Repensando la salud del corazón

Doctores y pacientes pioneros reinventan el cuidado cardiovascular



En 1977, el Dr. Dean Ornish comenzó a pensar más allá del paradigma de la medicina alopática que definió el cambio completo de la enfermedad cardiovascular, incluida la cardiopatía coronaria (CHD, por sus siglas en inglés) y las enfermedades hipertensivas, como la insuficiencia cardiaca y el derrame cerebral, como algo fisiológicamente inverosímil. Sin dejarse intimidar por el reto de encontrar fondos para su investigación, siguió adelante. Los resultados bases de su estudio ‘Lifestyle Heart Trial’, que corrió de 1986 a 1992 y se publicó en el Journal of the American Medical Association, probó que las personas con ateroesclerosis coronaria preexistente que hacen cambios intensivos e integrados en sus estilos de vida pueden comenzar a experimentar mejoría en su condición luego de casi un año sin usar medicamentos para bajar el colesterol.

Basándose en sus 35 años de investigación clínica, Ornish y sus colegas mostraron además que el seguir por cinco años una dieta adecuada, hacer ejercicios y manejo del estrés—que debe incluir amor y apoyo—puede reducir los síntomas de la CHD y otras condiciones crónicas. Ornish señala en su libro Love & Survival: 8 Pathways to Intimacy and Health que a pesar de los numerosos estudios que muestran una base médica para su ocurrencia, la razón del porqué la CHD es reversible todavía es un tema de debate.

El trabajo de Ornish ha allanado el camino para que un creciente cuerpo de médicos pioneros en medicina integral colabore con éxito para reducir la principal causa de muerte de hombres y mujeres en los Estados Unidos.

La placa es la culpable

La causa de la enfermedad cardiovascular es la placa arterial, una capa fina de material graso que se forma dentro de las arterias y que bloquea el flujo sanguíneo. Es en gran parte el resultado de selecciones de alimentos y actividades físicas, más el grado de inflamación de las arterias. Las tres claves para mejorar la salud del corazón enfatizadas en el libro del Dr. Steven Masley, The 30-Day Heart Tune-Up, y un especial de PBS que saldrá pronto, implican los factores de los estilos de vida capaces de encoger la placa, mejorar la circulación y fortalecer los latidos del corazón. “El crecimiento anormal de la placa es prevenible en un 90 por ciento de las veces”, declara el presidente del Masley Optimal Health Center, en St. Petersburg, Florida.

Mientras llevaba a cabo su investigación sobre la salud cardiovascular con alrededor de 1,000 pacientes por un periodo de 20 años, Masley sospechó que el enfoque de la evaluación tradicional de medir el colesterol, el azúcar en sangre y la presión arterial no era efectivo para medir la bioquímica dentro de las arterias. Al utilizar la prueba de espesor de la íntima media carotídea (IMT, por sus siglas en inglés) mediante un ultrasonido externo de una duración de 10 minutos, lo confirmó. La prueba rebota ondas sonoras de alta frecuencia para medir el espesor de las dos capas más internas de las arterias carótidas en ambos lados del cuello.

“Esta valiosa herramienta permite una estimación de la edad arterial. Un sistema cardiovascular joven y saludable tiene menos placa y uno viejo y poco saludable, tiene más”, señala Masley. La IMT, una herramienta útil para prevenir futuros ataques cardiacos y derrames, difiere del ultrasonido carotídeo Doppler estándar, que busca obstrucciones en las arterias, que sugiere la cirugía.

Como médico que practica la medicina funcional, Masley explica que los diagnósticos relacionados con el corazón son diferentes de sus contrapartes alopáticas. “En lugar de diagnosticar la presión alta como hipertensión, yo las categorizo como no hacer suficiente ejercicio, no consumir suficientes frutas y vegetales, estrés emocional alto y exceso de grasa corporal.”

Para optimizar la salud del corazón, Masley emplea una amplia gama de opciones holísticas que estimulan el sistema cardiovascular—la interacción entre dieta, nivel de actividad, peso, toxinas ambientales, hormonas, estrés y factores bioquímicos como control del azúcar en sangre y niveles de inflamación. Masley receta: alimentos que sanan el corazón y que de forma simultánea ayudan a manejar el proceso de envejecimiento; seguir un plan de suplementos buenos para el corazón; comprometerse con el ejercicio que fortalece el corazón y las arterias; y aprender cómo manejar mejor el estrés.

El amor y la intimidad son la raíz de lo que nos hace enfermar y lo que nos hace estar bien, lo que nos causa la tristeza y nos da felicidad, lo que nos hace sufrir y nos conduce a la sanación.
~ Dr. Dean Ornish, Love & Survival


Sostiene que los eventos cardiovasculares permanecen como la primera causa de muerte porque las personas no tienen mucho conocimiento de las opciones de tratamiento antes de tener problemas. Aún más, “La mayoría de las personas asumen de manera falsa que su condición ha sido corregida con un procedimiento médico o con medicamentos y que un cambio de estilo de vida no es necesario”.

Mala reputación del colesterol

El Dr. Stephen Sinatra, cardiólogo especialista en medicina integral, especialista en antienvejecimiento y psicoterapeuta en bioenergética, radicado en Manchester, Connecticut, también ha cambiado su paradigma relacionado con la salud del corazón. Ahora receta una combinación de medicina convencional con alimentos, suplementos, estrategias de mente y cuerpo y métodos de sanación natural. En su libro, Heartbreak and Heart Disease: A Mind/Body Prescription for Healing the Heart, cuenta muchos casos que sirven de inspiración, dirigidos al componente emocional y psicológico relacionado con la salud del corazón, e ilustra cómo reparar y reabrir un corazón herido mediante la liberación de emociones que han sido reprimidas por mucho tiempo.

Luego de dos años de entrenamiento en la psicoterapia Gestalt y siete años de estudios en bioenergética, Sinatra también se ha dado cuenta que la angustia y el desamor son las causas principales de enfermedad coronaria. Este experto en el campo de la cardiología natural antes pensaba que el colesterol y la grasa eran las causas primarias de enfermedad antes de que 40 años de investigación sobre tratamientos le enseñaran lo contrario.

“El colesterol no es la razón de las enfermedades del corazón”, advierte Sinatra, fundador de

HeartMDInstitute.com y autor del libro The Great Cholesterol Myth. “El cuerpo produce y necesita el colesterol para convertir la luz solar en vitamina D, para producir las hormonas sexuales, es vital para las membranas semipermeables de los trillones de células del cuerpo, además de sales biliares para la digestión. Incluso el cerebro produce y usa el colesterol para construir conexiones entre las neuronas que facilitan el aprendizaje y la memoria.”

Los verdaderos delincuentes

Sinatra nombra los verdaderos delincuentes de las enfermedades del corazón: el estrés, la inflamación y comer demasiado azúcar y alimentos procesados que contienen grasas saturadas.  Él aconseja que el corazón se beneficia menos de una dieta baja en grasa y alta en carbohidratos que una baja en carbohidratos y alta en grasas saludables, revirtiendo los mantras médicos generalizados.

También, una dieta alta en fructosa y granos altos en carbohidratos aumentan los triglicéridos, aumenta el riesgo de síndrome metabólico y contribuye a la resistencia de insulina, lo que lleva al hígado a producir más colesterol al igual que más partículas de colesterol de lipoproteína de baja densidad inflamatorias (LDL), todas las que aumentan el riesgo de CHD, diabetes y derrame. La Asociación Americana del Corazón estima que el síndrome metabólico, que afecta casi un 35 por ciento de los adultos estadounidenses, podría sobrepasar el cigarrillo como el factor de riesgo principal para CHD.

La Asociación Americana del Corazón actualmente está concentrada en una campaña de concienciación de que las enfermedades del corazón son el asesino número uno de las mujeres. Esta campaña de Ir de Rojo por las Mujeres enfatiza la necesidad vital de tomar acciones preventivas, incluido el adoptar rutinas de ejercicios, dietas saludables y visitas al doctor para pruebas apropiadas no invasivas.

El espíritu esencial

El Dr. James Forleo, quiropráctico radicado en Durango, Colorado, con más de 30 años de experiencia clínica, sostiene que la salud es sencilla, la enfermedad es complicada (también el título de su libro). Él aconseja a sus pacientes: “Si el estrés mental está presente en su vida, se lo debe a su sistema cardiovascular que será el que haga el cambio para un estilo de vida más saludable. Su vida podría depender de ello”.

Forleo ha reconocido que el estado mental de una persona puede ser de gran ayuda o impedimento en mantener un corazón saludable. “El corazón representa un reino diferente de la experiencia en su totalidad, uno que no puede ser explicado por la lógica ni la razón”, comenta Forleo.

No es coincidencia que abordemos nuestro corazón físico y emocional con el mismo nombre.  Nuestra salud cardiaca, por lo general, refleja el estado de nuestro corazón emocional y viceversa.
~ Dr. James Forleo


Él defiende el vínculo entre mantener una función normal de la columna y una función cardiaca saludable, junto con la presencia interna del Espíritu, lo que él llama el elixir supremo de la salud del corazón. “Su esencia relaja el corazón, abre la mente a mayores posibilidades superiores a sí mismo y provee la perspectiva de que la mente y el corazón son complementarios”, observa.

Forleo explica que cuando nuestras emociones se embotellan, algo en nuestro corazón o circulación lo siente. “Si usted o alguien que conoce tiene problemas cardiacos, lo más probable es que las emociones no resueltas se encuentran justo debajo de la superficie”, dice él. “Hay excepciones y problemas genéticos que pueden explicar muchos defectos cardiacos, pero los problemas del corazón, por lo general, no aparecen a menos que estén involucradas las emociones.”

Los planteamientos de Forleo tienen su apoyo en el trabajo de Rollin McCraty, Ph.D., vicepresidente ejecutivo y director de investigación del Institute of HeartMath de California. Sus trabajos de investigación incluyen The Energetic Heart: Bioelectromagnetic Interactions Within and Between People.

“Hoy día, la evidencia sugiere que el corazón juega un papel importante en la experiencia emocional. La investigación en la relativamente nueva neurocardiología ha confirmado que es un órgano sensorial y actúa como un centro sofisticado de procesamiento y codificación de información que aprende, recuerda y toma decisiones funcionales independientes que no involucran la corteza cerebral”, menciona McCraty.

Corazones felices

Los doctores pioneros en medicina integral: Masley, Sinatra, Forleo y Mona Lisa Schultz, quien también tiene un grado Ph.D. en neurociencia conductual, concuerdan que en materia de enfermedades cardiacas las emociones toman el centro del escenario. Schultz, quien recientemente trabajó como coautor en el libro All is Well: Heal Your Body with Medicine, Affirmations and Intuition, con Louise L. Hay, fundadora principal del movimiento de autoayuda, aplica sus 25 años de experiencia como médica intuitiva con lo mejor de las ciencias clínicas occidentales, investigación cerebral y medicina energética.

Shultz señala que: “Cada enfermedad tiene un componente emocional, que nos dice, de forma intuitiva, que algo o alguien en nuestra vida o ambiente está fuera de equilibrio y debe ser abordado. Nuestro uso de la palabra hablada—como la frustración, hace que nuestro corazón se acelere, la ira hierva nuestra en sangre—y nuestro sentido común nos dice que no necesitan más estudios para confirmar esto. Si no podemos manejar nuestra ira de forma apropiada en el momento oportuno, darles nombre a nuestros sentimientos, responder de forma efectiva y liberarlos, lo que hacemos es aumentar nuestras posibilidades de enfermedad, que van desde hipertensión hasta eventos cardiovasculares”.

De acuerdo al American Journal of Cardiology, los Estados Unidos gasta un 10 por ciento de todos los dólares del cuidado de la salud en la prevención de la enfermedad cardiovascular y la administración médica frente al 90 por ciento de procedimientos de tratamientos y cuidado hospitalario. Para las personas interesadas en tomar las riendas de su salud cardiaca, trabajar junto con el médico que trabaja con los paradigmas emergentes de cambios en los estilos de vida de forma integral y preventiva, puede ser una decisión libre de medicamentos y que le puede salvar la vida.


Linda Sechrist es escritora sénior y forma parte del personal de Natural Awakenings. Visite ItsAllAboutWe.com para las entrevistas completas.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags