(Nueve) Formas naturales de aliviar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Los niños se mantienen calmados y centrados sin drogas



Aunque los expertos no están seguros de por qué ocurre, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) afecta del tres al cinco por ciento de los niños de edad escolar y causa síntomas como falta de atención, actividad desenfrenada, ansiedad y falta de memoria. Los niños con ADHD, por lo general, responden a los medicamentos con receta diseñados para mantenerlos calmados y centrados, pero algunos tienen efectos secundarios desagradables como cambios del apetito y espasmos musculares. Los expertos sugieren tomar en consideración las siguientes opciones naturales para complementar el plan integrativo de tratamiento de un niño afectado. 

Nutricionista

Sara Vance, propietaria de Rebalance Life, San Diego, California.

Aumentar los omega-3. La Universidad del Centro Médico de Maryland informa que los estudios recientes demuestran que los niños con problemas de comportamiento tienen niveles bajos de ácidos grasos omega 3, un nutriente vital para la salud del cerebro. Las dietas diarias de los niños deben incluir alimentos con omega 3, como chia, cáñamo (hemp), nueces y pescado. Para los niños de 12 años o más, suplemente la dieta con aceite de pescado que contenga 1,200 miligramos (mg) de ácido docosahexaenoico y ácido eicosapentaenoico (DHA y EPA, respectivamente, por sus siglas en inglés).  

Intente el magnesio. Los niveles bajos de magnesio, también conocido como el mineral calmante, están asociados con síndrome de piernas inquietas, ansiedad e irritabilidad, lo que exacerba el ADHD. Para los niños de cuatro a ocho años, comience con 130 mg de magnesio por la mañana. Si el niño tiene problemas para dormir, otra dosis a la hora de acostarse puede ayudar. Reduzca la dosis si las heces se tornan blandas. 

Añada vitaminas B. Las vitaminas B6 y B12 son componentes básicos para los neurotransmisores cerebrales, como la serotonina y la dopamina. La deficiencia de estos puede afectar la comunicación entre células nerviosas, lo que obstaculiza la memoria, la concentración y la atención. Motive a su hijo a comer alimentos orgánicos repletos de vitamina B, como huevos, pollo, pimientos verdes, batata amarilla y espinaca y espolvoree levadura nutricional rica en vitamina B en platos como pastas y sopas. 

Doctora en naturopatía 

Laurie Brodsky, consultora en línea, DrLaurieND.com, Ciudad de Nueva York.

Elimine el gluten. El gluten es una conglomeración compleja de muchas proteínas que se pegan en el tracto digestivo y que, en ocasiones, puede provocar problemas de comportamiento. Cuando el gluten inflama el sistema digestivo de un niño, también ocurre inflamación del cerebro. Compre pastas, panes, galletas y galletitas sin gluten hechas de arroz, quinua, semillas de linaza y maíz no manipulado genéticamente (non-GMO). 

Combine grasas con los alimentos. Una función cerebral saludable requiere la proporción correcta de grasas antiinflamatorias omega-3 con grasas inflamatorias omega 6 más comunes (encontradas en los aceites de canola, soja y maíz). Mantenga el balance consumiendo alimentos con omega 3 a la hora de la cena, cuando la vesícula libera bilis en el sistema digestivo, lo que permite una mejor absorción de omega 3. 

Evite los alimentos procesados. El sirope de maíz alto en fructosa y los colorantes artificiales como Amarillo 5, Azul 1 y Rojo 40 están relacionados con aumento en la hiperactividad en los niños. Seleccione alimentos realmente integrales como granos enteros y carnes, vegetales y frutas orgánicos. Use sirope de arce (maple syrup) en lugar de azúcar para endulzar los alimentos. Tiene mucho sabor y no tiene que usar tanta cantidad.  

Especialista en el comportamiento 

Margit Crane, educadora, GiftedWithADD.com, Seattle, Washington.

Dé el ejemplo. Los padres tienen más poder de controlar el ADHD de sus hijos de lo que piensan. Sirva de modelo, si no les permite a los niños comer en la sala, la regla debe aplicar para toda la familia. Mantener reglas consecuentes es vital.  

Establezca límites. Muchos padres y maestros piensan que los límites para los niños con ADHD, que a menudo son de naturaleza sensible, podrían ser severos o limitantes. Pero estos niños prosperan cuando se establecen límites. En lugar de ofrecerles opciones ilimitadas, ofrezca solo dos o tres opciones. Esto ayuda al niño a sentirse seguro, en lugar de molesto, lo que permite a los padres y a los cuidadores hablar con ellos con compasión. 

Trabaje con los maestros. Algunos niños con ADHD pueden tener problemas para adaptarse en escuelas convencionales. Al hablar con los maestros, use palabras de colaboración como “equipo” para obtener una colaboración saludable. Los maestros tienen que atender un salón completo de estudiantes, no solo este niño; diríjase a ellos con respeto y entendimiento para que todos se puedan beneficiar al final. 

Jenna Blumenfeld es la editora sénior de la sección de alimentos en New Hope Natural Media, en Boulder, Colorado.

Copyrighted 2014. Penton Media. 114554:1214BN.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags