ambientalistas, el consejo clasifica a las tintorerías de lavado en seco basándose en una larga lista de atributos ambientales.  Luego de verificar los reclamos, el consejo premia a los dueños con de una a cinco hojas de acuerdo a su credibilidad verde.

“La parte agradable de lo que estamos haciendo”, dice Hargrove, “es que, una vez las tintorerías llenen el formulario, nosotros le otorgamos la puntuación y le damos una lista detallada de cosas que ellos pueden hacer”.

Ella dice que ningún negocio puede ganar una clasificación de cinco estrellas mientras usen PERC, pero añade que los nuevos equipos son caros y que también los pequeños pasos merecen reconocimiento. La página en Internet de la GCC ofrece una lista por estado de las tintorerías certificadas verdes—aunque muchos estados todavía no tienen ninguna en la lista. La EPA provee otra guía de tintorerías verdes más completa,  incluye una lista por estado de las que usan CO2 y limpieza húmeda.

Sudsies, una compañía con base en Florida, ejemplifica el tipo de negociante que ha asumido el reto de la limpieza verde.  Se ha ganado una clasificación de cuatro hojas al ofrecer limpieza húmeda e instituir un programa de reciclaje. (Visite Sudsies.com.)

“Utilizamos los ganchos plásticos hechos de plástico reciclado que también pueden volver a usarse”, dice el CEO de Sudsies, Jason Loeb. La compañía también ha reducido el uso del papel y las cubiertas de plástico, e imprime su publicidad en papel reciclado.

Con los problemas económicos actuales, Loeb dice que es un momento duro para que la industria haga cambios significativos hacia lo verde, así que lo que manda es hacerlo poco a poco. Señala que: “Por el momento, la mayoría de aquellos con tiempo y dinero para invertir en prácticas ecoamigables limitan su inversión al uso de algún solvente de lavado en seco particular, en lugar de moverse a evaluar todas las áreas de su impacto ambiental”.

La misión del Green Cleaners Council de evaluar más tintorerías debe promover el crear un mayor interés sobre este asunto, a la vez que ayuda a los clientes a diferenciar de inmediato a los que dicen que tienen prácticas verdes de nombre de aquellos que están comprometidos con limpieza de la ropa de una forma totalmente nueva. Está de nuestra parte crear la demanda.


Brita Belli es editor de E – The Environmental Magazine.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags