Transición Sagrada

La muerte consciente como travesía sanadora transformativa



styleuneed.de/Shutterstock.com

Cuando se visualizan adecuadamente, los umbrales de todas las transiciones de la vida pueden ser gratificantes emocional y espiritualmente. Ya sea la transición de un matrimonio o un nacimiento, la pérdida de un trabajo o una enfermedad, el insumo de la experiencia puede brindarnos una nueva perspectiva sobre cómo vivir la vida de manera más plena hoy, si permanecemos con conciencia plena y mostramos amor durante el proceso.

Al igual que el nacimiento, la muerte es una transición para la que nos podemos preparar sabiamente. En años recientes, han surgido movimientos de compasión y sociales para ayudarnos a comportarnos, sanar y crecer cuando perdemos a un ser querido o al enfrentar nuestra propia transición. Una mayor cantidad de iniciativas apoyan un nuevo  modelo de cuidado paliativo que no trata a la muerte como un fracaso, sino como un aspecto esperado de la experiencia humana. Cada una de estas iniciativas, en su propia perspectiva, aboga por una transición llena de gracia apoyada por prácticas de dignidad, cuidado y compasión.

Cambio profundo

El Conscious Dying Institute, en Boulder, Colorado, intenta restituir la muerte y el proceso de morir a su lugar natural en el círculo sagrado de la vida. Sus programas de instrucción y capacitación de tanatología ayudan a crear una cultura nueva con base en la sabiduría de maestros en sanación y doulas para el fin de la vida que sirven entre los cuidadores de primera línea y acompañantes que ofrecen el consuelo que las personas quieren y más necesitan. Fundado por Tarron Estes, sanadora, poeta, capacitadora de Caritas y educadora de aprendizaje transformacional, el instituto cuenta con una base de amor, apertura espiritual, compasión y campo universal de consciencia.

“El adiestramiento está abierto a enfermeras, médicos, clínicos, cuidadores, familiares, equipos de cuidado de la salud y cualquiera que esté interesado en explorar lo que significa morir de manera consciente”, dijo Estes. Atiende el despertar interno del proveedor y los ayuda a reforzar su capacidad de ofrecer cuidado espiritual, emocional, físico y práctico a cualquiera, ayudar a aliviar el dolor, independientemente del diagnóstico.

“En lugar del cuidado curativo, se trata de buscar aumentar los momentos preciosos y significativos, un sentido de santuario espiritual, belleza, interconexión y apreciación por la vida para las familias y los pacientes a los que sirve. Una doula del fin de la vida de cabecera se asegura que las familias y los seres queridos puedan concentrarse en lo más importante”, explica Estes, que cree que nuestra verdadera naturaleza vive en nosotros como una joya inmaculada.

Ayudar a las personas a sentirse cómodas al hablar sobre la muerte es el trabajo de la Dra. Karen Wyatt, de Dillon, Colorado, fundadora de la Universidad del Fin de la Vida (End of Life University), una serie de entrevistas en línea con expertos en cuidado del fin de la vida. Ofrece un entorno de confianza y amoroso en los cafés mensuales sobre la muerte. La autora de What Really Matters: 7 Lessons for Living from the Stories of Dying expande la conversación por medio de artículos relacionados y podcasts en eoluniversity.com.

Los cafés sobre la muerte se benefician de la experiencia de Wyatt como doctora de hospicio. “Nunca hay una agenda. De las 10 a 12 personas que por lo general participan, siempre hay una nueva, que recientemente ha despertado a la noción de la muerte consciente o a su propia mortalidad. Buscan información y a alguien con quién hablar porque no es un tema de interés para familiares y amigos. Algunas que ya han aceptado su mortalidad quieren explorar sus pensamientos con otras personas. Algunas personas se conectan solo para escuchar”, indica Wyatt.

Como la muerte en occidente se ha comercializado, los paquetes de evento médico y funeraria son la norma, Wyatt recomienda la National Home Funeral Alliance para las personas interesadas en una mejor comprensión de las opciones y recursos para un modelo más sutil. El movimiento sin fines de lucro y social y sus miembros, como Sacred Crossings, en Los Ángeles, buscan restablecer el arte perdido y el ritual sanador de una funeraria conservando los derechos de las familias de ofrecer cuidado después de la muerte.

Volvemos a descubrir que, a fin de morir bien, tenemos que vivir bien. Morir con dignidad es el resultado de un viaje diario de conciencia plena – la culminación de las decisiones informadas, discusiones honestas y la deferencia a la fragilidad sagrada de los ciclos de vida y muerte de la naturaleza.
~William Rosa

Apoyar y educar a las familias interesadas es la misión de la fundadora de Sacred Crossings, la Reverenda Olivia Rosemarie Bareham. La comadrona certificada para ayudar a morir y guía fúnebre utiliza su experiencia como enfermera practicante y voluntaria de hospicio para ayudar a las familias con la planificación del fin de la vida, tanatología y arreglos para una vigilia en el hogar y funeral, al igual que las opciones de cremación y entierro.

“También ofrecemos cantos sagrados para ayudar en la transición de un ser querido. Tener música por un solista o coro para la persona antes, durante y después de la muerte puede ser muy relajante y reconfortante y hasta aliviar el dolor”, indica Bareham.

Exploración del misterio

Por más de 40 años, el trabajo de la vida del filósofo, sicólogo y médico Raymond Moody ha sido reconocer los misterios y validar los eventos inexplicables del fin de la vida. Su importante libro mejor vendido Life After Life apareció en el 1975. La mentoría de Lisa Smartt con Moody los llevó a fundar FinalWordsProject.org. Además, ella es la autora de Words at the Threshold, un estudio del lenguaje disparatado, metafórico y paradójico y las visiones de las personas que están en el proceso de morir.

Moody y Smartt coinciden en que, al entender mejor los patrones peculiares de lenguaje del fin de la vida, podemos compartir de manera más profunda y construir puentes con nuestros seres queridos durante el proceso de morir. “Al hacerlo, ofrecemos mayor apoyo a la persona que está muriendo y aliviamos nuestra experiencia de pérdida mientras cruzan el umbral”, indica Smartt. Al igual que William Peters, fundador del Proyecto Shared Crossings, en Santa Bárbara, California, advierte que es importante demostrar etiqueta de compasión durante los eventos de muerte.

Sarit Wuttisan/Shutterstock.com“Suponga que existen niveles de conciencia en las personas que están muriendo de manera que sienten nuestra energía y presencia y escuchan nuestras voces”, indica Moody. “Respete sus palabras y acciones, independientemente del estado de conciencia de la persona. Escuche con compasión y valide su visión. No pretenda intelectualizar o explicar nada”.

Dianne Gray, presidenta y directora ejecutiva de la Fundación Elisabeth Kübler-Ross, también es propietaria de Hospice and Healthcare Communications. “A menudo, las personas que están muriendo quieren salir de aquí rodeados de paz y armonía. Escogen dejar ir la contención y, a menudo, desean que los familiares hagan lo mismo, que es facilitando al esbozar las Directrices Anticipadas según los últimos deseos del paciente”, dice Gray.

Las preguntas que aborda en charlas públicas y en conversaciones de eventos como las Death Over Dinner incluyen: la necesidad de terminar asuntos sin resolver; concluir asuntos de relaciones no resueltos; encontrar las palabras para expresar nuestra compasión; aliviar la sensación de una pérdida inminente; y lograr llevarse solo el amor al cruzar al otro lado, mientras dejan suficiente en este lado para ayudar a los seres queridos en su proceso de luto. Advierte que, no importa cuán bien planifiquemos para la muerte, nunca sale como lo planificamos.

“En ocasiones, no importa cuántas conversaciones tengamos por adelantado sobre el cuidado, la discordia puede deshacer los planes mejor redactados. Requiere el arduo trabajo de la comunicación con compasión. Los familiares y amigos tienen que recordar que es el final de la experiencia de vida del paciente, no la de ellos. Es posible encontrar paz en medio del conflicto, y entender que la persona que se va sinceramente quiere una transición en paz y que incluye la paz de la familia”.

La iniciativa de Death Over Dinner, fundada por Michael Hebb en el 2013, ha sido presentada por grupos en más de 20 países para ayudar a las personas a participar en conversaciones sobre “cómo queremos morir” – la discusión más vital y costosa que los estadounidenses no están teniendo (DeathOverDinner.org/stories).

Planes prácticos

El Instituto Americano de Contadores Públicos Autorizados y su programa 360 Degrees of Financial Literacy ofrecen una Guía nacional para decisiones financieras: Cómo implantar un plan de fin de vida de descarga gratis en Tinyurl.com/EssentialPlanNeeds. La misma incluye descripciones básicas de asuntos que surgen mientras envejecemos que van más allá del retiro y ofrece detalles sobre los documentos cruciales necesarios para el individuo, los dependientes, la propiedad, los activos, la planificación de herencia, testamentos y fideicomisos. Además aborda asuntos relacionados con las directrices de no resucitar, directrices anticipadas y tratamientos, seguro, tipos de funerales y costos además de los beneficios del Seguro Social, Medicare y veteranos. Las guías sugieren consultar con un contador público autorizado o especialista de planificación financiera personal.

Tanto como un 80 por ciento de nosotros queremos morir en casa.
~ CNN

La innovación más reciente es la bendición de un funeral en vida, una celebración de la vida mientras la persona homenajeada está presente para escuchar los encomios, las alabanzas y las despedidas antes de que continúen su viaje.

AgingWithDignity.org ofrece el documento descargable Five Wishes, una directriz anticipada, o testamento vital que cubre los aspectos personales, espirituales, médicos y legales. Es fácil de usar y puede servir como una guía familiar para iniciar las conversaciones sobre las preferencias de cuidado personal en caso de enfermedad grave.

El periodista del New York Times, Mark Leibovich, escribió sobre cómo el Senador de Massachusetts Edward Kennedy escogió pasar sus últimas semanas buscando un “buen final”. Según se acercaba la muerte, Kennedy dijo a los amigos que quería hacer inventario de su vida y disfrutar el regalo de sus últimos días con las personas que más amaba. Como resultado, continuó disfrutando su ritual matutino de leer los periódicos mientras tomaba café, jugando con sus perros, viendo películas de James Bond con su esposa y teniendo cenas familiares y noches de canto casi todas los días. Se deleitaba con su vista desde su cama del Estrecho de Nantucket, navegó cuando pudo y comió mucho de su helado favorito. Su mantra era, “Cada día es un regalo”.

“Según termina nuestro tiempo, todos buscamos consuelo en los placeres simples – compañía, rutinas diarias, el sabor de la buena comida, el calor del sol en nuestra cara”, indica el Dr. Atul Gawande de Boston en Being Mortal. Si buscamos en nuestros últimos meses la independencia, compañía, atención consciente, dignidad, sabiduría, alegría, amor y liberación del dolor, tenemos el poder de hacer que esos días sean menos miserables, confusos y atemorizantes”.

De estas muchas maneras, podemos lograr aceptar sutilmente y navegar delicadamente la transición final de la vida con dignidad y amor.


Linda Sechrist es escritora sénior de Natural Awakenings. Comuníquese en ItsAllAboutWe.com.

 

Escribir nuestro legado

Have a nice day Photo/Shutterstock.comEn sus libros Caring for the Dying y Having the Last Say, los autores Henry Fersko-Weiss y Alan Gelb, respectivamente, abogan por la revisión de nuestra vida y la redacción de una corta narrativa para explorar su valor según nos acercamos a nuestro acto final en la obra de la Tierra.

Procesar las experiencias del pasado y lo que significan en esta encrucijada, nos presenta la oportunidad de lograr mayor claridad e integrarlas de manera positiva a la historia de nuestra vida. Según Fersko-Weiss, esto tiene el poder de reducir la depresión, aumentar la satisfacción con la vida, fomentar la aceptación del yo y mejorar la integridad del espíritu, independientemente de la fase de la vida en la que nos encontremos.

La recopilación de las experiencias de vida debe reflejar nuestra verdadera humanidad – con todo y fallas – y lo que hemos aprendido a través de los errores y los fracasos, al igual que los triunfos. Transmitir una historia familiar mítica convincente, valores por los que hemos vivido y nuestra aceptación de las relaciones significativas ayudará a las personas que conocemos a entender que, por todas sus dificultades y complejidades, vale la pena vivir la vida. Nuestra narrativa, ya sea grabada como un ensayo o video con libreto, se convierte en una acción de alabanza por el regalo de la vida que hemos llevado, no importa lo imperfecta que haya sido. Además puede servir como posible recuerdo que transmite las lecciones de vida y los valores de una generación a la otra.

Gelb sugiere que resumir lo que ha sido más importante para nosotros en 500 a 1,000 puede ser una experiencia que saborear y disfrutar como un momento de reflexión en la vida, una oportunidad de capturar nuestro legado y hasta servir como nuestro propio encomio. Cuando queremos que un ser querido que ya está muriendo se sienta cerca y escucharlos una última vez, es una manera para ellos literalmente decir la última palabra, añadió.

 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags