Crear un jardín en la cocina

Los microgreens de fácil cultivo son grandes en nutrición



akepong srichaichana/Shutterstock.com

Divertidos de cultivar, de crecimientos rápidos y repletos de sabor y nutrición, los tiernos  microgreens pueden ir de la semilla a la mesa en tan solo una semana. Primos cercanos de los germinados, los microgreens crecen en tierra de macetas o en una mezcla de tierra para germinar semillas, en lugar de agua corriente. Usualmente crecen más allá de la etapa de germinación hasta que han producido una hoja o dos. Luego de eso, la recolección sencillamente es cortar los pequeños retoños.

“No necesita tener mano para la jardinería para cultivar los microgreens, solo paciencia y persistencia”, dice Mark Mathew Braunstein, en Old Saybrook, Connecticut, autor del libro Microgreen Garden. Incluso los principiantes pueden esperar buenos resultados. Por ejemplo, los brotes finos cultivados de palomitas tienen un sabor a maíz dulce, y los de guisantes trabajan bien en wraps, ensaladas y en casi todos los platos asiáticos.

Igual que la hierba de trigo de alta fibra, “Los microgreens son muy buenos para hacer jugos, ya sean solos o mezclados con otros vegetales”, dice Rita Galchus (aka Sprout Lady Rita), propietaria de The Sprout House, en Lake Katrine, Nueva York, donde vende semillas orgánicas para microgreens y germinados. “Puede añadir un puñado de estos a una batida para darle más valor nutritivo sin cambiar el sabor o la textura”, señala ella. 

Buenas selecciones

Las semillas de docenas de plantas desde alfalfa hasta trigo pueden cultivarse como microgreens. Si lo que busca es maximizar la nutrición, añada la col roja y el cilantro en la lista. Cuando los científicos de Laboratorio de Calidad en los Alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, en Beltsville, Maryland, hicieron pruebas sobre el valor nutricional de 25 microgreens, col roja, cilantro, amaranto granate y rábano daikon verde, encontraron que tenían las más altas concentraciones de vitamina C, carotenoides y vitaminas K y E, respectivamente. Los microgreens, por lo general, proveen tres veces más nutrición por el peso que el mismo alimento ingerido en su estado de madurez. 

“Las personas subestiman el intenso sabor de los microgreens, pero podrían tratar de cultivar hojas de mostaza o variedades de rábanos incluso si no le gustan los sabores picantes”, dice Elizabeth Millard, autora de Indoor Kitchen Gardening, y agricultora de siembras orgánicas en Northfield, Minnesota. Para los principiantes, las semillas grandes germinan bien rápido, como las de girasol, las de trigo sarraceno y los guisantes, son buenas selecciones porque producen brotes grandes y robustos con sabores suaves.

Fuentes de semillas orgánicas
Coteje estas compañías en línea para conseguir semillas que no están disponibles localmente.
SproutHouse.com, 800-777-6887
SproutPeople.org, 415-640-1280
OrganicSproutingSeeds.com

Muchas personas también hacen estos cultivos para sus mascotas. “Los gatos tienden a preferir sabores suaves y dulzones como el del trébol rojo, la alfalfa y las semillas de lino”, dice Galchus. “También aman las hierbas del trigo duro, la cebada entera y el centeno. Los gatos no pueden digerir la hierba, pero la usan para traer materias no digeribles que podrían alojarse en sus estómagos”.

Verdes limpios

akepong srichaichana/Shutterstock.comLos microgreens crecen tan rápido que no hay mucho tiempo para que se metan en problemas. Los cultivadores comerciales utilizan bandejas grandes, pero los jardineros caseros pueden usar sus lindas tazas de café o las cajas del tofú rescatadas del contenedor del reciclaje. Los orificios de drenaje en el fondo del recipiente funcionan bien cuando se cultivan remolachas u otras semillas de germinación lenta, pero son menos importantes para los girasoles o el trigo de rápido crecimiento.

Utilice solo semillas orgánicas. Las semillas vendidas para germinar o los granos a granel de las tiendas de alimentos saludables locales cuestan mucho menos que las semillas más grandes y robustas producidas para la jardinería. Remoje las semillas en agua durante la noche para iniciar la germinación. Coloque una pulgada o menos de tierra de relleno o una mezcla de tierra para hacer germinados en el recipiente, y luego dispersar las semillas regordetas en la parte superior. "Un error común de principiante es sembrar semillas demasiado aglomeradas", dice Braunstein. Las semillas sembradas no deben tocarse unas a otras, con la mayoría espaciadas alrededor de un cuarto de pulgada de distancia. Espolvoree con agua y cubra con un plato o envoltura de plástico.

En los primeros signos de germinación, rocíe y mueva el tiesto o bandeja cerca de una ventana donde dé el sol o cerca de dos pulgadas de una luz brillante de las que se utilizan para germinar. Eche agua en pequeñas cantidades para mantener la humedad durante los próximos días. Para recoger la cosecha, debe cortar en racimos de media pulgada por encima de la línea del suelo. Los microgreens se almacenan bien en el refrigerador durante un par de días, pero son mejor si se comen frescos.

Tanto para los principiantes como para los jardineros experimentados, el cultivar microgreens ofrece una mirada cercana a la germinación, uno de los milagros de la naturaleza.


Barbara Pleasant es autora del libro: Homegrown Pantry: A Gardener’s Guide to Selecting the Best Varieties & Planting the Perfect Amounts for What You Want to Eat Year Round,  saldrá el mes próximo bajo el sello editorial de Storey Publishing.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags