La nostalgia nos arma para el futuro




Lo que una vez se pensó era un trastorno psiquiátrico, tener persistentes buenos recuerdos de tiempos felices, ahora se ha confirmado como algo saludable y, en definitiva, positivo. Según los investigadores en la Universidad de Southhampton en Inglaterra, la mayoría de las personas  experimentan nostalgia una vez a la semana y casi la mitad de los encuestados para el estudio informaron experimentarla tres o cuatro veces a la semana.

Cuando se habla con nostalgia del pasado, las personas, usualmente, reconstruyen recuerdos felices de la familia y las amistades y por lo general suelen ser más optimistas sobre el futuro, informa el investigador principal y psicólogo social Constantine Sedikides, Ph.D., quien señala que: “La nostalgia nos hace un poco más humanos”.

El trabajo de la Universidad de Southampton, presentado en la Asociación Americana de Psicología el verano pasado, se entrelaza muy bien con otro estudio que confirma que los recuerdos nostálgicos inspiran sentimientos positivos de alegría, alta autoestima, pertenencia y significado en la vida.

En dos estudios, los psicólogos sociales en la Universidad del Estado de Dakota del Norte encontraron que los buenos recuerdos del pasado nos ayudan a tener más seguridad en nosotros mismos y lidiar mejor con el presente. “Vemos la nostalgia como un recurso psicológico que la gente puede acceder para convocar la evidencia que necesitan para asegurarse que son valorados”, dice el investigador principal Clay Routledge.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags