Conversación íntima con un caballo

Su dulce empatía nos ayuda a sanar



Osetrik/Shutterstock.com

Hace mucho tiempo que los terapistas físicos usan los caballos para ayudar a los pacientes a mejorar el balance o fortalecer los músculos del torso. Ahora están ayudando a enseñar empatía.

Dado el tamaño significativo de un caballo, las distracciones circundantes y la necesidad de seguridad, los humanos necesitan aprender a reconocer las señales no verbales del animal y a regular las suyas propias. Las interacciones de cerca, sin cabalgar, están mostrando ser útiles para las personas que están lidiando con adicciones, traumas y duelo y, en el caso de los empleados, sirve para ayudarlos a mejorar la comunicación y las destrezas del trabajo en equipo.

Kelly Wendorf y Scott Strachan, cofundadores de Equus, en Santa Fe, trabajan tanto con personas como con organizaciones. Strachan recalca, “Esto no es magia. Los caballos reflejan nuestros sentimientos. Si estamos nerviosos, el caballo puede estar más intranquilo".

“Hemos tenido ejecutivos que llegan con sus celulares aferrados en sus manos y salen secándose las lágrimas", comenta Wendorf. “Para ellos, fue algo inexplicablemente emocional”.

Para los adictos atrapados en un ciclo debilitador, “La terapia equina hace que el cerebro comience a lanzar señales en una nueva dirección”, indica Constance Scharff, Ph.D., directora de investigación sobre adicciones en Cliffside Malibu, en California. “Los pacientes pueden decir que están bien y no estarlo, pero usted no puede mentirle a un caballo. Ellos tienen límites; si está enojado, un caballo no tolerará su conducta y se alejará”.

Scharff explica, “La terapia equina sirve de complemento a la psicoterapia y es una herramienta que podemos usar para enfrentar la adicción. La depresión, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) o el déficit de atención e hiperactividad pueden ser el problema subyacente, así que podemos atenderlo y entender por qué una persona se convierte en un adicto".

Wendorf relata la historia de un cliente de 18 años que tenía problemas de imagen corporal. “Cinco caballos se le acercaron y le tocaron los brazos y las piernas con sus narices. Las partes donde la tocaron eran donde se había estado infligiendo cortaduras para aliviar su dolor emocional”. 

“Las personas sienten una conexión poderosa cuando bajan la guardia y un caballo responde”, señala Sheryl Jordan, directora ecuestre en el Salamander Resort & Spa, en Middleburg, Virginia. “Nuestro programa de lecciones de vida, Equi-Spective, desarrolla la autopercepción y el poder de controlar mejor las emociones. Durante la sesión, puede que los pacientes abracen, acaricien o lloren sobre un caballo, pero salen del corral sonrientes". 

El programa se asoció con el Tragedy Assistance Program for Survivors (TAPS, por sus siglas en inglés), un programa de ayuda para las familias de militares en duelo. Kelly Griffith, una hermana que sobrevivió a su hermano, el mayor del Cuerpo de Infantes de la Marina de los Estados Unidos, Samuel Griffith, habla sobre el poder de la terapia equina en un video en Tinyurl.com/Equi-SpectiveVideo.

Susan Wight, jinete profesional de carreras de obstáculos y embajadora de TAPS en Leesburg, Virginia, comenta, "Mi esposo era mi adiestrador ecuestre. Cuando murió, no podía tomar decisiones, pero en la sesión me sentí como que uno de los caballos era el que tenía que elegir. El torrente inicial de emociones y recuerdos al estar nuevamente rodeada de caballos no fue fácil, pero la empatía es un lenguaje específico y estoy agradecida por la oportunidad. Los caballos son una gran parte de mi vida”.

Los caballos ayudan a los pacientes con demencia a recordar.
~ Hearts & Horses, Loveland, Colorado, una instalación terapéutica ecuestre sin fines de lucro

En el Ranch Hand Rescue Counseling Center & Animal Sanctuary, en South Argyle, Texas, su fundador Bob Williams considera la terapia animal un ministerio. “Nosotros rescatamos animales de granja abusados y maltratados, incluidos caballos, que desempeñan una función cuando los pacientes no están respondiendo a las terapias usuales.  “Es importante que las personas que han sufrido daño emocional aprendan a vivir en la luz y nuestra asociación con animales de necesidades especiales los ayuda a emprender el camino emocional hacia la salud”.  La misión de rescate es proveer esperanza, sanación y una sensación de seguridad a niños y adultos que han sufrido un trauma severo como abuso, violencia doméstica o que han presenciado una muerte violenta (Tinyurl.com/RanchHandRescueVideo).

El programa de cuatro sesiones, Riding Beyond, en Ashland, Oregón, es gratis para mujeres que se están recuperando de la severidad de los tratamientos de cáncer de mama. Los gastos son cubiertos por donativos de la comunidad. Una investigación alemana publicada en la revista Psycho-Oncology, informó que el 82 por ciento de las pacientes de cáncer de mama que participaron demostraron síntomas de PTSD después del diagnóstico.

“A menudo, estas mujeres no quieren tocar ni que las toquen y tienen problemas con hacer amistades o iniciar relaciones íntimas, problemas que pueden afectar la vida de una mujer”, explica Trish Broersma, directora fundadora y jinete terapéutica profesional certificada en Riding Beyond (Tinyurl.com/RidingBeyondVideo). “El equipo médico que les salvó la vida no tratan esos problemas”. 

La primera clienta, que no estaba familiarizada con los caballos, conoció a Mystic, quien le toco con su hocico el lugar donde había estado ubicado el tumor. Según relata, “Incluso semanas después, cuando pensaba en ella cuando me sentía estresada, triste o incluso contenta, me traía a la mente una sensación de tranquilidad, paz y bienestar". 

Los caballos han estado ayudando a los humanos de muchas formas durante siglos. La terapia equina demuestra que tiene mucho más que dar si estamos dispuestos y abiertos a recibir.  


Comuníquese con la escritora independiente Sandra Murphy en StLouisFreelanceWriter@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags