Mantenga las caries al margen

La odontología holística es mejor para los niños



Kiselev Andrey Valerevich/Shutterstock.com

Según una historia publicada en 2012 en el New York Times, “Preschoolers in Surgery for a Mouthful of Cavities”, más dentistas a nivel nacional están recomendando la administración de anestesia general en un hospital debido a la severidad de las caries.

Tener que realizar un trabajo tan extenso en niños es mayormente prevenible. Los padres sabios exhortan a sus hijos a desarrollar hábitos saludables como cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día, comer menos meriendas repletas de azúcar (y cepillarse los dientes después de hacerlo), limitar la ingesta de jugos de fruta a cuatro onzas al día y a chupar paletas con xilitol, ya que ayuda a combatir las bacterias. Dicha rutina combinada con una visita inicial al dentista al cumplir un año puede reducir los costos dentales, incluido el tratamiento en el hospital para caries dentales extremas, cuyo costo puede ascender a miles de dólares.

Otras formas de reducir la incidencia cada vez más común de seis a diez caries en la niñez incluyen: amamantar solo hasta que el niño comience a echar dientes, evitar la transmisión de bacterias orales anaeróbicas transportadas en la saliva, que es la causa principal de las caries dentales, el uso temprano de tratamiento interceptivo para evitar el apiñamiento de los dientes y consultar a un nutricionista.

Lactancia

Andie Pearson, dentista y propietaria del Gaimed Dental Spa, en Wilmette, Illinois, indica a las madres que, durante el descenso por el canal del parto, el bebé ingiere las bacterias necesarias para digerir la leche materna. A medida que van saliendo los dientes, las bacterias en el intestino también son capaces de digerir alimentos sólidos. “Cuando el niño tiene los 20 dientes de leche, entre los 18 y 30 meses, ya no cuenta con la ecología microbiana para digerir la leche materna y deben destetarse. Los investigadores de la Universidad de Berkeley en California descubrieron que cuanto más una madre lacta a su bebé después de los 2 años durante el día, mayor el riesgo de desarrollar caries dentales severas”, explica Pearson.

El desarrollo de los músculos y las estructuras faciales depende de masticar y mordisquear. “Los anillos de dentición facilitan el masticar, lo que crea dientes más fuertes y mejor alineamiento". Si se retrasa el crecimiento de los dientes, Pearson sugiere un ajuste quiropráctico si todas las demás áreas de desarrollo son normales. “Puede ayudar al cuerpo a relajarse para que los dientes puedan salir de forma natural”, explica.

Boca a boca

Susan Maples, cirujana dental y propietaria de Total Health Dentistry, en Holt, Michigan, observa que el Streptococcus mutans es la razón principal de hospitalizaciones en niños hoy día. “Las caries dentales se forman cuando la tasa de caries causadas por el ácido lácteo producidas por la bacteria sobrepasa la tasa de reparación iniciada por los iones de fosfato y calcio en la saliva", explica. 

La bacteria no deseada se transmite a través de la saliva, que es la razón por la cual los adultos deben evitar chupar cucharas o probar los alimentos antes de dárselo a los niños entre las edades de 1 a 3 años. “Este tipo de bacteria prospera en el azúcar, así que los niños no deben ingerir bebidas ni alimentos con mucha azúcar”, explica Maples. Besarlos en la boca también presenta un riesgo similar.

Intervención temprana

Kris Kammer, cirujano dental y propietario de Gums of Steel Oral Hygiene Transformation, en Middleton, Wisconsin, aprendió desde temprano en su carrera a evitar los empastes de amalgama de mercurio y las extracciones tempranas de bicúspides para propósitos de ortodoncia y que el xilitol reduce la acumulación de placa bacteriana en los dientes. Un estudio publicado en el Journal of Dental Research, apoyado por descubrimientos de un metaestudio presentado en Clinical, Cosmetic and Investigational Dentistry, "demuestra que el uso regular de xilitol durante más de 6 meses redujo significativamente la población de Streptococcus mutans", explica. 

También sugiere tratamiento interceptivo temprano, que puede ser realizado por un dentista. “Los padres no tienen que esperar a que los dientes de los niños se viren y apiñen. Estos problemas pueden atenderse con un dispositivo removible que amplía el arco en el paladar, influye en el crecimiento del hueso y le hace sitio a los dientes que están por salir”, explica Kammer. De acuerdo con Pearson, la dieta temprana adecuada también puede ayudar a prevenir el apiñamiento de dientes, al igual que la mala oclusión o la mala alineación entre los dientes superiores e inferiores.

Modelo a seguir

“Los padres desempeñan una función clave en la higiene dental de sus hijos. Ellos influencian cómo sus hijos cuidan de sus dientes, cómo se comportan en la oficina del dentista y cómo se sienten respecto a las visitas dentales", señala Pentti Nupponen, dentista y propietario del Halifax Center for Holistic & Cosmetic Dentistry, en Halifax, Pensilvania.

Los padres deben familiarizar a los niños con el cuidado de sus dientes y enseñarles que son responsables de su higiene dental desde que cumplen el primer año. Nupponen explica este método sencillo: “Yo exhorto a las madres a acudir a sus citas dentales acompañadas de sus hijos, para que puedan observarme desde la falda de su mamá. Por lo general, cuando les toca sentarse solos en mi silla, no tienen miedo”.   


 Linda Sechrist es escritora sénior del personal de Natural Awakenings. Comuníquese  en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags