Hogares sostenibles con estilo

Relajarse en muebles acogedores



melis/Shutterstock.com

A todos nos gusta ese nido acogedor que nos ofrece grandes vistas, un sofá o sillas cómodas o alfombras acolchadas que nos acarician los pies. Podemos lograr tener un hogar hermoso y cómodo que refleje nuestro estilo personal y nuestros valores si conocemos el origen de nuestros muebles e invertimos en piezas fabricadas de forma sostenible y que sean resistentes al paso del tiempo.

“Amueblar una casa de forma ética no significa tener que sacrificar la comodidad ni el estilo”, señala JD Doliner, consultora empresarial en Charlotte, Carolina del Norte. El hogar de Doliner cuenta con antigüedades del siglo 18 y 19, colchones de algodón orgánico, sillas hechas a la medida de madera certificada por el Forest Stewardship Council (FSC, por sus siglas en inglés) y alfombras de lana hechas a mano de GoodWeave, cuya certificación incluye que no usan niños para trabajo forzado. “Esto me da paz mental como humanitaria y como ambientalista”, explica.

Señales de progreso

Debbie Hindman, directora de mercadeo de Associates III Interior Design, en Denver, trabaja con clientes con mucho conocimiento como Doliner que piden productos de fuentes sostenibles. Los manufactureros, a su vez, están mostrando transparencia sobre los orígenes de sus productos, ya que saben que esto puede darles una ventaja competitiva, observa.

“Indagamos sobre la historia detrás del producto y nos aseguramos que es afín con los valores de nuestra compañía y de nuestros clientes”, indica Hindman, coautora de Sustainable Residential Interiors. “Hacemos preguntas como, '¿Reciben los trabajadores un salario justo? ¿Se fabricó el producto con materiales locales? ¿Cuál es la historia detrás del financiamiento de la compañía?’”

La coalición de fabricantes, detallistas y diseñadores The Sustainable Furnishings Council (SFC, por sus siglas en inglés), se asocia con comercios y exhorta a los consumidores a aumentar la adquisición de opciones ambientalmente responsables disponibles en el mercado. Sus 400 miembros están comprometidos con la sostenibilidad y transparencias de sus prácticas comerciales y todos los años someten un plan de acción hacia lograr dichos esfuerzos. El consejo, con sede en Edenton, Carolina del Norte, se esfuerza por minimizar las emisiones de dióxido de carbono de la industria y a eliminar materiales y químicos nocivos no sostenibles de sus muebles residenciales y comerciales.  

“La industria de muebles residenciales frecuentemente obtiene materia prima de un continente, la procesa y manufactura en otro y es consumida en otro, lo que deja una gran huella ambiental, explica Susan Inglis, directora ejecutiva del consejo. Como el tercer consumidor de madera más grande, estos manufactureros tienen la gran responsabilidad de conservar intactos los ecosistemas de bosques alrededor del mundo y de combatir la deforestación.    

Compradores sabios

A fin de poder tomar decisiones informadas, las personas que van a comprar muebles y artículos para el hogar tienen que preguntar cómo y dónde, de qué y por quién antes de hacer una compra.  Lisa Beres, experta en hogares saludables y ex diseñadora de interiores en Newport Coast, California, y autora de Just Green It!, recomienda no aceptar el reclamo del producto sin cuestionar. Pregunte si el producto se ha ganado la certificación del Global Organic Textile Standard para telas o del GreenGuard, que verifica que los productos tengan niveles bajos de emisiones químicas.

A continuación lo que debe buscar al comprar muebles y artículos ecoamigables para su casa.

No todos los productos naturales son producidos de forma sostenible, por ejemplo, el algodón es una de las cosechas que más fumigación recibe. Opte por algodón orgánico certificado como una opción de textil responsable. Beres sugiere también fuentes de fibra renovable como el bambú o el cáñamo. “El látex natural es una alternativa sólida a los rellenos de espuma y ofrecen buen apoyo y resistencia contra los ácaros del polvo”, observa Beres.  

Los productos específicos a base de animales, como el plumón de gansos pueden causar alergias y haber sido producidos de forma inhumana, advierte Beres. Los productos certificados por el Responsible Down Standard, que protege el bienestar de los gansos usados, ofrecen una opción humana a los edredones de gansos.  

Busque muebles bien fabricados de fuentes locales, de madera recuperada o certificada por el FSC en lugar de tableros de partículas, que por lo general contienen formaldehido y puede que estén hechos de madera no sostenible.

Los muebles sostenibles son mejores para el planeta y pueden hacer que una casa se distinga. Las piezas naturales como los topes hechos de madera recuperada proveen una belleza única que las piezas manufacturadas en masa no pueden igualar y también sirve para mostrar el material es su estado original.

Su compañía promueve piezas duraderas e imperecederas en lugar de muebles de moda que el cliente puede desechar en varios años. Cuando es hora de deshacernos de un mueble, encuéntrele un nuevo hogar, ya sea donándolo a una organización sin fines de lucro o vendiéndolo en una tienda a consignación. 

Aunque tratar de ahorrar en muebles puede ser tentador, especialmente si estamos tratando de mantener un presupuesto, recuerde que las piezas de calidad de hoy pueden convertirse en adoradas reliquias de familia en el futuro.

“Algunas personas gastan mucho dinero en los últimos dispositivos que aparecen en el mercado, pero dudan en gastar dinero en muebles o colchones de calidad, cuando la mayor parte del tiempo la pasamos sentados o durmiendo sobre estos”, señala Beres.  “No es un derroche de dinero, usted está invirtiendo en su salud y en proteger los preciados recursos de la naturaleza. Es un círculo completo”.


Conéctese con la escritora independiente April Thompson de Washinton, D.C., en AprilWrites.com.

 

Alerta sobre muebles tóxicos

Los muebles producidos en masa de hoy día pueden contener químicos ocultos como adhesivos a base de formaldehido, productos resistentes al fuego y otros compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés), que han sido relacionados con problemas graves de salud. Los investigadores del Natural Resources Defense Council descubrieron 45 químicos tóxicos en el polvo dentro de las casas, 10 de los cuales estaban presentes en, al menos, el 90 por ciento de los hogares analizados. “Estos químicos penetran el aire a medida que los materiales en los muebles se descomponen”, explica la experta en casas saludables, Lisa Beres. "Debido a que pasamos un promedio de 90 por ciento del tiempo dentro de la casa, la exposición a químicos nocivos es preocupante".

Beres recomienda a los compradores a tener cuidado con los materiales sintéticos, que no solo consumen fuentes no renovables, como el petróleo, sino que también contienen tintes tóxicos, metales pesados o químicos como Teflon. La espuma y otros rellenos en los colchones, sofás y sillas también son fuentes ocultas de VOC.

Estar atentos al sello de aprobación del Sustainable Furnishing Council y buscar compañías o manufactureros que sean miembros del SustainableFurnishings.org también es un buen primer paso para encontrar compañías comprometidas con ofrecer alternativas más saludables, transparencia y responsabilidad en sus prácticas de manufactura.

 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags