Relajarse, Refrescarse, Liberarse, Recargarse

Recetas caseras terapéuticas para reequilibrar y renovar la mente y el cuerpo



“Lograr un balance en todos los niveles de nuestro ser es la medida exacta de una salud vibrante”, dice Thomas Yarema, médico multidisciplinario y director del Centro Kauai para la Medicina Holística y la Investigación, en Hawái.

Los médicos y los profesionales de la salud que practican la medicina integral entienden que en muchas terapias orientales antiguas, incluido el ayurveda y la medicina tradicional china, el bienestar gira alrededor del equilibrio.  En estas disciplinas, la armonía, y por extensión, la salud y la alegría, es creada por un constante reequilibrio de las energías, algunas veces complementando su  estado natural y otras luchando en contra de ellas.  Pero, dependiendo de nuestro estado emocional o físico (¿una personalidad llevadera?, ¿mal genio?) y la situación actual (¿desempleado?, ¿contrayendo matrimonio?), el equilibrio podría requerir algo para calmarlo o un impulso para subirlo, volcarse hacia adentro o hacia fuera.

Al consultar la última investigación y asesoramiento de un grupo de expertos, Natural Awakenings ha creado una guía con recetas para equilibrar la mente y el cuerpo.  Ya sea que la necesidad inmediata es relajarse, refrescarse, liberarse o recargarse, tenemos una forma sencilla de devolverle el balance.  Comience a tratarlo hoy.

Relajarse

Según dice el adagio popular: “El cambio es bueno”, pero incluso un buen cambio, como enamorarse o irse de vacaciones, causa estrés.  El estrés se discute ampliamente en las revistas médicas como The Lancet y The Journal of the American Medical Association vinculándolo a problemas de salud desde enfermedad cardiaca y diabetes, hasta pérdida de peso y depresión.  Debido a que el estrés afecta el sistema inmune, los catarros frecuentes o combatir la influenza podrían ser señal de que hay que reducir el ritmo de vida.  Los pensamientos confusos, estar olvidadizo y tener sentimientos de frustración, también podrían indicar que es tiempo de relajarse.

Usar las hierbas
Beberse una taza de té de hierbas es una forma sencilla, suave y agradable de comenzar.  Dodie Harte, educador sobre el tema de las hierbas del Sierra Institute of Herbal Studies, recomienda una combinación de tres hierbas calmantes: manzanilla, flores de tilo y flor de pasión, con una pizca de la aromática y relajante flor de lavanda.  Añada una taza de agua hirviendo a la mezcla de una cucharadita de cada una de las hierbas y una ramita de lavanda, deje reposar de 5 a 10 minutos.

Aplicar presión
Igual que la acupuntura, la acupresión es una técnica de la medicina tradicional china que trabaja para volver a equilibrar el flujo del chi, o energía, en el cuerpo al estimular los puntos claves a lo largo de los meridianos energéticos. Mientras que la acupuntura usa agujas que penetran la piel y requiere una visita a un profesional, la acupresión estimula puntos específicos en la superficie de la piel y puede ser parte del cuidado propio.

“Cuando se estimulan los puntos, estos liberan la tensión muscular, promueven la circulación de la sangre y realzan la fuerza de vida del cuerpo que ayuda a la sanación”, explica Michael Reed Gach, Ph.D., fundador del Instituto de Acupresión, en Berkeley, California, y autor del libro Acupressure’s Potent Points: A Guide to Self-Care for Common Ailments.

Para relajar el cuello y aliviar los dolores de cabeza por tensión, utilice el punto en la base del cráneo, justo donde se une la cabeza al cuello.  Sienta el hueco entre los dos músculos verticales, al encontrarlo y presionarlo, probablemente provocará un suspiro.  Ponga uno o dos dedos en el hueco y suavemente aplique presión por uno o dos minutos.

Refrescarse

Quizás el problema no es el estrés sino una sensación de cansancio o apatía.  Según Tracey Marks, psiquiatra con oficina en Atlanta y autora del nuevo libro Master Your Sleep: Proven Methods Simplified, el continuo flujo de información electrónica en nuestra vida puede ser sobreestimulante para el cerebro.  El primer paso para refrescarse y reponerse es salirse del sistema.  En otras palabras, “Las horas desconectados crean mejores horas”, dice ella.

Estar solo o sola
Ester Schaler Buchholz, Ph.D., psicóloga y autora de The Call of Solitude, piensa que pasar tiempo en soledad es una necesidad básica. Ella apoya esta creencia con una serie de estudios con infantes, con análisis de datos históricos y antropológicos e investigación que examina cómo la meditación y el descanso refuerzan el sistema inmunitario.  “Nos desconectamos de nosotros mismos, nos volvemos olvidadizos y descuidados”.  Puede que también nos molestemos, nos pongamos ansiosos y deprimidos.

Tome un mini retiro diario para refrescarse desconectándose del resto del mundo por 15 minutos.  Busque un lugar con una puerta y apague todo los equipos electrónicos… entonces, lea un libro, escriba una carta, medite o sencillamente, cierre los ojos, sienta el silencio.

Dormir
“El sueño termina siendo una de esas cosas que vemos como prescindible”, dice Marks.  Pero un gran número de estudios de la Escuela de Medicina de Harvard, División de la Medicina del Sueño, y de otras instituciones, muestran que es crucial para la salud mental y física, al igual que para muchas de las funciones importantes del cuerpo, incluido la reparación del tejido, el crecimiento muscular y la síntesis de la proteína.  Incluso, nuevos hallazgos del Centro Médico Beth Israel Deaconess demostraron que el cerebro usa el sueño para consolidar las memorias y poderlas hacer más accesibles cuando estamos despiertos.

“Debemos vernos nosotros mismos como una batería que opera por 16 horas”, recalca Marks, debemos recargarnos para poder hacer las cosas bien. Los signos de falta de sueño incluyen estados de irritabilidad y falta de capacidad de concentración.

Marks tiene una rutina que comienza una hora antes de ir a dormir.  Deje el trabajo a un lado y apague el computador.  No tome líquidos.  Tome un baño de agua tibia o ponga los pies en agua tibia y póngase sus pijamas.  Lea, medite o escuche música para ir relajándose.  Ajuste la temperatura del cuarto entre 68 y 74 grados y apague todas las luces y dispositivos electrónicos, cubra las pantallas LED.  Si le toma más de 30 minutos para dormirse, salga de la cama y haga algo relajante hasta que se sienta listo.  “Si su mente está ocupada, escriba sus pensamientos en una hoja para solucionar problemas”, sugiere ella.

Salga al exterior
Se ha comprobado muchas veces que la naturaleza sana. Un investigador de la Universidad del Sur de California ha encontrado que tan solo mirar un escenario natural, un atardecer o un bosque puede activar las endorfinas en el cerebro que hacen que nos sintamos bien.  Salir a los exteriores es mejor aún.  Henry Emmons, psiquiatra interactivo y autor de The Chemistry of Joy, explica que la luz del sol nos provee vitamina D, la que “...juega un rol importante en muchos proceso psicológicos, incluidos los estados de ánimo”.  Emmons receta: al menos 30 minutos en exteriores diariamente, sin gafas de sol, las que dejan de filtrar componentes sanadores de la luz solar.

Esther Sternberg, neuroinmunóloga, doctora y autora de Healing Spaces: The Science of Place and Well-Being, señala que un cúmulo de investigación ha demostrado que los colores, patrones y olores de los ambientes naturales afectan el bienestar mental y físico.  Ella recomienda pasar más tiempo en los jardines y cultivar sus propias plantas, aunque solo sea un cajón con hierbas en las ventanas.

Liberarse

No se puede avanzar si tenemos algo que nos detiene.  Algunas veces se necesita dejar ir y soltar lo que sea que no nos deja avanzar—incluso si no sabemos a ciencia cierta qué es.  Aquí presentamos algunas maneras que nos hacen sentir bien para salir del estancamiento físico y emocional.

Hacer ruido
Muchas tradiciones sagradas occidentales y orientales utilizan el poder sanador del sonido mediante cantos, canciones, himnos y mantras, pero la ciencia detrás del sonido sanador es sólida.  Según Tom Kenyon, quien es experto en la materia, los patrones repetitivos de la música y el canto estimulan el sistema reticular activador en el cerebro, que puede inducir a un estado tipo trance leve.  El crear sonido y música es mucho más transformador que tan solo escucharla.

“La música nos ayuda a liberar ayudándonos a recordar  un poco más quiénes somos”, señala la soprano y chamán del sonido, Norma Gentile, de Ypsilanti, Michigan.  Su consejo favorito es cantar.  Ella nos exhorta a “cantar con la radio, en un coro o solos”.  Cuando uno canta, explica, se respira profundo y el cuerpo vibra y libera energía. Sencillamente cante cualquier cosa que le haga sentir bien. “No hay ningún estilo de música que no sea de ayuda y sanador”.

Para liberarse de achaques y dolores, Kenyon aplica un ejercicio diferente.  Primero, encuentre un lugar tranquilo, un cuarto privado donde nadie pueda escucharlo.  Entonces, cierre los ojos y concéntrese en la parte del cuerpo que siente incomodidad: quizás la espalda baja o el cuello, o un corazón acelerado o un malestar emocional.  Respire lentamente.  Exhale de forma audible, dejando que el sonido salga del lugar del malestar.  Los sonidos que se expresan son únicos para cada persona.  Permita que los sonidos crezcan alcanzando un crescendo y deje que vayan bajando naturalmente”. Es una técnica sencilla, pero poderosa para expresar tensión con sonido”, promete Kenyon.

Exfoliarse
“La piel es el órgano del cuerpo más grande y su mejor función es liberar toxinas, menos trabajo para el hígado y los riñones”, explica Tom Sherman, dedicado al trabajo corporal e instructor en el Instituto de Acupresión.  Sugiere cepillarse la piel diariamente con un cepillo seco, esto es una forma sencilla de estimular los nódulos linfáticos, abrir los poros, liberar toxinas y exfoliar la piel.

Cualquier cepillo de cerdas naturales con un mango largo funciona, aunque Sherman prefiere el cepillo de mano Yerba Buena.  También le gusta el sistema ‘Vital Chi Skin-Brushing’ desarrollado por Bruce Berkowsky (NaturalHealthScience.com). El cepillarse en seco es un tratamiento popular en los spas que tiene raíces europeas.

Para una exfoliación básica, remuévase la ropa y de forma suave pero vigorosa, frote el cepillo por todas las partes del cuerpo con movimiento circular.  La regla básica es cepillar hacia el corazón y la dirección del flujo sanguíneo.  Por lo tanto, comience por los pies, cepille en círculo subiendo por las pantorrillas, los muslos, los glúteos antes de moverse a las manos, los brazos y luego los hombros. Cepille del cuello hacia abajo pero en la espalda hacia arriba.  Finalmente, muévase al pecho y el abdomen, cepillando contrario a las manecillas del reloj.  Todo el proceso debe tomar alrededor de 10 minutos.  Luego de terminar pase a una hidroterapia, una buena ducha funciona para limpiar toda la piel muerta y las impurezas.  Otra opción para eliminar toxinas es seguir con baño caliente que contenga dos tazas de sales de Epsom y 20 gotas de aceite de árbol de té.

Recargarse

Luego de haberse des-estresado, refrescado y liberado, puede que sea el momento de revivir la energía.  Estos últimos pasos van dirigidos a recargar sus baterías emocionales y físicas.

Mantenerse en contacto
El contacto físico en cualquier forma estimula el cuerpo y aunque el masaje es típicamente usado para relajarse y liberarse, tambien puede revitalizar. Un estudio reciente de los Institutos Nacionales de Salud demostró que el masaje tiene un efecto positivo en la fatiga relacionada con el cáncer en pacientes que están bajo tratamiento y que se les ha drenado la energía.

“Durante un masaje vigorizante, el terapeuta usa manipulaciones y fricciones a un ritmo rápido, en lugar de presiones sostenidas lentas”, explica Kristen Sykora, masajista certificada y portavoz para la Asociación Americana de Terapia del Masaje.  Entre visitas (localice un profesional en FindaMassageTherapist.org), hay mucho que usted puede hacer usted mismo.

“A nivel fisiológico, cuando se da masaje usted mismo—incluso cuando se frota una loción en la piel—usted les está pidiendo a los vasos sanguíneos que se abran y traigan sangre, nutrientes y oxígeno al área.  Ella sugiere una sencilla técnica de percusión o palmaditas, llamada tapotement, utilizada para reenergizar cualquier área del cuerpo que esté fatigada, como los cuádriceps o los glúteos.  Para trabajar los cuádriceps, siéntese cómodamente para que los músculos se relajen, haga una palmadita suave primero por todo el músculo por uno o dos minutos. Use el final del dedo en el puño, donde se enroscan los dedos.

Camine
Una forma sencilla de comenzar a moverse, subir escaleras sube el ritmo del corazón y la capacidad del corazón, aumenta la circulación sanguínea y los nutrientes en todos los sistemas del cuerpo. Una nueva investigación de la Universidad de Pittsburgh muestra que también mejora la memoria.  Es relativamente de bajo impacto, seguro, una forma de ejercicio que también le permite estar en los exteriores y que ha sido probado que tiene sus propios beneficios en el equilibrio.  Los principiantes pueden tratar 10 minutos al día a un paso lento y cómodo, mientras que los más experimentados podrían caminar 30 minutos al día a un paso más ligero y vigoroso.

Trate algo nuevo
El mantenerse haciendo lo que es seguro, familiar y comprobado podría ser una medida de conservación de energía, pero cambiar la rutina y tratar nuevas cosas puede ayudarlo a volver a cultivar la pasión por la vida.  Una pasión, dice Marks, le ayuda a proveerle a la vida un significado y propósito.  “Es importante encontrar placeres fuera del trabajo, incluso si ama su trabajo”, aconseja ella.

¿Qué hará usted?  Algo que siempre haya querido hacer o solía hacer y que siempre ha querido retomar, o, algo que nunca pensó podría hacer o que piensa que es muy viejo para lograrlo.

El calendario mensual de Natural Awakenings es un lugar perfecto para comenzar. Tomar unas clases de cocina o de arte (las universidades locales son maravillosas también) o unirse a un grupo ambientalista o de observación de aves (Meetup.com facilita reuniones locales). Aprenda un nuevo deporte (tenis, paddleboarding, salsa) o un instrumento musical (el ukulele, es fácil y se está poniendo de moda). Únase a un grupo de lectura, a un jardín comunitario o un taller de artesanías, que son todas parte de un movimiento de hágalo usted mismo.  La lista es infinita...


El nuevo libro de Frances Lefkowitz, To Have Not, ha sido reconocido como una de las cinco mejores memorias del 2010 por SheKnows.com. Conéctese en FrancesLefkowitz.net.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags