Tirar al mar

Los útiles de pesca perdidos contaminan los mares




Richard Whitcombe/Shutterstock.com

Los útiles de pescas abandonados o perdidos, como las trampas, nasas y redes, ensucian el lecho marino en las áreas costeras en todo el mundo y continúan atrayendo, atrapando y matando los peces y otras formas de vida marida. Prensa Asociada informa que organizaciones sin fines de lucro internacionales, gobiernos y compañías participan en esfuerzos para recuperar y reciclar tantos de estos objetos como sea posible para proteger el ambiente, salvar la vida marina y reducir los peligros para la navegación marina.

Un informe de Naciones Unidas de 2009 estimó que existen 640,000 toneladas de redes de pesca descartadas en la profundidad de los mares en todo el mundo. Las soluciones que se recomiendan incluyen paneles degradables en las trampas que se rompan y permitan que escapen los animales marinos. Acuerdos internacionales prohíben tirar el equipo de pesca en el mar; incluso en Inglaterra, los barcos pequeños pueden reunir cuotas de aproximadamente $700 anuales por su basura, brindándoles un incentivo para que acumulen los utensilios de pesca rotos.

Pascal van Erp, un buzo holandés alarmado por la cantidad de equipo que ha encontrado, fundó la Ghost Fishing Foundation para hacerle frente al problema. Éste dice: “Se encuentra en todos los mares, océanos y en los cuerpos de aguas interiores en todas las profundidades, a lo largo de las playas y en la arena. No creo que el problema se pueda resolver por completo, pero podemos evitar que empeore al demostrarlo al público y a las autoridades”. Expertos en la industria y científicos estiman que los pescadores comerciales pierden anualmente 10 por ciento de sus trampas debido al mal tiempo.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags