Criando a nuestros hijos con hábitos de alimentación saludables

Cómo desarrollarles el paladar desde la cuna



América está en medio de una epidemia de obesidad infantil, lo que ha causado una crisis de salud en nuestros niños.

Según un estudio del Instituto de Nutrición de Nestlé, comúnmente conocido como Feeding Infant and Toddler Study (FITS, por sus siglas en ingles), muchos niños estadounidenses tienen una dieta de mala calidad, muy alta en calorías y muy baja en nutrición.  Uno de cada tres bebés y niños entre las edades de 2 y 3 años, no están comiendo ni un solo vegetal al día y según crecen, sus hábitos alimentarios tampoco mejoran.

Obviamente, la dieta típica estadounidense no está funcionando.  Según el estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer, solo un 1 por ciento de los niños entre las edades de 2 a 19 años cumplió con los requisitos de la Pirámide Nutricional del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.  El 16 por ciento de los niños no cumplió con ninguna de las recomendaciones de la pirámide.  En el 2010, la Asociación Dietética Americana (ADA, por sus siglas en inglés) informó que sobre 23 millones de niños y adolescentes estadounidenses están sobrepeso o son obesos y en riesgo de otros problemas de salud relacionados con la obesidad.  Esto es casi uno en cada tres niños.

Formación temprana

Los esfuerzos a nivel nacional dirigidos a estos asuntos de salud, han demostrado que es más fácil la prevención temprana que la intervención cuando ya los problemas se han apoderado.  Los padres pueden desarrollar hábitos alimentarios saludables en sus niños desde que están en la cuna.  Desarrollando unas cuantas costumbres, los padres pueden lograr beneficios a largo plazo para toda la familia.

El primer consejo es mantener una actitud neutral hacia la comida, aun cuando esté en contra de su intuición.  Cuando se alimenta al niño por primera vez con alimentos sólidos, es útil presentarlos de una manera relajada, neutral, sin presionar para que lo coma.  Según el niño crece, evite poner etiquetas a algunos alimentos como buenos, malos o saludables, para así evitar la respuesta: “¿Es esto saludable? No me gusta”.

Los padres deben tener paciencia.  A veces hay que presentar el alimento hasta 15 veces antes de que el niño esté dispuesto a probarlo y va a probarlo unas cuantas veces antes de decidir que le gusta.

Es de gran ayuda ofrecerle una variedad de sabores desde una edad temprana para que los niños se familiaricen con las diferentes dimensiones de sabores y texturas.  Aunque al principio, los bebés prefieren los sabores dulces por encima de otros, según crecen, sus preferencias se inclinan hacia lo conocido.  Si desde temprano, se les presenta consistentemente una variedad de alimentos integrales saludables, incluyendo todos los vegetales, estos se convierten en la dieta preferida.

“Los tres primeros años de la vida de un niño son una ventana de oportunidad para desarrollar hábitos alimentarios saludables que perdurarán para toda la vida”.
Dr. William Sears, autor, profesor de pediatría en la Universidad de California-Escuela de Medicina de Irvine y fundador de AskDrSears.com

Desarrollando hábitos

Es aconsejable ofrecerles alimentos a los niños solo cuando tienen hambre. Cuando los niños se alimentan a través de un flujo continuo de carbohidratos simples, como galletas de harina refinada y cereales endulzados o hasta jugos 100 por ciento de frutas, esto mantiene sus niveles de azúcar un poco elevados, lo que puede causar algunos problemas.

Los nutricionistas conocen de primera mano cómo esa dieta evita que la señal de la verdadera hambre se active, lo que a su vez puede causar que los pequeños no quieran comer ciertos alimentos, especialmente vegetales.  También puede inducir a que coman menos alimentos nutricionalmente balanceados a la hora de sus comidas.

Cuando los niños tienen algún tipo de sensibilidad al azúcar en la sangre, entre más alimentos dulces consumen, más van a querer.  Si los padres quieren darle una merienda dulce, añada alguna fibra, proteína o grasa saludable adicional para balancear el azúcar, ya que estos nutrientes actúan como un mecanismo de liberación controlada para el azúcar y ayuda a regular el apetito a un ritmo más natural.

Según el Pediatric Manual of Clinical Dietetics de ADA, los niños vegetarianos tienden a ser más delgados que sus pares no vegetarianos, aunque esto no significa que tan solo eliminar la carne es la receta para la prevención de la obesidad.  Según la Asociación Dietética Americana, una dieta vegetariana variada y planificada apropiadamente puede cumplir con todas las necesidades nutricionales de bebés y niños en crecimiento.  Pero resulta especialmente importante mantener balanceados los niveles de azúcar en la sangre en niños vegetarianos porque no están recibiendo las proteínas de fuentes animales.  Por el lado positivo, los jóvenes vegetarianos son más propensos a consumir una gama más amplia de fibra y micronutrientes de frutas, vegetales y habichuelas.

Para motivar a los jóvenes reacios a comer más vegetales, puede asarlos, especialmente los vegetales verdes y los tubérculos. También puede servir un vegetal nuevo de manera similar a otro que ya les gusta, como hornear batatas dulces cortadas en formas conocidas.  Los vegetales de tamaño pequeño como el brócoli miniatura o las zanahorias enanas pueden ser más apetecibles.  Aderezar los vegetales con salsas y  polvorearlos de hierbas, especias, queso parmesano, semillas molidas o germen de trigo, los hace más divertidos.

Finalmente, motive a los niños a colaborar con las tareas de la cocina; pueden lavar los vegetales o colocarlos graciosamente en un plato.  Si los niños participan en la preparación de los alimentos, lo más probable es que se los coman.


Jeannette Lee Bessinger,  galardonada educadora en estilos de vida y nutrición, y Tracee Yablon Brenner es una dietista certificada, fundadora de RealFoodMoms.com.  Estas consejeras de salud certificadas son co-autoras de dos prácticas guías familiares: Great Expectations: Best Food for Your Baby y Toddler y Simple Food for Busy Families.


Alimentación saludable a cualquier edad

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags